APROVECHA LA LUZ SOLAR Y ESTÁ AVALADA POR EL MIT

La técnica española para cargar el móvil que engatusa a Samsung

Trabajar en ciencia básica es frustrante para los investigadores. Muchos avances revolucionarios son confinados al olvido por intereses empresariales o gubernamentales, mucho más si se trata
Foto: La técnica española para cargar el móvil que engatusa a Samsung
La técnica española para cargar el móvil que engatusa a Samsung
Fecha
Trabajar en ciencia básica es frustrante para los investigadores. Muchos avances revolucionarios son confinados al olvido por intereses empresariales o gubernamentales, mucho más si se trata de proyectos de eficiencia energética. El caso del químico español Amador Menéndez Velázquez, del centro tecnológico ITMA, en Asturias, va camino de romper esa tendencia con uno de sus inventos. 

Apple y Samsung ya han preguntado por la tecnología que permite a los móviles y 'tablets' cargarse de forma autónoma mediante luz solar (y artificial), un desarrollo liderado por este investigador del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que podría cambiar para siempre la historia de los dispositivos móviles, llegando al mercado antes de cinco años.

La innovación de Menéndez y su equipo consiste en incrustar en las pantallas de los dispositivos móviles un tipo de pintura 'invisible' capaz de captar la radiación solar, para a continuación conducir esa energía hacia los bordes de la propia pantalla, donde pequeñas celdas solares serán las encargadas de transformar la luz del sol en electricidad. Además, esta tecnología también prevé que el dispositivo pueda reciclar la luz blanca del dispositivo, que se pierde en un 96% en forma de calor.

 

El sistema también podrá transformar la luz artificial de nuestro hogares u oficinas, aunque en este caso la duración de la batería 'sólo' se multiplicaría, como mínimo, por 10. Si hablamos de exteriores, el dispositivo sería completamente autónomo. 
Las grandes pantallas consumen el 90% de la energía
Después de publicar su investigación en la Energy and Enviromental Science, editada por The Royal Society, parece que el camino más corto para que esta tecnología pionera llegue al consumo masivo es que una gran compañía del sector de la telefonía compre la patente, en este caso gestionada por el MIT. Ese proceso ya está en marcha, y dos gigantes como Apple y Samsung se han puesto a la cola, según han confirmado fuentes cercanas al centro de investigación con sede en Massachusetts.

"La batería de los antiguos móviles duraba al menos una semana, pero las pantallas de los nuevos 'smartphones' consumen el 90% de la energía del dispositivo, y entonces la batería se agota pronto", explica a Teknautas el investigador Amador Menéndez.

Si hablamos de móviles, dejando a un lado las 'tablets', cuya eficiencia energética deja mucho que desear, "los dispositivos menos eficientes son los tipo iPhone o Samsung Galaxy, y en general toda la nueva gama de 'smartphones' con pantallas grandes. Ya no tanto BlackBerry, que usa pantallas un poco más pequeñas", apunta Menéndez.

El investigador asturiano estima que este avance científico podría llegar a nosotros "en cinco o seis años". "Lo veo cerca. La batería es el 'cuello de botella' del sector. Hay mucha presión por parte del usuario, lo reclama porque sale de casa y se queda sin batería, y eso también manda", agrega el científico, que en 2010 ya estableció el récord mundial de eficiencia en la captura de energía solar junto a cinco compañeros del MIT.
La especulación científica
Aunque puede ser el que corra mejor suerte, éste no es el único invento revolucionario de Amador Menéndez y su equipo. Aún se encuentra en una fase de 'ciencia básica', pero en el ITMA también han desarrollado, basándose en la misma tecnología, un nuevo tipo de ventanas capaces de atrapar la luz del sol, redirigirla a los marcos y convertirla en electricidad, "en esta época en que la nueva normativa arquitectónica apunta a que los edificios incorporen las energías renovables", señala Menéndez.

Pero en el sector de la energía "hay muchos intereses, y un avance científico como éste te lo pueden frenar tranquilamente 10 años. Si se apuesta por la energía solar fuertemente, las petrolíferas pierden terreno", explica el científico. Sólo un dato: "Hay empresas petrolíferas que compran patentes de energía solar para evitar que salgan al mercado. Ya lo dijo Obama: 'invertimos en energía porque el país que tiene el control energético tiene el control del planeta", agrega.

En el caso de las nuevas ventanas, a largo plazo "el objetivo es utilizar la energía solar porque es descentralizada, pero a las compañías eléctricas no les interesa demasiado, a no ser que sean parte del negocio", afirma. "Me parece muy preocupante: predicamos sobre el cambio climático, pero siempre y cuando no perdamos el poder".