La Expo refuerza su lado 'verde' con la instalación de urinarios ecológicos y una moderna climatización

Expo Zaragoza 2008 instalará 46 urinarios ecológicos en diferentes espacios del recinto de Ranillas durante los meses que dure la muestra, con los que se ahorrará
Foto: La Expo refuerza su lado 'verde' con la instalación de urinarios ecológicos y una moderna climatización
La Expo refuerza su lado 'verde' con la instalación de urinarios ecológicos y una moderna climatización
Fecha
Tags

    Expo Zaragoza 2008 instalará 46 urinarios ecológicos en diferentes espacios del recinto de Ranillas durante los meses que dure la muestra, con los que se ahorrará unos 48.000 metros cúbicos de agua, el equivalente al agua de 19 piscinas olímpicas. Estos urinarios de la marca suiza Urimat, que funcionan sin agua ni productos químicos, contribuirán a preservar el medio ambiente, siguiendo la política medioambiental y de sostenibilidad de esta muestra internacional.

    El consumo de un metro cúbico de agua provoca la emisión a la atmósfera de un mínimo de 175 gramos de CO2: 25 gramos en la captación, 25 en la distribución y 125 gramos en la evacuación y depuración. Con los urinarios ecológicos, Expo Zaragoza 2008 dejará de emitir a la atmósfera 8,4 toneladas de CO2. Estos dispositivos funcionan gracias a un exclusivo sistema hidrostático 'atrapaolores' que retiene el mal olor y conduce la orina al desagüe sin necesidad de agua ni productos químicos. Cuentan con un diseño específico 'antisalpicaduras' y la superficie está compuesta de un granulado antibacterias que impide el desarrollo de organismos y de mal olor. Están fabricados con policarbonato reciclado y son 100% reciclables y extremadamente ligeros, pesan unos 5 kilogramos aproximadamente, y son muy resistentes.

    Por otra parte, la Expo presentó una central de producción de energía y de distribución de calor y frío que incorpora los últimos avances tecnológicos y evitará la emisión a la atmósfera de más de 20.000 toneladas de CO2. Las instalaciones, ubicadas en un edificio vanguardista, concebido por el arquitecto Iñaqui Alday, fueron inauguradas por el presidente de Expoagua 2008, Roque Gistau, el de Districlima Zaragoza, Juan Alfonso de Molina, y el director general adjunto del Grupo Suez, Jerme Tolot.

    La empresa ha invertido en su construcción 25 millones de euros y durante los 35 años de concesión moverá una cifra de negocio de 300 millones de euros. Durante su primera etapa, la central, a través de 5 kilómetros de canalizaciones, dará servicio a los 180.000 metros cuadrados de superficie que aglutinan los 34 edificios del recinto, que pasarán a 250.000 una vez que se reconvierta en centro de negocios, para lo que se reforzará con una cogeneración de 6MWe. La construcción de esta central ha evitado la instalación de torres de refrigeración en las azoteas de los edificios de la Expo, lo que ha permitido destinarlas a otras funciones, así como en esta propia instalación, ya que se surte directamente de agua del Ebro para la refrigeración de las máquinas y se elimina así la posibilidad de legionella, según apuntó Molina.

    Demostración de eficiencia

    Tiene una superficie construida de más de 2.800 metros cuadrados distribuidos en seis plantas e inicialmente dispone de dos calderas de agua caliente a 90 grados centígrados que utilizan gas natural como combustible; cuatro máquinas frigoríficas de comprensión con motor eléctrico y un sistema de depósito de agua fría a 5 grados de 11.000 metros cúbicos de capacidad. Gistau destacó que esta central lleva a la práctica, a pequeña escala, la demostración de lo que debe ser la gestión de los recursos y la eficiencia. Además, mostró su satisfacción por que este elemento forme parte del mensaje que se quiere transmitir a la sociedad de que se están manejando "recursos escasos" que es necesario utilizar con eficiencia.