Para unos es una gran herramienta de trabajo; para otros, un buen espacio de ocio. Son solo dos de las múltiples visiones de una misma plataforma, que reúne infinidad de posibilidades en la medida en que se personalice adecuadamente.

A continuación te damos algunas pistas para hacer que Twitter sea exactamente lo que deseas.

Seguidos

Según los últimos datos de la plataforma, hay más de 200 millones de tuiteros activos. Es decir, usuarios que se conectan al menos una vez al mes. De ellos, aproximadamente el 60% tuitea algo, según datos previos. Esa es la oferta que tienes para escoger a quienes deseas seguir.

En primer lugar, plantéate qué información te interesa recibir, de qué temas te gusta estar al tanto. Puedes utilizar el buscador para localizar perfiles relacionados con ellos mediante palabras clave, o bien buscar nombres que ya conoces previamente. También tienes aplicaciones como Followerwonk, para buscar en bios. 

De esa forma estás elaborando un primer esbozo de tu timeline. La calidad de ese flujo es lo que mantendrá o no tu interés en la plataforma, y tú eres el único responsable de que se adapte a lo que quieres. 

Piensa además que, antes de seguir a nadie, conviene que eches un vistazo en sus últimas publicaciones, para ver si realmente te va a aportar lo que tú esperas. Tú estableces el nivel de “ruido” (publicaciones no interesantes) que estás dispuesto a asumir de cualquiera, así como la cantidad de usuarios y/o tuits que crees que puedes seguir/leer sin sentirte agobiado. 

Listas

En Twitter tienes la posibilidad de segmentar en paralelo a usuarios según el interés que tienen para ti, independientemente de que los sigas o no. Eso puedes hacerlo a través de listas, en cada una de las cuales puedes incluir hasta 5.000 personas. Cada usuario puede crear hasta 1.000 listas. De esta forma puedes evitar seguir a demasiados usuarios, sobre todo a aquellos que solo de vez en cuando tuitean cosas que te interesan, pero que en momentos concretos sí te aportan.

Asimismo, puedes seguir listas que hayan creado otros, de modo que quizás puedas ahorrarte el trabajo de crear una específica. Puedes consultar aquí para ver si alguna ya hecha se ajusta a tus necesidades personales o profesionales.

Recomendaciones

Cuando te registras, Twitter te obliga a seguir a algunos de sus usuarios recomendados, normalmente celebridades de algún tipo. La finalidad es evitar que tengas un timeline vacío al comenzar que pueda provocar que abandones la plataforma por desconcierto o aburrimiento. Por eso los usuarios sugeridos tienen tantos seguidores en parte, además de por la exposición que les ofrece su presencia en listas recomendadas por temas.

Puedes consultar cualquiera de ellas y ver si alguno de esos perfiles te resulta interesante. Y, a medida que vayas siguiendo a personas, Twitter te irá sugiriendo otras que considera que te pueden aportar, porque son seguidas por las que tu sigues. En algunos casos hay una afinidad clara, y en otros no. Tú decides cuáles son unos y cuáles son otros, pero si en primera instancia tus elecciones son acordes a lo que te interesa, es probable que estas sugerencias derivadas tengan más valor para ti.

También existen las recomendaciones manuales de usuarios que sugieren a sus seguidores a otras personas. En función del valor que le des a esos usuarios y de lo que publiquen las personas sugeridas, puede ser otra vía de descubrimiento de gente que puedes incorporar a tu timeline.

Interacciones

Otra forma de encontrarte con posibles usuarios interesantes es ver las interacciones de las personas a las que ya sigues. Sus retuits, favoritos o nuevos seguidos. Puedes tener alguna pista interesante, a través de la pestaña Actividad.

Si pretendes que te siga un determinado tipo de usuarios, tendrás que plantearte aportar contenidos o información relevante para esa clase de personasSegún tus intervenciones, harás que unas personas u otras se interesen por seguirte, y eso lo podrás ver en la pestaña Conecta, donde verás igualmente si alguien te retuitea, marca como favorito o interpela. 

Si pretendes que te siga un determinado tipo de usuarios, tendrás que plantearte aportar contenidos o información relevante para esa clase de personas, así como emplear etiquetas frecuentadas por ellos para tener visibilidad ante ese público deseado. Así es como se cultivan los pequeños nichos de seguidores que buscan contenidos concretos. 

Bloqueos

Twitter afronta estos días cambios para impedir los abusos en la plataforma y va a implementar nuevos controles para que los usuarios pueda denunciar tuits. De momento, lo que puedes hacer ante alguien que te acosa, ofende o simplemente molesta es bloquearlo, de forma que ya no podrá ponerse en contacto contigo. Si consideras que es un usuario que hace lo propio con otras personas o solo está en Twitter para lanzar spam, puedes reportarlo como tal, y estarás ayudando a la plataforma a localizar perfiles que abusan e incomodan al resto.

Con estos pasos básicos, tu timeline debería ser ya algo que te apetezca leer en cualquier momento, porque incluye información relevante para ti. En todo caso, recuerda que eres libre de dejar de seguir a alguien, porque tus intereses o los suyos han cambiado.

Para que Twitter sea útil tienes que seguir a gente que lo hace útil para ti, del mismo modo que lo interesantes que sean tus aportaciones para alguien en algún momento hacen que otras personas te sigan.