Se ha hablado mucho de Nokia desde la reciente adquisición por parte de Microsoft, pero lo cierto es que se trataba de una compañía enferma, necesitada de un revulsivo para reincorporarse a la senda del crecimiento y la innovación pura. No obstante, el revulsivo de Microsoft parece que no será beneficioso para la economía finlandesa. De hecho, su peso en el país se había desmoronado en la última década.

Apenas dos días después del anuncio, un análisis realizado por ETLA (Research Institute of the Finnish Economy) ha aportado una serie de datos que confirman que la influencia de la compañía tecnológica en la economía de Finlandia no es tan grande como se pensaba, y a partir de ahora lo será aún menos; un espacio que ya están ocupando -sin mitificaciones como de las que ha sido objeto Nokia- jóvenes empresas como Rovio -fundada en 2003-, la firma que lanzó Angry Birds.

Según el análisis, la aportación de Nokia al PIB y al empleo en Finlandia estaba ya seriamente dañada antes de la operación anunciada el lunesSegún el análisis, la aportación de Nokia al PIB y al empleo en Finlandia estaba ya seriamente dañada antes de la operación anunciada el lunes. Además, en el nuevo escenario, aunque la empresa tecnológica saldrá ganando, no ocurrirá lo mismo con el país escandinavo.

Una operación negativa para Finlandia

Según los analistas, Nokia empleaba en el año 2000 al 1% de los ciudadanos finlandeses, porcentaje que se ha reducido drásticamente durante 2012, descendiendo hasta el 0,5% en el segundo trimestre.

Tras la operación, se estima que la cuota de trabajadores locales se deplome aún más, rozando el 0,2%. En total, tras la venta a Microsoft, sólo trabajarán en Nokia 5.400 finlandeses.

En cuanto a la inversión en I+D, la operación tampoco parece positiva para el país. Si hasta 2009 la aportación de Nokia en concepto de investigación superaba el 40%, está previsto que tras la entrada de Microsoft se reduzca hasta el 17%.

Y si nos fijamos en la aportación de Nokia al PIB, los datos aún son más elocuentes. En el año 2000, coincidiendo con el pico más alto en las últimas dos décadas, Nokia representaba el 4% del PIB de Finlandia. En cambio, en 2012 su aportación no sólo se desplomó: entró en números rojos. Como único dato positivo, en 2013 el porcentaje se ha recuperado hasta el 0,5%.

Las empresas sucesoras

Sin embargo, el sector de la tecnología goza de buena salud en Finlandia. A pesar de la decandencia de la empresa que durante muchos años había sido la principal bandera del país, el empleo no se ha destruído tanto como cabría pensar.

Si bien es cierto que en el campo de las telecomunicaciones y, sobre todo, en el de la fabricación de componentes los gráficos sobre la evolución del empleo muestran una severa caída, en cambio hay una tendencia alcista -hoy por hoy en cifras récord- en el ámbito del software y los servicios tecnológicos.

¿Cómo se explica este fenómeno? El vacío dejado paulatinamente por Nokia a lo largo de la última década ha sido ocupado por otras jóvenes empresas, y los analistas señalan directamente a dos. La primera, conocida por todos, es Rovio, la firma que conquistó el mundo con el juego Angry Birds. La otra, también perteneciente al sector de los juegos, es Supercell.