NATE SILVER HA DESARROLLADO UN SISTEMA MUY PRECISO

Contra viento y marea: la historia del matemático que clavó las elecciones de EEUU

El pasado martes, durante el proceso electoral en Estados Unidos, el tráfico de The New York Times sufrió un pico inesperado; misteriosamente, el 20% de los

Foto: Contra viento y marea: la historia del matemático que clavó las elecciones de EEUU
Contra viento y marea: la historia del matemático que clavó las elecciones de EEUU
El pasado martes, durante el proceso electoral en Estados Unidos, el tráfico de The New York Times sufrió un pico inesperado; misteriosamente, el 20% de los usuarios que acudieron al rotativo neoyorquino lo hicieron a través del blog '538', regentado por el matemático Nate Silver y con el foco puesto en las estadísiticas electorales. ¿Qué es lo que provocó este acceso masivo e inesperado en un blog con poca relevancia en el 'roster' de opiniones del NYT? La exactitud sin precedente con la que Silver predijo el partido ganador en cada uno de los cincuenta estados del país y, en consecuencia, la victoria de Barack Obama. La historia se torna aún más interesante si se tiene en cuenta que Silver apenas conoce de refilón la política de su país. 

El sistema de Nate, basado únicamente en el análisis de datos y encuestas, provocó una avalancha de críticas antes de las elecciones. Michael Gerson, columnista político de The Washington Post, calificó su sistema de "trivial" y, por tanto, "no debería considerarse una innovación". Más allá fue el presentador del programa de la MSNBC Morning Joe, que apostó 2.000 dólares en directo a que las predicciones del matemático iban "totalmente desencaminadas". Otros, sin apenas saber dónde suena la música, buscaban motivos ocultos en las predicciones. Los palos no solo llegaron de la prensa, ya que Silver levantó ampollas entre los analistas políticos al asegurar que el presidente Obama tenía un 91% de posibilidades de salir reelegido cuando los expertos llevaban semanas hablando de una votación muy reñida.

Días antes de las elecciones todos denostaban a Silver, de tan solo 34 años, y su sistema "excesivamente matemático". Solo el NYT mantuvo su apoyo hasta el final, hasta que 'gurús' como el Nobel Paul Krugman o Arianna Huffington, fundadora de The Huffington Post,  confirmaron que el trabajo de Silver era increíblemente preciso y que bien podría marcar un antes y un después en la estadística electoral.
El método Silver
"Cada encuesta se suele tratar como un hecho noticioso en sí; yo las uso de un modo más escéptico, siguiendo una serie de reglas para procesar sus datos", explica Nate a la BBC. Su trabajo se divide en dos grandes bloques. En primer lugar suma una ingente cantidad de datos extraídos de encuestas y crea un promedio. No el promedio simple, sino uno 'customizado' que otorga relevancia a tres factores diferenciales: la cercanía de la consulta con el momento electoral, el tamaño de la muestra y la calidad histórica de la empresa que la ha llevado a cabo. Cuanto más actual, más grande y más prestigiosa, mayor importancia se le da.

Después estudia en profundidad cada uno de los estados llamados a votar. No lo hace según el número de votos, sino de delegados que aporta. En el análisis también tiene en cuenta si se eligen senadores, la participación histórica, la ventaja del que está en el poder y los factores demográficos, que estudia mediante regresiones lineales que responden a preguntas como: ¿Se ha incrementado el porcentaje de latinos? o ¿los jóvenes votan cada vez menos a los demócratas?

Todos estos datos entran en la coctelera para conformar un modelo estadístico que no se explica en ningún manual. Después el software y una última sesión de concienzudo análisis le darán a Nate una visión de conjunto que, al menos en los últimos comicios, se ha revelado como asombrosamente precisa. 

Si bien su teoría no es revolucionaria, pues el manejo de grandes 'datasets' es una práctica habitual, sí lo es su filosofía. Según explica, lo importante al final no es el voto nacional, sino el resultado de cada estado por separado, en especial de los denominados "estados péndulo", aquellos que cambian de signo de forma habitual. Ante las críticas de los que no comprendían, ni quizá comprendan, su trabajo, Nate siempre ha respondido con la humildad de quien intenta explicar la mayor de las obviedades.

Hoy, como Obama, descansa de la campaña con la convicción de saberse ganador de las elecciones.
Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios