'NOHAGASNADA' AHORRA ESFUERZO POR UN MÓDICO PRECIO

Dos jóvenes madrileños montan "el eBay de los trabajos escolares y universitarios"

Un híbrido entre "el Rincón del Vago y eBay", así definen 'Nohagasnada' (@nohagasnadacom) sus creadores. Inaugurado el pasado lunes, el objetivo del portal es poner en contacto
Foto: Dos jóvenes madrileños montan "el eBay de los trabajos escolares y universitarios"
Dos jóvenes madrileños montan "el eBay de los trabajos escolares y universitarios"
Fecha
Tags
Un híbrido entre "el Rincón del Vago y eBay", así definen 'Nohagasnada' (@nohagasnadacom) sus creadores. Inaugurado el pasado lunes, el objetivo del portal es poner en contacto la oferta y la demanda de trabajos escolares y universitarios. Sin embargo, a diferencia del Rincón del Vago, los contenidos cambian de manos por un precio pactado y están sometidos a un estricto control que verifica la originalidad y calidad del texto.

La idea surge de dos emprendedores novatos de Madrid. Son Íñigo Tallada y Carlo Spada, 18 y 19 años respectivamente, estudiantes de Administración y Dirección de Empresasm, Carlo en Madrid, Íñigo en Inglaterra. Amigos desde los cinco años, ésta es su primera aventura "en serio" después de una web en inglés con poco recorrido. "Siempre nos ha gustado la informática y queríamos hacer algo así. Esta idea la tenemos hace un tiempo y la hemos desarrollado nosotros por completo, incluida la web", explica Carlo a Teknautas

'Nohagasnada', aún en fase de lanzamiento, "se ha creado con muy poco dinero", menos de 10.000 euros. Lo cuenta Carlo: "Nosotros siempre hemos querido ser emprendedores. Hacerlo en internet es una necesidad, porque no tenemos capital". Aunque vender trabajos no es ilegal, sí podría chocar con el espíritu que la sociedad tiene de la formación. Sus creadores son conscientes de lo polémica de su iniciativa -de hecho la fomentan- pero prefieren enfocarlo desde otro ángulo: "Puede suponer una fuente de ingresos para profesores y profesionales que estén dispuestos a hacer este trabajo a los estudiantes", sostienen.

 
¿Cómo funciona?

A la web acceden dos tipos de usuarios: los que necesitan un trabajo y los que están dispuestos a trabajar por dinero. Los primeros exponen su necesidad, el precio y la fecha límite para que les sea entregado. Los segundos aceptan estas condiciones y, además, aportan un depósito para garantizar que el texto se entregará antes del 'deadline' marcado y cumpliendo con todos los requisitos. 

Para paliar las carencias propias de la inexperiencia, Carlo e Íñigo han creado un consejo de sabios: "Hemos hablado con amigos y también con antiguos profesores. Uno de ellos, del instituto, justo se quedó sin trabajo cuando nosotros nos fuimos. Le llamamos rápidamente y está encantado de echarnos una mano, de leer los trabajos y valorarlos".

El equipo de la web es el encargado de decidir si está plagiado o simplemente no es lo que se pidió. "Tenemos un software para detectar plagios. Casi todos los textos que hemos revisado tienen alguna cosa copiada, pero solo lo consideramos plagio cuando el porcentaje de coincidencia es muy alto", dice Spada. Si todo es correcto el pago se hace efectivo por medio de PayPal; si no, el usuario que pidió el trabajo recibe el depósito en concepto de indemnización. Todo atado y bien atado.

El beneficio de Carlo e Íñigo procede de una fórmula mixta de publicidad y cobro de comisiones por transacción, aunque indican que si la idea funciona eliminarán los anuncios del sitio para "dar un aspecto más profesional".