Pese a la crisis económica y la situación de desempleo, nuestros jóvenes son optimistas, felices, con ganas de ser sus propios jefes y están menos preocupados por el sexo.  Éste es el perfil de los españoles de entre 15 y 29 años según el último informe elaborado por el Instituto de la Juventud, publicado esta semana.

Esta radiografía de la población desvela que los temas personales que más les preocupan están relacionados, por este orden, con la familia, la amistad y la salud, seguidas del trabajo, el tiempo libre, los estudios, el dinero y la sexualidad. Pese a estar al final de la lista en intereses, la experiencia sexual de los jóvenes españoles sigue siendo, cada vez,  más precoz: el 12% reconoce haber tenido su primera relación antes de los 15, frente al 5% del 2004.

Este informe desvela, también, que el 17% no ha utilizado métodos anticonceptivos en su última relación o que el 38% admita que nunca ha usado protección. Para ellos, la información sobre sexualidad es buena pero no ha cambiado el origen: la principal fuente siguen siendo los amigos. Aun así, ha descendido el número de embarazos no deseados y los abortos han caído en todos los grupos de edad menores de 19.

Lo que no ha variado es el consumo del alcohol, sigue siendo la droga más consumida, pero ha descendido, eso sí, el del resto de estupefacientes: tabaco, cannabis y cocaína.

Sus intereses, alejados de la política

Como en estudios anteriores, el ocio de los jóvenes va ligado al mundo de las tecnologías y las redes sociales. Las noticias que más despiertan su interés son los avances tecnológicos, la igualdad de género, el medio ambiente y la cultura. La crisis ha aumentado el número interesados por la información política, pero es un porcentaje minoritario. De hecho, la desconfianza es el principal sentimiento hacia la política.

La crisis ha aumentado el número interesados por la información política, pero es un porcentaje minoritarioCon respecto a los europeos, nuestros jóvenes están más comprometidos con la asistencia a manifestaciones, la firma de peticiones y la colaboración con organizaciones pero estamos a la cola de participación electoral. Confían en el sistema democrático pero se ha incrementado el número de jóvenes que mira hacia otros sistemas políticos como una alternativa.

La coyuntura económica ha cambiado, también, su percepción del mercado laboral. Siendo el grupo de población más golpeado por el paro, el 34,5% estaría dispuesto a aceptar cualquier trabajo. Sin embargo, hay una voluntad emprendedora: el 46,3% preferiría trabajar por cuenta propia y el 29,5% está pensando en abrir un negocio.

Una situación precaria

La radiografía de nuestros jóvenes en 2012 desvela que ha descendido el número de  emancipados, del 25% en 2008 al 20%. La mayoría de los que viven fuera lo hace en pareja pero sin hijos y únicamente el 4% puede permitirse el lujo de hacerlo solo. La precariedad y la temporalidad en el empleo tienen parte de culpa. El sueldo neto en 2012 entre los jóvenes ha sido de 843 euros de media, 100 euros menos que hace cuatro años.

El trabajo está al final de la lista en los aspectos que más les satisface, muy por debajo de la salud, la familia y la amistad. Quizá tenga que ver que para los españoles de 15 a 29 años el éxito esté garantizado por el estatus, la influencia de la familia y los contactos antes que por el esfuerzo, el trabajo, los estudios y la inteligencia.

Los chavales de 15 a 29 años creen que hay muchas desigualdades sociales, especialmente en el estatus y la renta. En lo que respecta a la igualdad de sexos, siguen existiendo entre ellos estereotipos e ideas que apuestan por el mantenimiento de los roles: uno de cada cuatro, por ejemplo, cree que la mujer debería reducir su tiempo de trabajo para cuidar a los hijos.