Se trata de uno de los primeros dispositivos mecánicos de cálculo portátiles que se conoce, una máquina aritmética del siglo XVIII, y será subastada el próximo 10 de octubre en Londres, según ha divulgado la casa Christie's.

En ese sentido, la casa de subastas estima que el precio del artefacto oscila entre las 70.000 y las 100.000 libras (80.000 y 116.000 euros).

El instrumento, de cuyo diseño sólo quedan otros tres ejemplares iguales en el mundo, fue construido en 1673 para el rey Luis XIV de Francia por el mecánico parisiense René Grillet de Roven, quien lo exhibía en las ferias y mercados franceses en 1670.

Las primeras calculadoras

La pieza también fue una de las primeras máquinas portátiles capaces de medir y tiene unas dimensiones de 14,5 centímetros de ancho y 32,5 de largo.

El ingenio tecnológico fue inventado por Rouen y el fabricante de relojes René Grillet, que comercializaron su dispositivo más pequeño y ligero para competir con la máquina más pesada inventada por Blaise Pascal en 1642"Las calculadoras más primitivas datan de 1640 y eran grandes máquinas de latón, pero esta pequeña y ligera pieza, basada en los logaritmos de Napier, fue uno de los primeros diseños portátiles", ha explicado la casa de subastas Christie's en el comunicado.

La antigüedad será vendida con su caja original de madera de nogal y realiza todas las operaciones aritméticas como la suma, la resta, la multiplicación y la división a través de un avanzado y complejo sistema de cilindros giratorios y tablas logarítmicas de Napier.

De los otros tres ejemplares que existen, dos de ellos se encuentran en el Museo de las Artes y los Oficios de París y otro en las colecciones de IBM con sede en Nueva York.

La máquina de Rouen

El tamaño compacto de la caja de papel y madera con una fascinante serie de 24 botones empotrados en la tapa es uno de sus puntos fuertes, ha informado James Hyslop, responsable del departamento de ciencias de Christie's.

El ingenio tecnológico fue inventado por Rouen y el fabricante de relojes René Grillet, que comercializaron su dispositivo más pequeño y ligero para competir con la máquina más pesada inventada por Blaise Pascal en 1642.