La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

una mayoría las utiliza sin conocimiento

Abogados y redes sociales: el riesgo de violar el secreto profesional con un 'tuit'

Las redes sociales han revolucionado el ejercicio de la abogacía en unos años, pero son una herramienta tan útil como peligrosa si se utilizan sin cuidado
Foto: Abogados y redes sociales: el riesgo de violar el secreto profesional con un 'tuit'

“Un mes preparando esta reunión y casi llego tarde porque manché la corbata”. Podría ser un mensaje de lo más inocuo de entre las decenas de miles que se publican en Twitter cada segundo. O podría no ser tan inofensivo.

Mucha gente tiene activada la opción de geolocalizar sus tuits sin darle mayor importancia, y quizá ese tuit se mandaba desde un punto concreto de una calle muy popular, donde todos saben que se ubica una importante empresa. Y resulta que quien envió ese inocente tuit es un abogado que trabaja en un bufete especializado en expedientes de regulación de empleo. Blanco y en botella para un observador perspicaz. La confidencialidad obligada entre cliente y abogado, al garete por un despiste.

Las redes sociales han revolucionado nuestro trabajo y han propiciado un cambio radicalmente positivo, pero hay que aprender a manejarlas y ser cuidadosos Las redes sociales han revolucionado el ejercicio de la abogacía en apenas unos años ayudando en numerosos aspectos a sus profesionales. Pero el ejemplo hipotético del anterior párrafo, más probable de lo que parece, muestra que se trata de una herramienta tan útil como peligrosa si se manipula sin cuidado.

Por eso, en los últimos tiempos han proliferado informes, manuales, cursos y guías de buenas prácticas para que los abogados de todo el mundo sepan domar este pura sangre de la información sin recibir una coz. 

Una mayoría abrumadora de los abogados se ha volcado en las redes sociales, aunque en muchas ocasiones “obligados por la moda”, según explica Paloma Llaneza, letrada de la Secretaría Técnica del Colegio de Abogados de Madrid.

“Las redes sociales, como todo lo relacionado con internet, han revolucionado nuestro trabajo y han propiciado un cambio radicalmente positivo. Pero hay que aprender a manejarlas y ser cuidadosos porque seguimos en las redes siendo abogados”, advierte Llaneza, autora de una de estas guías de buenas prácticas.

Todos las aceptan, pocos las conocen bien

El Colegio de Abogados Internacional (IBA) lanzó el año pasado un estudio, con participación española, para analizar a fondo este fenómeno global: el 90% de los juristas que respondieron a la encuesta, realizada en colegios profesionales de todo el mundo, coinciden en que la llegada de las redes sociales supone todo un universo de nuevos desafíos para la profesión.

Y aunque tres de cada cuatro abogados consideran que son más sus ventajas que sus inconvenientes, la controversia surge en cuanto se hacen preguntas concretas. Por ejemplo, ¿es oportuno que un abogado tenga a un juez como amigo en una red social? El 68% opina que no tiene nada de malo. ¿Los jueces deberían romper (virtualmente) con sus amigos abogados al acceder al puesto? Un 40% lo vería apropiado, un 60% innecesario.

El secreto profesional es tan sagrado como lo que se dice en un confesionario. No se puede compartir en la red lo que se piensa como si fuese la barra de un barNo obstante, el 88% tiene claro que los abogados no deben hacer comentarios en la red sobre los jueces que atienden sus casos o sobre sus clientes. Pero a un sorprendente 12% de encuestados no le parece una línea roja que no se deba cruzar.

“El secreto profesional”, advierte Llaneza, “es tan sagrado como lo que se dice en un confesionario”. Y añade: “Un comentario googleable puede perjudicar a tu cliente; no se puede compartir en la red lo que se piensa como si fuera la barra de un bar”.

Esta abogada, que admite que fue “refractaria” ante estas nuevas herramientas, asegura que estos problemas “se ven todos los días”. “Comentarios ingenuos pero inapropiados, incluso ataques de ira, tuits geolocalizados que pueden confirmar rumores... hay de todo”, enumera Llaneza, que reconoce que ella misma, “maniática y cuidadosa al máximo”, metió la pata en una reunión: “Puse un tuit descalificando a una persona en medio de una reunión con otras diez personas. También estaba mirando Twitter en su móvil y lo leyó”, recuerda.

"Muchos no saben muy bien qué hacen ahí"

En muchos de estos casos, el mayor problema al que se enfrentan los abogados es al desconocimiento del alcance real del riesgo. En la encuesta de IBA, el 90% creía necesario que los colegios profesionales educaran a sus miembros en el uso de las nuevas herramientas online. Y el 95% estaba seguro de que cursos y manuales ayudarían a evitar los casos de “cagadas” como las que describe Llaneza.

En cualquier caso, parece claro que los beneficios son tantos que interesa dar el salto. Casi todos los colegios, despachos de abogados y numerosos profesionales han abierto sus perfiles en Facebook, Twitter o Linkedin. “Algunos colegas lo hacen empujados por el ego”, asegura Llaneza, “aunque hay una corriente social que ha arrastrado a muchos que no saben muy bien qué hacen ahí”.

Según explica, puede servir para ganar visibilidad y consolidar marca personal, e incluso conseguir clientes: “Yo los he conseguido gracias a las redes, pero conozco colegas muy activos a los que nunca les ha pasado”, resume.

Mucho potencial, algunos recelos

El abogado especialista en startups y tecnologías de la información Martí Manent cree que hay un abismo generacional dentro del gremio. “Para que te hagas a la idea, entre muchos abogados de una determinada edad se está poniendo ahora de moda el Outlook”, un programa de correo electrónico con dos décadas de vida. “Pero la gente de mi generación está volcadísima. Todo el mundo ha dado el salto, aunque haya otra generación que no lo termine de entender”, lamenta Manent, fundador de elAbogado.com, una red profesional con más de 3.700 letrados apuntados.

“Del mismo modo que compras billetes de avión o eliges muebles, también hay gente que busca abogados por internet”, asegura Manent. Gracias a esta plataforma, es testigo de lo activos que llegan a ser en redes determinados abogados: “Se pasan casos y clientes entre ellos, comparten información legal, sentencias. Las redes sociales han sido fundamentales para la divulgación de la información”, asegura.

Antes los grandes despachos contaban con la ventaja de importantes bibliotecas y equipos de documentación. Ahora el acceso a la información equilibra la situaciónCoincide en su diagnóstico con Paloma Llaneza, quien defiende que la red y sus herramientas “han igualado los despachos: antes los grandes despachos contaban con la ventaja de importantes bibliotecas y equipos de documentación. Ahora el acceso a la información equilibra la situación”. Manent destaca que las redes también se usan para buscar ayuda externa para determinados casos: haciendo llamamientos a la colaboración en una demanda colectiva, pidiendo pruebas a la población o buscando posibles testigos para determinados casos.

Pero ambos expertos advierten de que el uso de las redes, y sobre todo la relación con los clientes por medio de ellas, puede suponer un problema legal añadido por culpa del complejo asunto de la protección de datos.

Manent habla de despachos que directamente vetan el uso de estas vías de comunicación, incluso de herramientas para compartir archivos en la nube como Dropbox. Y Llaneza aconseja no usar el correo de Facebook o Twitter para comunicaciones profesionales: “Puedes creer que mandar un DM privado en Twitter es seguro porque no lo ve nadie. Pero lo ve Twitter, y eso ya basta”, advierte.

Una herramienta en auge

Las redes sociales y lo que allí sucede pueden convertirse en objeto y motivo de pleitos. “Bien lo saben los abogados que llevan divorcios, está a la orden del día”, asegura Manent. Ya en 2010, el 81% de los letrados buscaba información en Facebook y otras redes para sus casos, según una encuesta de la Asociación de Abogados Matrimonialistas de EEUU.

Pero en España la legislación es muy distinta y la receptividad de jueces y fiscales es relativa ante estas nuevas evidencias, como un comentario de Facebook o una foto en Instagram. “En general, hace falta más formación. Algunos jueces son muy buenos analizando estos elementos porque les encanta la tecnología y otros directamente ni lo entienden”, resume Manent.

La mayoría de las grandes compañías están avisadas de la importancia de estar pendientes de estas evidencias y son proactivas a la hora de identificar y denunciar ataques que crean recibir en la red, según explica Llaneza: “Los clientes importantes ya tienen oídos en todas partes y son ellos los que vienen a contárnoslo. Los casos de atentado al honor se han multiplicado”, afirma.

Las redes aún no sirven como evidencias ante un tribunal

Sin embargo, servirse de estas evidencias ante un tribunal es un trabajo muy complejo que pocas veces reporta los frutos deseados. En muchos casos, conviene conseguir un acta notarial de ese comentario en Facebook o esa publicación en tal fecha, ya que es un lenguaje que el juez podrá entender y un simple pantallazo no bastaría.

Los insultos recibidos en la calle siguen valiendo más que los realizados en internet. A la mayoría de los jueces les da pereza entrar en elloY tecnológicamente suele ser muy complicado saber quién hizo qué o quién publicó tal cosa. “Te lo tienes que currar mucho si quieres identificar al autor de un delito de calumnias en internet. E incluso si lo haces, lo normal es que te lo echen para atrás”, lamenta Llaneza. Y apunta: “Los insultos recibidos en la calle siguen valiendo más que los realizados en internet. A la mayoría de los jueces les da pereza. Pero es una tendencia que va cambiando, creo que en parte debido a que a ellos también les insultan”.

Protección de datos, jueces anticuados, colegas indiscretos, meteduras de pata por doquier... Las trabas y problemas que pueden suponer las redes sociales son innumerables y conviene armarse de paciencia para leer las instrucciones de cada herramienta o dispositivo conectado.

Leer alguna guía de uso específica también es muy recomendable. Y andarse con mucho cuidado sin olvidar que las normas que obligan a los abogados también deben guiar su día a día entre muros de Facebook y cascadas de Twitter. Será la mejor manera de aprovechar todo el potencial —profesional, comercial y humano— que proporcionan las redes sociales. Porque como resume Paloma Llaneza: “Nos han facilitado la vida y nos han abierto el mundo”.

#2

buen articulo gracias

abogados madrid

Ampliar comentario
#1

2  De nobles es reconocer y confesar "que el morbo y ese defecto que a veces tenemos de reírnos de lo ajeno" es uno de los pilares de Twitter y similares.  Sume usted a esto el ego, el afán de protagonismo, el lanzar mensajes a que los lea aquél que le interese, y leer los usuales tonterías que mucha gente escribe, vanidades diversas, cotilleos varios, segumiento a lo que dicen "famosos" etc.  Eso es twitter.

 

Es como todos los que escribimos comentarios en el EC, pero elevado a la décima potencia.  Aquí solo leemos y comentamos unos cientos. 

 

El deseo de ser escuchado, criticado o alabado, es lo que mueve estas redes y a estos comentarios en el EC.

 

Ojalá todas fueran opiniones, pero gran parte de los twitters son baladís, triviales e insustanciales.

 

Pero "seguir" a tipos como Sostres, tiene que tener uno mucho tiempo libre y estar muy desorientado.

 

 

 

 

 

 

Ampliar comentario