internet POR LA SUBVENCIÓN Y MAYOR CONSUMO DE DATOS

El iPhone sangra las cuentas de las operadoras de telecomunicaciones

R. J. Lapetra 14/02/2012    (06:00) 2

2
Enviar
68
42
 
0
14
Imprimir
El iPhone ha sido el rey de los teléfonos en el cierre de 2011. Sus ventas han disparado los beneficios de Apple hasta niveles récord. Solo entre octubre y diciembre se vendieron en todo el mundo 37 millones de iPhones, calificado como el teléfono más caro del mundo. Precisamente ese, el precio, ha sido una de las razones que se esconden detrás del éxito sin precedentes para Apple, su fabricante, dueño y principal beneficiado de su auge.

Al otro lado de la ecuación, sin embargo, se sitúan quienes pagan en promedio más de 500 dólares por la terminal más famosa del momento. Son las operadoras de telecomunicaciones, quienes subvencionan parte o la totalidad del coste que del iPhone al cliente final. A cambio de un compromiso de permanencia o una tarifa de datos y voz determinada, las telefónicas mundiales se han convertido en las principales compradoras de este teléfono lanzado a principios de 2007. 

Los usuarios están contentos, con sus gadgets de última generación que les permiten entran en el mundo del Internet móvil y el ecosistema de las aplicaciones inteligentes. Los desarrolladores también rezuman felicidad porque han encontrado un nicho de negocio inexistente que les ha aportado una importante escena de negocio fuera del ámbito web y del software tradicional.

Pero los directores financieros de las principales operadores de telecomunicaciones no están tan felices como todos los anteriores. Son las compañías de telecomunicaciones quienes está cargando, por el momento, con el rápido desarrollo y auge del mundo smartphone que lidera el iPhone y es seguido por los Android de Samsung o Motorola, entre otros.

Por un lado, se han visto sorprendidos por una desagradable sorpresa: venden más de lo previsto y, por tanto, tienen que pagar a Apple prácticamente por adelantado en esa misma cuantía. Por otro, las redes de los operadores comienzan a flaquear ante el consumo creciente de datos a través del teléfono. Funcionalidades como la búsqueda por voz (Siri, Nuance, Samsung) elevan considerablemente el consumo de datos de la red debido a que el teléfono debe conectarse a Internet cada vez que se realiza una consulta.

Morir de éxito

En este sentido, la estadounidense AT&T ha visto truncados sus planes de aumentar su espectro de red móvil después de que las autoridades antimonopolio de EEUU bloqueasen su operación de compra de T-Mobile. La mayor telefónica del país se ha aproximado a operadores más pequeños como Dish Network para conseguir satisfacer esas nuevas necesidades de red.

Las cuentas empresariales de las operadoras de EEUU se han visto golpeadas por la dependencia del iPhone, cuya venta erosiona los márgenes con que cuentan las operadoras y que están sacrificando para retener o captar nuevos clientes. Compañías como Verizon, AT&T o Sprint pagan unos 600 dólares a Apple por terminales que luego revenden por apenas 200 dólares a los usuarios.

Sin embargo, este teléfono ha sido la gran apuesta de los últimos meses. Por ejemplo, Sprint ha disparado sus pérdidas hasta los 1.200 millones de dólares, después de firmar un macroacuerdo para la compra de 30 millones de iPhones a Apple hasta 2014. Fue la empresa que más apostó por el caro producto de Apple y la que más está sufriendo. Lo mismo está ocurriendo con el resto de operadoras en todo el mundo, como están revelando las cuentas del cuarto trimestre.
2
68
42
 
0
14

QUE NO SE TE PASE NADA

Suscríbete a las noticias que te interesan.

2

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

El principal problema de las operadoras viene por la amortización de las inversiones en infraestructuras. Con el nivel de crecimiento de este tráfico de datos, se están alcanzando los límites de capacidad de transmisión mucho antes de lo que tenían previsto. Desde el punto de vista de la tecnología, ya existen soluciones a 10 años vista, el problema es que esas soluciones pasan por invertir, no ya en nuevas antenas, que también, sino sobre todo en tecnología de transmisión directa a satélite, que tiene un coste inasumible para una amortización a sólo 5 años. Como ejemplo, la tecnología 3G estaba disponible desde finales de los 90 pero había que amortizar toda la inversión en GSM. Idéntico problema han ido teniendo EDGE, 3.5G y 4G. Ahí es donde les está doliendo más a los directivos de las telecos.

estoylootro 14/02/2012, 17:37 h. Acceso al comentario Acceso al comentario  RESPONDER  0

Tanta tonteria smartfónica saldrá cara por algún lado tarde ó temprano.Nuestro afán consumista y de apariencias pijas alguien lo acabará pagando, y gran culpa sino toda es de las propias operadoras que han engordado al monstruo en su codicia desmedida de ganar clientes y dinero.A la larga esta politica se volverá contra ellas.

Buenos dias

MadreMia 14/02/2012, 12:09 h. Acceso al comentario Acceso al comentario  RESPONDER  0

AHORA EN