SE DEDICA A ALOJAMIENTO DE INFORMACIÓN ONLINE

Dropbox, el éxito imparable de una empresa que rechazó a Apple

En 2011, antes de que Apple lanzase iCloud, Steve Jobs ofreció 800 millones de dólares a Dropbox por su negocio y tecnología. La oferta fue rechazada
Foto: Dropbox, el éxito imparable de una empresa que rechazó a Apple
Dropbox, el éxito imparable de una empresa que rechazó a Apple
Fecha
Tags
En 2011, antes de que Apple lanzase iCloud, Steve Jobs ofreció 800 millones de dólares a Dropbox por su negocio y tecnología. La oferta fue rechazada y, desde entonces, la firma de la manzana dejó de referirse a Dropbox como una empresa para empezar denominarla peyorativamente como un "servicio". Poco después Dropbox, fundada en 2007, levantó 250 millones de financiación y disparó su valor hasta los 4.000 millones de dólares.

Pero esa fue la segunda vez que Dropbox rechazó a Apple. Dos años antes, Drew Houston, uno de los fundadores de la compañía, había sorprendido en Cupertino con una maniobra impensable: colocar su logo en el sistema de inicio de iOS, en una vulneración de seguridad que ni siquiera los ingenieros de la casa eran capaces de concebir. Cuando Jobs se enteró quiso ficharle, pero Houston declinó el ofrecimiento. Quizá en compensación le enseñó lo que tenía entre manos: "Ya sé lo que es", concedió el genio desaparecido nada más verlo.  

Y es que Dropbox, dedicada al alojamiento de archivos en la red, es hoy el completo dominador del mercado. Acumula tres veces más usuarios que su rival más directo, YouSendIt, y maneja un volumen de datos veinte veces mayor, hasta los mil millones de archivos al día. Se trata de un modelo 'freemium' en el que el 4% de los más de 100 millones de usuarios sostienen al resto y, de paso, permiten a la compañía anotar ganancias anuales de 270 millones

Nos encontramos de este modo ante una de las compañías más rentables y con mayor crecimiento del sector tecnológico. Con solo 70 empleados, en su mayoría ingenieros, los beneficios por trabajador mejoran la ratio de gigantes como Google y Microsoft. En estos momentos se afanan en convertirse en el servicio de almacenamiento en la nube por defecto en 'smartphones'. Parte del camino lo allanaron tras el acuerdo con la taiwanesa HTC, pero por delante queda plantar cara a servicios como Google Drive, Microsoft SkyDrive o el mencionado Apple iCloud, todos ellos con un respaldo económico que, por el momento, no posee Dropbox. 

A su favor juega un detalle: si un usuario está compartiendo archivos con, pongamos, 20 amigos en Dropbox y se quiere cambiar, necesitará convencer a esos 20 para tener una experiencia de usuario semejante. Una suerte de 'cliente cautivo' que hace ver a Houston el futuro con mucho optimismo: "Pase lo que pase este año, aunque no consigamos un solo usuario más, lo más probable es que dupliquemos nuestros beneficios", explica.