La mayoría de accidentes ocurre por descarrilamiento

De Castelldefels a Santiago, cuando la seguridad ferroviaria queda en entredicho

El hecho de cruzar las vías es la mayor causa de fallecimientos, según datos oficiales que aún no recogen lo sucedido en Angrois

 

Acérquese con el ratón al mapa y pinche en los iconos para conocer los detalles de cada accidente. 

El trágico atropello de Castelldefels, cerca de Barcelona, o el tren que se saltó un paso a nivel a pocos kilómetros de Zaragoza. El regional que descarriló en Ozanes, Asturias, en febrero de 2009, en el que 14 personas resultaron heridas. Dentro de poco, también el Alvia que se salió de las vías a escasos metros de la parroquia de Angrois, en Santiago de Compostela, se incorporará a la base de datos del Centro de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF). Un hecho fuera de lo normal en una red de ferrocarril donde los arrollamientos de personas son los únicos elementos realmente peligrosos, como demuestran los datos de ese organismo de Fomento, recogidos desde finales de 2007, que El Confidencial ha trazado en el mapa que encabeza esta noticia.

Cataluña, por encima de la media

La CIAF se creó con la adaptación del reglamento de circulación español a las normativas europeas, en el año 2007. Con esa medida, se crearon tanto el CIAF como la Comisión Asesora de Seguridad en la Circulación Ferroviaria. Esta última, sin embargo, fue disuelta en 2011, sin llegar a reunirse ni una sola vez, como han confirmado a este periódico fuentes del ministerio. 

La CIAF, por su parte, investiga sólo una parte de todos los accidentes que se producen cada año en España. Su número total se incluye en los informes anuales del Ministerio de Fomento. En 2008, los datos comenzaron a recogerse por comunidad autónoma, además de que cambiaron algunas características en la calificación de qué se considera accidente. Desde esa fecha, los datos apuntan a Cataluña como la comunidad con más accidentes registrados: 63 en cuatro años, frente a una media de 13 registrados en las otras regiones. No es casualiudad, pues, que en esta zona se concentren los esfuerzos del CIAF. 

 

Pinche en cada año para ver el número de accidentes registrados por Comunidad. Para conocer el número exacto, coloque el ratón en la columna que le interesa.

Cruzar las vías

En su anomalía, el accidente de Santiago tiene algo en común con la mayoría de los que se produjeron en los últimos años. Desde 2008, el 19% de los accidentes recogidos por Fomento han sido debidos a un descarrilamiento. De hecho, 42 de los 193 accidentes que la CIAF analizó desde su nacimiento se produjeron por esta razón. Pero, hasta la fecha, nada se podía asemejar a lo sucedido en Santiago, el accidente más grave de la historia de España. Contrariamente a lo que se pueda pensar, en ninguno de los descarrilamientos registrados hubo víctimas ni heridos graves.

El punto negro por excelencia, a cambio, de la red ferroviaria española lo han constituido los pasos a nivel, que el Ministerio de Fomento eliminó en su gran mayoría en un plan pensado con este fin, entre 2005 y 2012. 

El hecho de cruzar las vías, incluso en puntos donde está permitido, sigue siendo la mayor causa de fallecimientos relacionados con la red ferroviariaSin embargo, el hecho de cruzar las vías, incluso en puntos donde está permitido, sigue siendo la mayor causa de fallecimientos relacionados con la red ferroviaria. Los datos demuestran que la mayoría de víctimas de trenes en España lo fueron por ser arrolladas mientras cruzaban a las vías. Conmocionó, en este sentido, lo que ocurrió en la noche de San Juan de 2010. Un tren Euromed Alaris que corría entre Alicante y Barcelona atropelló a un grupo de casi 30 personas que las atravesaban en dirección a la playa de Castelldefels. Doce de ellos, todos jóvenes, fallecieron en el acto.

Todos los accidentes implican, además, un coste económico. Tanto Renfe como Adif hacen una estimación de los daños tras cada accidente, algo que el CIAF recoge en sus informes. Desde 2008 hasta la fecha, un paso a nivel de Carmonita, en Badajoz, fue el lugar del accidente más caro -económicamente- que tuvo que investigar. Se necesitaron casi cuatro millones de euros para reparar los daños materiales causados por la colisión de un tren de viajeros con un camión dedicado al traslado de tierra. En total, Renfe y Adif tuvieron que invertir 116 millones de euros en cuatro años para arreglar daños a su infraestructura. 

A finales de este año, el accidente de Santiago se integrará en la base de datos del Ministerio. Una vez concluida la investigación, dejará su enorme rastro también en los números de la seguridad ferroviaria española. 

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC