emprendedores TICKETBIS OPERA EN EUROPA Y LATINOAMÉRICA

De Morgan Stanley a explotar el vacío legal en torno a la reventa

David Pérez 03/07/2013    (06:00) 1

1
Enviar
30
16
 
0
Menéame
Imprimir
Según la legislación española, similar en este aspecto en la mayoría de países de Europa y Latinoamérica, la venta y la reventa callejera o ambulante de entradas está prohibida. Ni una palabra de internet. En realidad, se trata de una ley de 1982, el año en que se celebró el Mundial en España, y significó un esfuerzo de las instituciones para dar una imagen de seriedad hacia el exterior. Hoy, sigue vigente, y aunque la red de redes estaba en pañales a nivel de usuario -y mucho más en el ámbito jurídico-, ya preveía la legalización de la reventa en locales regulados o vía telefónica. 

Las nuevas empresas de internet también han seguido el rastro de esta actividad antiquísima -los romanos ya pusieron en práctica la reventa en espectáculos como el circo- para dar una solución online y regulada a una actividad que en la calle es ilegal. Esto es exactamente lo que hace la startup española Ticketbis. Sus fundadores, Jon UriarteAnder Michelena, se dieron cuenta de la necesidad de una plataforma de este tipo cuando trabajaban en la división londinense de Morgan Stanley. 

Uriarte era socio del Athletic de Bilbao, y por vivir fuera no podía disfrutar de la mayoría de los partidos, perdiendo una gran cantidad de entradas. "Además, veíamos cómo el banco compraba localidades para palcos y nunca iba nadie; se forzaba a los empleados para que fuese gente, desaprovechando las entradas. Por otra parte, en el lado del comprador, suele ocurrir que se anuncian los típicos conciertos con ocho meses de antelación, cuando no sabes si vas a poder ir, y cuando llega el momento y te apetece ya se han agotado", explica a Teknautas Jon Uriarte.

Implicaciones legales

Fue así como nació Ticketbis. Ambos emprendedores dejaron su empleo y se lanzaron a una aventura arriesgada que, de momento, está saliendo bien. Su startup lidera el sector en el sur de Europa y en Latinoamérica, estando presente en Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Venezuela, Perú, Uruguay, Paraguay, Italia, México, Portugal, Reino Unido y Rusia. En total, cada mes generan una media de 6.000 transacciones, a las que aplican un 15% de comisión.

Sin embargo, antes del éxito tuvieron que sondear a fondo el mercado y, sobre todo, las implicaciones legales de su idea. En cuanto al primer frente, el de la competencia, comprobaron que en Estados Unidos ya existía una empresa parecida, Stubhub, que eBay había comprado por más de 300 millones de dólares. en lo que se refiere al frente legal, contrataron los servicios jurídicos de Garrigues para contrastar la viabilidad de su idea.


"Lo que hacemos es sacar de la calle, donde es ilegal, una actividad que se ha dado desde siempre", apunta Uriarte. En ese sentido, sobre el fenómeno tan popular en internet, sobre todo en eBay, donde los usuarios, para esquivar la ilegalidad de la actividad, venden un objeto cualquiera por un precio elevado al que se acompaña, como obsequio, una entrada a un evento, el emprendedor vasco dice que es una práctica "absurda". 

"Eso ocurre por lo siguiente. La gente no se informa sobre la legislación, y como tiene en mente que la reventa ambulante es ilegal, piensa que en internet también lo es. Por eso se utiliza esta triquiñuela, como vender un boli Bic por 2.000 euros", señala.

Una actividad regulada

En la actualidad, su principal mercado es España, seguido de Brasil, Italia, Argentina y Reino Unido. De momento, su desembarco en Estados Unidos parece complicado. "Se requieren muchos recursos y el mercado es más maduro. Además de Stubhub, la empresa número dos pertenece a Ticketmaster", informa.

"Sin embargo, hay un montón de mercados por explotar, con menos competencia. En principio, en Europa competimos con un par de empresa británicas. Y en Latinoamérica, con una de ellas. De todas formas, en el sur de Europa y Latinoamérica somos líderes", añade.

En la reventa callejera, el único mecanismo de verificación, no siempre fiable, reside en el carácter presencial del propio intercambio. En internet, existen otros mecanismos para regular un negocio que siempre ha existido ilegalmente, pero que por primera vez está encontrando en internet un marco de seguridad.

"Por ejemplo, nunca pagamos al vendedor hasta que el comprador ha asistido el evento. Así desactivamos la primera trampa. También pedimos una serie de datos personales, entre ellos una tarjeta de crédito, que funciona como garantía, porque podemos penalizar al usuario. Además, en internet la gente siempre se ha escudado en el anonimato para hacer el mal, pero en el caso de la venta de entradas también hay un envío físico, y tenemos la dirección tanto del vendedor como del comprador", explica Jon Uriarte.
1
30
16
 
0
Menéame

QUE NO SE TE PASE NADA

Suscríbete a las noticias que te interesan.

1

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

Sin acritud:

Llevan 2 años haciendo una noticia sobre esta empresa de entradas que han montado estos chicos y por supuesto que hay más similares y también españolas. Diganme la verdad, a que alguno de estos ilustres chicos es familia o amigo de algún redactor del periódico o dueños de este confidente medio?? Deberíamos patentar el enchufismo en este país como medio de vida.

Fdo.- Uno sin rancio abolengo.

roni753 03/07/2013, 10:48 h. Acceso al comentario Acceso al comentario  RESPONDER  1

AHORA EN