AUMENTA EL PRECIO DE LA ELECTRICIDAD

Las ONG piden soluciones contra la pobreza energética: "También hará frío mañana"

La subida de la factura de la luz tiene consecuencias muy graves para las familias que ya están en una situación de vulnerabilidad

Foto: Foto de archivo de una manifestación contra la pobreza energética de Alianza contra la Pobreza y la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). (EFE)
Foto de archivo de una manifestación contra la pobreza energética de Alianza contra la Pobreza y la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). (EFE)

“En septiembre hablamos de la pobreza infantil porque no pueden pagar el material escolar y en verano del cierre de los comedores escolares. Pero la pobreza está cada día”. Es una de las quejas de Carlos Susías, presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN). Estos días el debate de la subida de la factura de la luz está en la calle, los bares, los medios de comunicación. Pero las ONG y organismos saben que esto no es un chascarrillo más, es un nuevo quebradero de cabeza para las familias que están en riesgo de pobreza energética.

“En los debates de la televisión se habla de que solo va a aumentar siete euros la factura al mes, pero eso es muchísimo para alguien que ya no puede pagar la factura”, apunta Susías. Desde EAPN agradecen los esfuerzos que ya se están realizando por parte de algunas instituciones para ayudarles pero las soluciones que se ponen son a “medio y largo plazo y el problema es ahora. La ola de frío se irá y la gente seguirá pasando frío mañana en su casa”. Desde EAPN esperan que este debate sobre el aumento del precio de la energía sirva para acelerar las soluciones por parte del Gobierno. “En estos momentos estamos en el mayor riesgo. Es verdad que desde las comunidades autónomas se están haciendo cosas pero podemos caer en la tentación de dejar de hacerlas, olvidarnos del asunto”.

Esta red europea EAPN está compuesta por 19 redes autonómicas y 16 estatales, entre otras, Cáritas y Cruz Roja. Su presidente apuesta por una implicación del sector energético para combatir la pobreza y pone un ejemplo claro: quiere que desde hoy y hasta el 30 de abril “no se corte la luz a ninguna persona sin consultar antes con los servicios sociales”. Dice Susías que eso es una solución que no necesita la tramitación de una ley, se efectuaría ya e implicaría a las empresas.

“El problema es que hay empresas privadas gestionando derechos básicos sin ningún tipo de responsabilidad”, apunta María Campuzano, portavoz de Alianza contra la Pobreza Energética. Esta plataforma, con sede en Cataluña, es muy crítica con el papel de las empresas. Pide una “propuesta ambiciosa” donde “se prohiban los cortes, donde no haya bono social sino una tarifa social. Si hay cero ingresos, se paga cero euros”. Un coste, dice Campuzano, que deben asumir la empresa (“no pedimos que no tengan beneficios, sino que tengan menos”) y no los ciudadanos en unos Presupuestos Generales del Estado.

La consulta con los servicios sociales antes de cortar la luz ya se lleva a cabo en Cataluña pero falló en el fallecimiento de la anciana de Reus, que se alumbraba con unas velas tras quedarse sin luz y murió tras un incendio en su vivienda. La Alianza critica que, pese a la aprobación de esta ley, las empresas se saltan las comprobaciones.

"El problema es que hay empresas privadas gestionando derechos básicos sin ningún tipo de responsabilidad"

Este 2016, apunta Campuzano, la pobreza energética ha conseguido la visibilidad que no tenía pese a que “ha existido desde siempre”. Pero, alerta, la repercusión mediática que está teniendo la subida de la luz se está centrando en el ahorro energético que puedan hacer los consumidores a título individual; ahorro que no es la panacea. “Los costes fijos son el 60% de la factura y solo el 40% depende de tu consumo”.

Ni siquiera uno de los mayores expertos en el sector eléctrico español, el ingeniero industrial Jorge Morales De Labra, es capaz de dar un porcentaje de cuánto podríamos ahorrar, como máximo, en casa. “Depende del consumo, de la vivienda, de si la calefacción es de gas o de luz, del kWh, de la tarifa… Es muy difícil saberlo”.

¿Qué pasará en 2017? ¿Pagaremos la luz más cara que el año pasado? Morales de Labra pide prudencia. “En 2016 hubo picos de precios pero al final fue más barata que en 2015”. Todo está en el alambre de la incertidumbre, en esa “locura”, dice el experto, de saber cuándo es más barato consumir, de mirar las horas y de plantearse poner la lavadora a las 05.00 de la mañana con la consiguiente bronca del vecino de abajo.

Pero ¿cuánto puede repercutir la subida de la tarifa eléctrica en la pobreza energética? No es fácil cuantificarlo. La Asociación de Ciencias Ambientales es una referencia para las ONG. Llevan estudiando la pobreza energética desde 2010. Los datos los extraen y cruzan de varias estadísticas porque no hay nadie que estudie la pobreza energética. Fuentes de la asociación prefieren mantenerse "prudentes" respecto a este asunto, pero asegura que la pobreza se sustenta en tres factores: el parque edificatorio, los ingresos de la familia y los precios de la energía. Cuando uno de esos factores se modifica al alza, el tanto por ciento de familias vulnerables crece.

Sociedad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios