"¡Un mojito, por favor!" Es el combinado por excelencia. Sencillo de preparar pero con ciertos secretos que solo el mejor de los barman puede conocer. Pero, no necesariamente tiene que ser de carne y hueso. Si no que se lo pregunten a Emilio López Juárez y Juan Carlos Blay Torregrosa, los dos estudiantes de Ingeniería Industrial de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche que han diseñado un robot que prepara cócteles.

Bautizado como UrCocktail, este cyborg puede prepararlos automáticamente y está pensado para su uso profesional en bares, hoteles y restaurantes. El sistema se complementa con una aplicación, a modo de recetario, en la que el usuario elige el cóctel a realizar, según cuenta un comunicado de la institución académica.

Emilio y Juan Carlos, integrantes del equipo de UrCocktail, fueron los ganadores del concurso de la UMH de Software Libre, en la modalidad de Startup, que premia al mejor trabajo que está relacionado con la creación de empresas basadas en software o hardware libre.

Prepara la bebida en 30 y 40 segundos

Los dos alumnos comenzaron el proyecto gracias al trabajo que tenían que llevar a cabo para la asignatura Sistemas Informáticos Industriales, de 5º curso de Ingeniería Industrial. Según los creadores de este robot, UrCocktail aporta la innovación de las electro-válvulas, que posibilita calibrar exactamente la cantidad que se quiere del ingrediente en el recipiente.

Otra de las novedades que ofrece es que puede realizar hasta cincuenta tipos distintos de cócteles. Fuentes de la UMH han destacado que el robot permite integrar 16 ingredientes diferentes, y para su elaboración el usuario debe seleccionar el tipo de bebida que quiere en el ordenador de UrCocktail.

El proyecto está pensado para que lo pueda usar cualquier persona, sin tener ningún conocimiento técnico

Una vez elegido, el robot tarda en preparar la bebida entre 30 y 40 segundos. En concreto, según la UMH, si es un cóctel que tiene muchos ingredientes, 7 u 8 segundos, mientras que si es uno de 3 ó 4 ingredientes, entre 10 y 15 segundos. "El proyecto está pensado para que lo pueda usar cualquier persona, sin tener ningún conocimiento técnico", ha explicado Blay Torregrosa.

Por si fuera poco, los alumnos de la UMH califican su proyecto de low cost, pues ha sido fabricado con materiales reciclados y otros de bajo coste. Ambos han manifestado su deseo de mejorar la máquina (hacerla más compacta y atractiva visualmente) y pretenden financiarla a través de crowdfunding.