este sábado, día internacional de la madre tierra

Kamikatsu, el pueblo que recicla (casi) todo

Sus poco más de 1.650 habitantes han sabido organizarse de tal manera que este pueblo de Japón ha alcanzado un porcentaje de reciclaje de basura y residuos del 95%. El objetivo, el 100% en 2020

Foto: Cada familia de este pueblo separa los residuos en 34 categorías distintas. (Reuters)
Cada familia de este pueblo separa los residuos en 34 categorías distintas. (Reuters)

Ubicado en la isla más remota del archipiélago japonés, Kamikatsu es uno de los pueblos más sostenibles del mundo. La meticulosidad y la concienciación por el respeto al medioambiente ha hecho que cada uno de sus poco más de 1.650 habitantes sea capaz de reciclar prácticamente todos sus residuos. De hecho, el porcentaje de reciclaje de Kamikatsu supera ya el 95%, muy cerca del objetivo del 100% que se marcaron para 2020.

Aunque se encuentra en una de las zonas más remotas de Japón, son auténticos pioneros en el reciclaje tras poner en marcha en 2002 el Proyecto Cero Residuos. En Kamikatsu no existen ni contenedores ni camiones de recogida de basura. Tampoco incineradoras después de que en 1998 el que tenían no cumpliese con la normativa de calidad del aire. Su situación geográfica, entre montañas y con casas muy dispersas, obligaron al ayuntamiento de este pueblo a buscar una alternativa económicamente rentable para eliminar los residuos. A pesar de que el Estado japonés les subvencionaba la construcción de dos nuevas plantas incineradoras eligieron la opción que permitía rebajar el impacto que la basura genera en el medioambiente.

Los desechos se dividen en 34 categorías

Desde entonces, cada familia ha aprendido a separar los residuos que generan diariamente en más de una treintena de categorías para después llevarlos a los centros de estación de recogida. El éxito de este proyecto radica sobre todo en su estrategia de clasificación de los residuos. Los distintos tipos de papel y de cartón se separan en contenedores específicos para periódicos, revistas y folletos así como para embalajes. Además, las botellas de plástico, otros envases de este material y los tapones van a contenedores distinto, al igual que los materiales de madera, metal, cerámica y vidrio. Este último se clasifica en cuatro categorías en función del color: blanco, ámbar, verde y otros. Incluso se eliminan las etiquetas de papel de las botellas para su reciclaje por separado.

La forma de hacerlo es muy sencillo, ya que cada habitante utiliza carretillas, carros o su coche particular para llevar a la estos centros los residuos. Sin embargo, y al ser una localidad situada lejos de grandes urbes, el número de personas mayores es elevado por lo que el Programa de Cero Residuos cuenta con una serie de voluntarios encargados de recoger la basura.

Un hombre lleva los residuos al Centro de Recogida. (Foto: Playgroundmag)
Un hombre lleva los residuos al Centro de Recogida. (Foto: Playgroundmag)

Intercambio de cosas que ya no utilizas

Antes de llevar los residuos a estos centros los vecinos de Kamikatsu utilizan la basura orgánica que generan para hacer compost, ya sea como abono para macetas o jardines o para los pequeños terrenos que tienen dedicados al autoconsumo de productos como frutas u hortalizas. Pero este pueblo japonés también cuenta con una extensa red de trueque. En concreto se trata de un Centro de Intercambio en el que los vecinos llevan objetos de todo tipo que ya no utilizan, desde teléfonos móviles o cargadores hasta muebles e, incluso, ropa.

Pero el reciclaje no solo es beneficioso para el medioambiente, también para los bolsillos de los habitantes de este pequeño pueblo de Japón ya que han conseguido sacar rédito económico de ello no solo por el proceso de reciclado sino también porque con algunos de los objetos -botellas, latas, madera, plásticos...- han hecho verdaderas obras de arte. El dinero recaudado repercute directamente en los vecinos ya que con ello se ha comprado equipamientos para hacer compost, bonos de comida para los que tienen los recursos más limitados o lotería, para probar suerte.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios