ES UNA IDEA DEL MATRIONIO BURSAW

La "locura" de las carreteras solares seduce a los inversores

Las carreteras del futuro interactuarán con los vehículos que circulan por ellas, pero además serán capaces de brillar en la oscuridad y generar energía
Foto: La locura de las carreteras solares seduce a los inversores

Las carreteras del futuro serán doblemente brillantes: debido a su inteligencia artificial, que les permitirá interactuar con los vehículos que circulan por ellas y enviarles abundante información clave para la circulación y la seguridad, y además por su innovadora propiedad: la de brillar en la oscuridad y generar energía.

Esta es la idea (calificada por muchos escépticos como una auténtica locura), que persigue una pareja de científicos comprometidos con el medio ambiente desde hace infinitos años. Hablamos de Scott y Julie Brusaw. Dos estadounidenses que llevan su última década desarrollando paneles modulares que se pueden instalar en carreteras y son capaces de acumular energía.

El proyecto Solar Roadways nació en un garaje de Idaho con el objetivo de sustituir las carreteras convencionales por paneles fotovoltaicos modificados para soportar el peso de los vehículos y conferir un agarre similar, y que además son capaces de cargar los vehículos eléctricos que circulan por ellos, generar energía a las poblaciones colindantes e impedir que se formen placas de hielo.

La "locura" de las carreteras solares seduce a los inversores

 

El ingeniero Scott Brusaw comenzó a madurar la idea a principios de los años 60 cuando era niño (incluso asegura guardar algunos de los dibujos originales de entonces), pero no fue hasta 2009 cuando él y su mujer recibieron un contrato de la Administración Federal de Transporte para construir el primer prototipo.

La carretera solar consiste en una serie de celdas solares (30x30cm), que recogen la energía del sol. Cada una de ellas está compuesta de tres capas: una primera superficial fabricada con un material resistente y rugoso y lo suficientemente translucido para dejar pasar la luz del sol, que además incluye sistemas de iluminación LED y elementos calefactores. Otra segunda que contiene las células solares. Y una última capa que distribuye la energía acumulada a la red eléctrica, además de ser capaz de encender los LEDs y los elementos calefactores.

Cargando vehículos eléctricos

Como apuntamos, otro de los grandes beneficios de este proyecto es la carga de vehículos eléctricos, que incluso podría darse en movimiento gracias a paneles de inducción. En este sentido, en el 15% de la ruta de algunas carreteras de Corea del Sur ya existen enterradas distintas espiras que transmiten energía cuando pasa un autobús por encima de ellas. Aunque a una distancia muy corta. En concreto, más o menos de 15 o 20 centímetros.

Los paneles ideados por la familia Brusaw se conectan entre sí a través de una especie de malla, de tal forma que si uno falla el sistema es capaz de notificarlo para que sea reemplazado.

Aunque los responsables de 'Solar Roadways' reconocen que fabricar paneles solares es más costoso que asfaltar una carretera, sostienen que con el tiempo pueden generar suficientes ingresos como para hacerlas rentables

Además, según sus creadores, la energía producida podría reducir la dependencia actual de los combustibles fósiles para generar electricidad, lo que aplacaría en cierta medida las emisiones de gases de efecto invernadero. Por contra está su costoso precio.

Aunque los responsables de Solar Roadways reconocen que fabricar paneles solares es más costoso que asfaltar una carretera, sostienen que con el tiempo pueden generar suficientes ingresos como para hacerlos rentables. Y no estamos hablando solo a través de la generación de electricidad a vehículos o localidades colindantes, sino también de la posibilidad de insertar publicidad en determinados emplazamientos como por ejemplo aparcamientos. Sin mencionar el aporte medioambiental.

¿Les parece una idea de locos? Pues no ha parado de recaudar dinero desde que se anunció en la página de financiación Indiegogo en busca del capital suficiente para convertirse en una realidad.

La "locura" de las carreteras solares seduce a los inversores

 

Lo cierto es que Solar Roadways no es el único proyecto descabellado de convertir nuestras carreteras en inteligentes. En Holanda ya existen otros prototipos de carretera un poco menos eficientes donde las clásicas farolas de iluminación situadas a ambos lados han sido reemplazadas por marcas que absorben la luz diurna y resplandecen en la oscuridad.

La principal innovación en estos componentes es que disponen de un polvo fotoluminiscente integrado en la pintura de la vía cuyo brillo dura hasta diez horas, una vez que ha sido alimentado por la luz solar durante todo el día.

La idea es que en los próximos años a la carretera inteligente se le vayan incorporando otros adelantos tecnológicos como las marcas del tiempo que aparecerán sobre el asfalto cuando la temperatura alcance un cierto nivel. Este efecto se logra mediante la llamada "pintura dinámica", que se vuelve visible en respuesta las fluctuaciones de la temperatura, permitiendo que la superficie del camino comunique información adecuada y revelante sobre el tráfico directamente al conductor.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC