La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

GALINDO TAMBIÉN INVENTÓ EL AJEDREZ 3D

El español que inventó el filtro de los cigarros por un empleo vitalicio

La historia de la invención del filtro de los cigarrillos es, sobre todo, una historia de amor. En 1957, Ramón Galindo (Barcelona, 1940) era un joven
Foto: El español que inventó el filtro de los cigarros por un empleo vitalicio
El español que inventó el filtro de los cigarros por un empleo vitalicio
La historia de la invención del filtro de los cigarrillos es, sobre todo, una historia de amor. En 1957, Ramón Galindo (Barcelona, 1940) era un joven de diecisiete años en busca de novia y de trabajo. No sabía que estaba a punto de encontrar ambas cosas al mismo tiempo, dentro de un estanco. El muchacho frecuentaba Casa Gimeno no sólo porque el legendario establecimiento de Las Ramblas vendía el mejor género de la ciudad, sino también porque allí trabajaba la chica que le gustaba. 

Aquel cortejo se convirtió en el primer vínculo de Galindo con el mundo del tabaco. Era el tiempo en que las marcas empezaban a vender cigarros liados, ideados para insertar en las clásicas boquillas de distintos tamaños. ¿Por qué no adaptar directamente los cigarros a los filtros? Esa pregunta, formulada en la mente de aquel joven anónimo, dio origen a un prototipo que cambiaría para siempre la industria del tabaco. Aquel invento sólo fue el primero de una larga serie que han llevado a Galindo a ganar multitud de prestigiosos premios alrededor del mundo. Por el último, un ajedrez tridimensional para cuatro jugadores, recibió la felicitación personal del maestro Anatoli Kárpov

Sin embargo, no ha vivido de sus inventos. Más allá de los galardones y las cartas de agradecimiento que de vez en cuando le llegan, por ejemplo de Zapatero o los Reyes, le basta con la satisfacción íntima del arte por el arte. "Mi trabajo es ir haciendo, sin hacer ruido. Tendría que haber vivido de ellos, pero es muy difícil. He trabajado como cualquiera, cotizando durante 43 años. Me jubilé a los 67; soy técnico, me saqué la formación profesional de mecánico, y cuando terminé hice electrónica y electricidad, y después robótica", cuenta a Teknautas el prolífico inventor, que con quince años ya ideó un sistema que mejoraba la empuñadura de las palas de ping-pong, que su padre vendía en un almacén. 

"Desde ese momento continué con mi vocación de inventor, fuera el ramo que fuera. Siempre se me ocurren de repente, con asociaciones de ideas. Escuchas un comentario, lo relacionas con otras cosas que has oído y piensas: 'hombre, tengo la solución a este problema'". Así ocurrió con los cigarros.
Empleo vitalicio para toda su familia
"En los 50, nuestros abuelos, igual que hoy en día, se hacían los cigarrillos en la mano, pero empezaron a salir las primeras marcas con cigarros envueltos, como Ideales, 46, Rex, Peninsulares, Ganador, Carabela, Rumbo, Bubí, Tritón o Timonel. Los filtros que existían eran unas boquillas de varias medidas en las que se insertaba el cigarrillo, así que empecé a darle vueltas para crear los primeros prototipos adaptables", recuerda.
 
Galindo presentó en 1959 los primeros prototipos a Casa Gimeno, Tabacalera Española y Tabacos de Filipinas, compañía que más tarde vendería la idea a Philip Morris. Millones de personas usan cada día la aplicación del catalán, y cualquiera podría pensar que un invento tan universal podría retirar a cualquiera para siempre, pero en el caso de Galindo la historia es diferente. No registró ninguna patente ni firmó nada por escrito. A sus dieciocho años, sólo pidió un empleo vitalicio para él y su familia en el estanco de Las Ramblas.

"Fue Tabacos de Filipinas quien le pasó las muestras a Philip Morris, con la condición de que yo tuviese un puesto de trabajo para toda la vida en el estanco. Yo trabajé allí diez años, pero mi esposa ha estado durante 50 años, y también han trabajado allí mis hermanos, una prima y actualmente un hijo mío", señala.

"No lo firmamos por escrito, fue de palabra, como se hacían las cosas antiguamente. No le pude sacar más partido. He visto a lo largo de los años que las patentes no siempre funcionan. Un inventor no se puede dirigir con un invento a una empresa con muchos humos y exigencias. Si logras quedar con una empresa ya tienes mucha suerte. Surgen miles de patentes al año, y las que llegan al mercado son pocas", continúa el inventor.
Reconocimiento internacional
Sabe de lo que habla porque durante más de 50 años ha inventado y patentado decenas de ingenios. Sólo algunos han llegado al mercado. Por ejemplo, el equipo de alta fidelidad modular Hi Fi, que Philips incorporó en su línea de productos, como ocurriría después con la cinta de audio sin fin en formato cassette. También se comercializó su sistema Tiroson de técnicas de refuerzo pedagógico durante el sueño, un invento con el que obtuvo en 1979 su primera medalla de oro en el Salón de Inventores de Ginebra, un galardón que volvería a ganar el año siguiente por una máquina para la colocación masiva de bisagras, que llegó al mercado a través de Talleres Casals y Bosch

Y otra vez en 1981, por tercer año consecutivo, gracias a un equipo pedagógico interactivo para la realización de dibujos animados. En esa misma edición también obtuvo una medalla de plata por un equipo de luces automáticas para los coches; y en 1990 y 2007 volvería a ser merecedor de sendas medallas de oro por la creación de un equipo pedagógico interactivo para la educación de los sentidos y sobre todo por el primer ajedrez tridimensional para cuatro jugadores, un invento que desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos, entre ellos el reconocimiento a la innovación por parte del Massachusetts Institute of Tecnology (MIT) en 2010.
 
En realidad, el curriculum de Ramón Galindo es inabarcable: está sembrado de premios en todos los rincones del mundo. No obstante, su Modular Star Chess merece una mención aparte por sus implicaciones universales, en la misma línea que los filtros de los cigarros. Él mismo lo explica.

"Hace 3.500 años, en la India, había un ajedrez original, el Chaturanga, para cuatro personas. Pero tenían un problema en el centro del campo, porque cuando llegaban ahí no se podían mover. Había un cuadrado en el centro, y decidieron que fuese una especie de lago. Entonces, las piezas daban la vuelta y así podían jugar. Después, el ajedrez llegó a los turcos y luego a los árabes, que unieron los ejércitos y partieron el tablero por la mitad. Ése es el ajedrez que conocemos actualmente, pero se quedó sin resolver la solución matemática para el ajedrez de cuatro jugadores", explica Galindo.

"Ahora, por primera vez en la historia, un ajedrez para cuatro jugadores cumple con todas las leyes reguladas por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) y se puede jugar una partida de dobles, y también a las damas. Hace unos años, Kárpov vino a Barcelona a presentar un libro y me felicitó personalmente. Hemos resuelto un problema matemático milenario", agrega.
Si yo fuera alemán
Sobre el sistema de patentes, Galindo piensa que "cuestan mucho dinero". "Si la tienes nacional cuesta mantenerlas, y si es mundial mucho más. Lo tienes que hacer cada año; si no lo fabricas es ruinoso, y si la abandonas pasa a ser de dominio público. Algunas patentes me dieron un rendimiento pequeño durante algunos años, pero muchas las he perdido y otros inventos no los he patentado", lamenta.
 
"Yo soy inventor, no soy industrial. El siguiente paso lo tienen que hacer las empresas con una gran capacidad de distribución. En el caso del ajedrez, si yo fuese alemán, y este invento es reconocido -como lo ha sido- por prestigiosos jurados internacionales, inmediatamente este inventor alemán recibiría soporte del gobierno para defender su patente y obtener financiación. Aquí te tienes que defender tú, y si dependes de un sueldo mileurista es imposible si no tienes la suerte de encontrar una empresa. Mil millones de personas juegan al ajedrez en el mundo, y si la patente la tenemos en nuestro país, el paso comercial está en nuestras manos. ¿Qué hacen los estamentos cuando algo así puede generar puestos de trabajo, suministrando a los cinco continentes?", explica el inventor.

Pero Galindo no se queja. Desde los quince años, su vida ha girado alrededor de los inventos; por ellos lo ha dado casi todo, pero sus creaciones le han devuelto su esfuerzo con creces, de una forma diferente al dinero, más anónima, pero aún más valiosa. Millones de personas fuman pitillos cada día sin saber que un chico de diecisiete años entró un día cualquiera en un estanco de Barcelona para conocer a la mujer de su vida y se le ocurrió inventar los filtros.

La chica de Casa Gimeno se llamaba Elisa Giró Geli. Ramón Galindo se casó con ella y tuvieron dos hijos. Hoy, el feliz matrimonio sigue viviendo en la Ciudad Condal, en una casa que se ha convertido en una factoría anónima de ideas en la que también participan sus descendientes -Jordi y Carles- y que nunca descansa. "Hay un próximo invento, pero aún no lo puedo contar".
Tecnología
LA LIGA EN DIRECTO

Barcelona - Athletic Club