Tres personajes que acaban de morir quedan encerrados en una habitación mientras esperan a ser torturados en el infierno durante toda la eternidad. Los tres conversan entre sí hasta descubrir que la tortura es ese mismo encierro, la obligación de estar con gente con la que no quieres estar. "Hell is other people" (el infierno son los demás) es la última línea de A puerta cerrada, una obra de teatro escrita por Jean Paul Sartre.

Quizá lo de llamar infierno a la gente sea algo exagerado, pero sí es verdad que a veces lo último que nos apetece es encontrarnos con determinadas personas, y que haríamos lo que fuese por no tener que intercambiar ni dos frases con ellas. En un mundo tecnológico cada vez más social, todos en algún momento hemos deseado aislarnos.

Bueno, pues igual que para todo lo demás, existen aplicaciones para ello. Herramientas que nos ayudan a evitar a nuestros conocidos, a todos o solo a algunos de ellos. Hacemos un repaso por varias apps con una función antisocial.

Hell is other people, versión 'app'

La obra de Sartre antes citada sirvió como inspiración a Scott Garner, un estudiante estadounidense, para desarrollar una aplicación a la que ha puesto como nombre su famosa frase final. Hell is Other People es, según su autor, un experimento en redes antisociales. Aunque más bien podríamos decir que se trata de un experimento antisocial gracias a las redes.

Utilizando los checkins recientes de tus contactos en FourSquare, calcula una ruta óptima para evitar cualquier encuentro casual no deseado. Claro que solo te servirá para esquivar a aquellos de tus contactos que utilicen esa red de forma habitual. Si tus contactos a evitar son más de Facebook o de Twitter, seguirás estando a merced de un encuentro incómodo. 

Cuando el ‘infierno’ es tu ex

Puede que no quieras evitar a todos tus contactos, puede que solo haya uno al que no quieres ni ver: tu ex. Pero esa determinación puede ser difícil de mantener en algunos momentos. Este problema es tan común que sería sorprendente que nadie lo hubiese enfocado ya con una aplicación. Y así es, existen varias aplicaciones que te permiten bloquear un contacto concreto (el de tu ex, o el que tú quieras, claro) para no permitir que le llames ni le escribas desde tu smartphone.

Si lo que necesitas es algo más robusto, prueba con Block Your Ex, un plugin para tu navegador que funciona como un filtro de publicidad, pero en vez de anuncios, lo que dejas de ver es a tu ex. En total, puedes bloquear hasta cinco personas. Basta con que introduzcas sus nombres, apellidos, cuentas en redes sociales y url de su web y no volverás a toparte con ellos o ellas en la red.

Pero si ni así puedes evitar flojear y acabas llamando a las tantas de la madrugada, no desesperes. También hay una app para casos perdidos. Ex Lover Blocker, una aplicación apela a lo único que puede salvarte: tus amigos. Esta aplicación se encarga de avisarles cuando intentas hacer la llamada prohibida, y si intentas saltarte la aplicación, lo que hará es publicar un avergonzante mensaje en tu muro de Facebook proclamando tus intenciones. Es cierto que lo hará en portugués, ya que la aplicación es brasileña, pero a tus contactos no les costará mucho traducirlo…

Ir de compras sin agobios

Alguna gente disfruta la vorágine de ir de compras el primer día de rebajas. Para otros, la sola idea de las aglomeraciones y las colas en todas partes es bastante motivo para no pisar las tiendas.

¿No sería una buena idea saber de antemano si hay mucha gente de compras, para evitarte el paseo y el agobio? Pues para eso también existe una app, Avoid The Shopping Crowds, que recoge datos de distintas redes sociales para calcular cuánta gente hay en una tienda determinada. De momento, esta aplicación solo funciona en algunos distritos de Ámsterdam, pero la idea de sus autores es expandirla a otras ciudades.

Una red social antisocial

Por muy protegido que tengas tu perfil en Facebook, a estas alturas ya sabemos que el grado de privacidad en esa red social es, en el mejor de los casos, relativa. Al menos tus contactos podrán ver tu actividad, qué publicas dónde, con quién más te relacionas.

Algo que no pasa en Cupfone, la red social antisocial. Cupfone presume de devolverte tu privacidad, haciendo que toda la comunicación entre contactos sea cerrada, de forma que nadie más puede ver lo que compartís. Además, en esta red no hay posibilidad de buscar a otros usuarios, sino que se conecta a través de invitaciones.

Los usuarios no saben con quién más se relacionan sus contactos ni qué contenidos comparten. No hay la opción de compartir ni la de me gusta. Según sus creadores, no es una red social, "es un tablón de mensajes".