solo el 8,5% de los editores lo son

¿Por qué las mujeres no escriben en la Wikipedia?

Como fuente de información colectiva, la Wikipedia depende de los editores para mantener su calidad. Pero tiene un problema: solo el 8,5% son mujeres
Foto: Cualquiera puede poner la Wikipedia en sus manos, incluido tú. Solo tienes que editar un artículo.
"Cualquiera puede poner la Wikipedia en sus manos, incluido tú. Solo tienes que editar un artículo".

Cada mes, 500 millones de personas de todo el mundo consultan uno de los 37 millones de artículos que forman la Wikipedia en casi 300 idiomas. Según algunos cálculos conservadores, si se tratase de imprimir todos los artículos publicados en su versión inglesa, se podrían llenar más de mil libros con mil páginas cada uno. Aunque imperfecta, se trata de una de las fuentes de información más extensas y detalladas de la historia.

La opinión que cada uno tenemos de la Wikipedia varía, generalmente en función de la calidad que otorgamos a los artículos en los que cada uno somos expertos, pero todos solemos coincidir en que se trata de un buen punto de partida para aprender sobre algo, o al menos para hacernos una idea general sobre un asunto del que no sabemos nada. Se trata, al fin y al cabo, de una enciclopedia que crece de forma colectiva, caótica y voluntaria. Cada uno aporta lo que sabe con la única intención de enriquecerla y con ello colaborar con el bien común. Es la única página web en el top 10 mundial que no tiene un fin comercial. Eso la hace desinteresada y, a la vez, algo descontrolada.

Cada uno aporta lo que sabe con la única intención de enriquecerla y con ello colaborar con el bien común. Es la única página web en el top 10 mundial que no tiene un fin comercial

Aunque quizá utilizar el término desinteresado no sea lo más correcto. Semejante masa de usuarios en busca de información convierte la Wikipedia en una apetitosa tarta a la que muchos querrían hincar el diente. Jorge Sierra, presidente de Wikimedia España, la fundación que gestiona los limitados recursos de la enciclopedia, contaba a Teknautas hace unos meses que existen casos de empresas que intentan de forma más o menos encubierta influir en los contenidos, algo que la comunidad de usuarios rápidamente detecta y combate.

Nueve de cada diez editores son hombres

Pero no son sólo las amenazas exteriores las que acechan a Wikipedia. Su propio funcionamiento como organización abierta, voluntaria y colectiva supone un riesgo para la calidad de sus contenidos en conjunto debido a un factor determinante: las mujeres se están quedando fuera. 

Los editores de Wikipedia son mayoritariamente hombres (vía Akhanna)
Los editores de Wikipedia son mayoritariamente hombres (vía Akhanna)

En el año 2010, la Universidad de Naciones Unidas realizó la encuesta más extensiva hasta la fecha en lo que se refiere a la demografía que compone la Wikipedia. Lograron 176.792 respuestas, de las que casi 60.000 provenían de editores y el resto de lectores. Según sus estadísticas finales, la edad media de los editores es de 26,14 años, mientras que la de los lectores es algo más baja (24,79). En lo que se refiere al género, hay una diferencia sustancial en cuanto a su participación como editores: solo el 12,64% son mujeres.

Alertada del problema, Sue Gardner, directora de la Fundación Wikimedia por entonces, quiso tomar cartas en el asunto sobre cómo solucionarlo. De hecho, se comprometió a una ambiciosa meta: para el año 2015 quería lograr aumentar la participación de las mujeres hasta alcanzar una cuota del 25%. 

Sin embargo, desde entonces la diferencia no ha hecho más que aumentar, y a peor. Al año siguiente, la encuesta recogió que el porcentaje había bajado hasta el 8,5%, y en el verano de 2013 Gardner admitió su fracaso: "No lo he arreglado. No lo hemos arreglado. La Fundación Wikimedia no lo ha arreglado".

¿Qué importancia tiene que las mujeres no participen?

No se trata de una cuestión de corrección política ni de convertirse en abanderados de la igualdad. La falta de participación femenina causa un sesgo en los contenidos de Wikipedia (aunque no es el único, por supuesto: ¿qué hay de toda la población que simplemente no tiene acceso a internet?), lo que repercute en la visión del mundo que refleja. "Queremos asegurarnos de que la enciclopedia es tan buena como sea posible. La diferencia entre la Wikipedia y cualquier otro producto editorial es que los wikipedistas (nombre que se dan los editores) no son profesionales, solamente se les pide que aporten lo que saben. Todos ponen su porción de conocimiento sobre la mesa, y, si no están en la mesa, no nos beneficiamos de su porción", explicaba Gardner en unas declaraciones recogidas por el New York Times

La diferencia entre la Wikipedia y cualquier otro producto editorial es que los wikipedistas (nombre que se dan los editores) no son profesionales, solamente se les pide que aporten lo que saben. Todos ponen su porción de conocimiento sobre la mesa, y si no están en la mesa, no nos beneficiamos de su porción

La gran porción femenina se está quedando fuera, y eso crea un desequilibrio en los contenidos. Prácticamente todo está en la Wikipedia, pero no todo está recogido con el mismo nivel de detalle y precisión, y ahí es donde se nota principalmente que existe un sesgo en cuanto a los intereses de los wikipedistas. Este artículo sobre futbolistas que han jugado en la Selección Española ha sido editado 520 veces. Esta lista de escritoras españolas, solo cuatro. Este artículo sobre Manuel Pertegaz se ha editado unas 70 veces. Este sobre Natxo Allende, Torbe, rey del porno freak, ya lleva más de 800.

Son sólo algunos ejemplos, extraídos todos de la versión española de la Wikipedia. La versión en inglés, la más consultada de todas, presenta muchas más. El videojuego Grand Theft Auto tiene más citas que el artículo sobre la serie entera de Sexo en Nueva York: 182 frente a 19. El artículo sobre las sufragistas que lucharon por el voto femenino en Estados Unidos es escueto y poco detallado, mientras que se puede seguir la evolución de los cromos de béisbol década a década. En esta lista de escritoras feministas mexicanas hay 10 nombres. En la de personajes recurrentes de Los Simpsons hay 152. 

Hay más de 150 artículos sobre personajes recurrentes en Los Simpsons
Hay más de 150 artículos sobre personajes recurrentes en Los Simpsons

Comprobar que existe un sesgo, por tanto, es algo sencillo. Las mujeres no están escribiendo la que probablemente sea la fuente de información más consultada de las últimas y de las próximas décadas. Determinar por qué no lo hacen es un asunto más complejo. Después de todo, la Wikipedia es un sistema libre en el que puede participar cualquiera que se atenga a las normas de la comunidad, creadas para asegurar en la medida de lo posible la objetividad y exactitud de los artículos.

No participan porque no quieren

Por lo tanto, son las mujeres las que están eligiendo no participar. Pero ¿por qué optan por no hacerlo? Existen varias teorías que plantean escenarios complejos en los que no hay una solución mágica que termine con el problema.

Es obvio que las chicas y mujeres en los tramos de edad más representados en la demografía de la Wikipedia no suelen tener ya su propia familia. Su falta de participación no está relacionada con las responsabilidades familiares

El argumento más habitual es que las mujeres tienen menos tiempo que dedicar a este tipo de tareas, ya que siguen siendo, aunque esto poco a poco vaya cambiando, las que asumen principalmente las tareas del hogar y del cuidado de la familia. Esta idea, que apenas se cuestionaba hace unos años, ahora se mira con mucha suspicacia. En este artículo publicado en Wikipediocracy, Andreas Kolbe la califica directamente de falacia: "Es obvio que las chicas y mujeres en los tramos de edad más representados en la demografía de la Wikipedia no suelen tener todavía su propia familia. Su falta de participación no está relacionada con las responsabilidades familiares". 

De hecho, las mujeres como grupo son intensamente activas en las redes sociales. Entran más y pasan más tiempo en Facebook que los hombres, son mayoría en Twitter, en Instagram y en Pinterest. No se puede decir que no tengan tiempo de participar y generar contenidos en internet. Simplemente, no quieren hacerlo en la Wikipedia. 

Según un estudio, es una cuestión de confianza, privacidad y relaciones personales. "Las mujeres se preocupan más sobre la privacidad y la revelación de detalles sobre su identidad en las redes sociales, lo que podría causar que prefieran interaccionar con individuos a los que ya conocen y en los que confían, al menos al nivel de considerarlos amigos en sitios como Facebook", explican los autores en las conclusiones.

Wikipedia, más hostil que otras redes sociales

En Wikipedia no hay amigos o contactos (entendidos como se conciben en otras redes). De hecho, en aras de lograr la máxima calidad para sus contenidos, se intenta evitar cualquier tipo de relación social entre los editores: el anonimato es algo positivo y cualquier acción que parezca coordinada está prohibida (por lo que si esas relaciones existen, se ocultan). Aquí no se viene a hacer amigos. 

Por otra parte, el conflicto es algo intrínseco en la Wikipedia. Participar conlleva prácticamente seguro toparse con alguien con una visión opuesta del tema a tratar, y más si son de alguna forma polémicos. Participar puede ser estresante, incluso desagradable. En sus páginas se encuentran algunos de los trolls más feroces de la red. Hay encontronazos, intercambios que pueden ser maleducados e incluso llegar a los insultos. Y no hay forma de cortarlo de raíz: aquí no se puede bloquear a otro editor. 

Sue Gardner dirigió la Fundación Wikimedia hasta mayo de 2014
Sue Gardner dirigió la Fundación Wikimedia hasta mayo de 2014

De forma que ser editor de Wikipedia no se parece en nada a tener una cuenta en Facebook o Twitter. La cosa puede llegar a ser hostil en algunas ocasiones (la escritora Amanda Filipacchi cuenta aquí su experiencia), y hay quien no está dispuesto a pasar por ello, teniendo en cuenta que editar artículos es una tarea difícil si se hace bien y que no hay recompensa por el esfuerzo más allá de la satisfacción personal. Según las cifras, esto desanima más a las mujeres que a los hombres, y este podría ser uno de los motivos por los que ellas están en minoría. Simplemente prefieren realizar actividades por el bien común de otra forma, participando en campañas online o difundiendo contenidos que consideran interesantes allí donde se sienten más a gusto.

Hay mujeres que tienen una doble titulación y que no se atreven a participar, mientras que chicos de 18 años sin cualificación están editando, y ellos ni se lo cuestionan

Pero hay una última teoría, relacionada con la anterior, que hace hincapié en el hecho de que esa hostilidad desanime más a las mujeres que a los hombres. Jacqueline Mabey, organizadora de maratones de edición de la Wikipedia orientados a animar a las mujeres a participar en la web, cree que "no criamos a las chicas con la confianza para que se consideren a sí mismas una autoridad en nada. Las criamos para que duden constantemente de su trabajo y de sí mismas. Hay mujeres que tienen una doble titulación y que no se atreven a participar, mientras que chicos de 18 años sin cualificación están editando, y ellos ni se lo cuestionan". 

La importancia de la apariencia

Pero no es sólo una cuestión de socializar. Las apariencias importan, y la de la Wikipedia no es la más agradable. De hecho, tanto Wikipedia como Reddit, otra red social con un perfil de usuarios mayoritariamente masculino, son páginas áridas, basadas casi por completo en el texto, con una edición pobre en cuanto a lo visual y sin muchas opciones para el usuario. Esto parece indicar que a los hombres no les importan las apariencias. A las mujeres, según los datos, sí. Ellas son mayoría como hemos dicho en Facebook, Twitter y Pinterest, redes en las que se comparten fotos y en las que el atractivo visual es tenido en cuenta y pulido continuamente. 

La Fundación Wikimedia es consciente de que necesita ponerse al día en lo que se refiere a su interfaz, y ha dado algunos pasos en esa dirección, con resultados irregulares, causando en algunos casos graves crisis en su relación con el cuerpo de editores voluntarios. Su visor de contenidos multimedia, que pretendía hacer más interactivas estas aportaciones, se encontró con una oposición tan fuerte dentro de sus dos ediciones más importantes (inglés y alemán) que la fundación tuvo que introducir una función para protegerlo y evitar que los administradores lo desconectasen. La comunidad respondió airada, con peticiones en Change.org para que los responsables diesen marcha atrás. 

No es la primera vez que los editores voluntarios se enfrentan a la fundación tras la Wikipedia, y es difícil determinar quién tiene razón. El propio carácter del proyecto hace que todos se sientan dueños y responsables del resultado, y las intervenciones se toman como una interferencia. "Cuando un nuevo software cambia sustancialmente la forma en que nuestro trabajo y el de nuestros compañeros se presenta ante el mundo, sólo debería implementarse allí donde haya un amplio acuerdo de que efectivamente hace avanzar nuestra visión y nuestras metas estratégicas", argumentan en la petición de Change.org.

Para que la Wikipedia se convierta en una plataforma plenamente aceptada por las mujeres tendrá que cambiar su cultura en aspectos fundamentales

Precisamente porque Wikipedia es de todos, los cambios son difíciles de plantear, pero Kolbe asegura que son necesarios si la intención de solucionar la diferencia de género va en serio. "Para que la Wikipedia se convierta en una plataforma plenamente aceptada por las mujeres, tendrá que cambiar su cultura en aspectos fundamentales, como reducir el énfasis en el anonimato y fomentar el compañerismo [...]. Si no, las mujeres simplemente seguirán buscando otros lugares donde encontrar esa satisfacción altruista". 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

El sentido de las lágrimas de Djokovic
Crisis in Six Scenes Season 1 – Sneak Peek
Un perro llamado dolor (Luis Eduardo Aute)

ºC

ºC