UNA CÁMARA QUE REALIZA CIENTOS DE IMÁGENES AUTOMÁTICAMENTE

Memoto: el Gran Hermano llega a tu solapa

"La vida se compone de pequeños momentos que si no registramos, pueden caer en el olvido". Bajo esta sugerente premisa, un grupo de emprendedores suecos se
Foto: Memoto: el Gran Hermano llega a tu solapa
Memoto: el Gran Hermano llega a tu solapa
Fecha
Tags
    "La vida se compone de pequeños momentos que si no registramos, pueden caer en el olvido". Bajo esta sugerente premisa, un grupo de emprendedores suecos se decidió a desarrollar un producto que registrara cada momento de una persona, de forma que ésta contara con recuerdos de por vida. Esta alocada iniciativa encontró un hueco en Kickstarter, el popular sitio de 'crowdfunding', y fue presentada con notable éxito el pasado mes de octubre. 

    ¿Qué dispositivo puede registrar todo lo que sucede alrededor? Una cámara de fotos, pero no una cualquiera. Había nacido Memoto. Esta pequeña 'start-up' contaba con unas aspiraciones de financiación, a la vista de los hechos, muy discretas, y es que el revolucionario producto ha cobrado un nuevo protagonismo al recaudar, en el momento en el que escribimos estas líneas, casi medio millón de dólares. Y el plazo termina el próximo 30 de noviembre.

    El elemento social puede con todo. Hoy en día no sólo estamos siendo testigos de la imparable expansión de redes como Twitter, sino que además su efecto comienza a sentirse en aplicaciones que hasta la fecha, funcionaban en local. En este sentido, Memoto aprovecha esta tendencia y sirve como una herramienta perfecta para mantener un diario personal de recuerdos de una forma totalmente autónoma y sin mayores complicaciones para el usuario. 


    Como hemos apuntado antes, se trata de una diminuta cámara de fotos que el usuario colocará en la solapa, y que toma una instantánea automáticamente cada 30 segundos geoetiquetándola. No crean que es una cámara de baja resolución: los suecos han logrado integrar un sensor de 5 megapíxels en tan compacto chasis.
    Espionaje social
    Lo primero que uno puede pensar es, ¿cómo organizo semejante colección de fotografías al cabo del día? La pequeña firma de Estocolmo tiene todos los cabos bien atados: las fotos son automáticamente transferidas a los servidores de Memoto una vez conectamos el pequeño 'gadget' al ordenador, y ahí son clasificadas por franjas de tiempo. 

    Al elemento temporal el sistema añade la geolocalización de las imágenes, de forma que uno sepa en cada momento del día dónde estuvo y qué hizo. Este pequeño Gran Hermano de solapa no tiene botones, ya que como apuntamos, el proceso de totalmente automático y sin intervención por parte del usuario. De hecho, los responsables de la joven compañía se han esforzado tanto en simplificar las cosas que para desconectar a este indiscreto testigo bastará con colocarlo boca abajo o bien guardarlo en el bolsillo.

    Además de un diario personal de todo lo que hemos hecho a lo largo del día en imágenes, los propietarios del dispositivo podrán, por descontado, compartir las fotos que deseen en las redes sociales. Se cierra así el círculo. ¿Le parece siniestra la idea? No es el único, pero sepa que el producto está arrasando y ya parece inevitable que sus promotores logren ponerlo en el mercado el próximo mes de febrero. De hecho, han abierto un nuevo lote para permitir que sean más los que financien el proyecto y sean los primeros en recibir la cámara en sus domicilios.