DENUNCIADO POR LA FAMILIA DE SU MECENAS

Ferran Adrià, la receta del éxito en tela de juicio

Ferran Adrià, la receta del éxito en tela de juicio
Ferran Adriá durante la novena edición de Madrid Fusión. (REUTERS)
Raquel Benito 12/05/2012   (06:00h)
43
Enviar
38
38
 
0
7
Imprimir

Decir El Bulli es decir Ferran Adrià. Juntos, restaurante -actualmente en plena reconversión hacia una fundación privada sin ánimo de lucro- y cocinero han formado durante los últimos años un binomio insuperable en el mundo de la gastronomía. Su historia, como todas, tiene un principio y es precisamente esto, el punto de partida, lo que el chef catalán deberá explicar ante el juez.

Los hijos de Miquel Horta, mecenas de El Bulli, consideran que Adrià y su socio, Julio Soler, compraron las acciones de su padre a un precio “irrisorio”. Pero los herederos del filántropo y multimillonario catalán van un paso más allá: acusan a Adrià y Soler de aprovecharse de la enfermedad mental de su padre para comprar su parte del restaurante por un valor inferior al real. El juicio se celebrará los días 29, 30 y 31 de octubre en el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Barcelona.

"Estoy muy orgulloso. Son unos genios y lo raro es que son encantadores. Con ellos iría a cualquier parte". Así definía Horta su vínculo con Adrià y su socio. Una relación exquisita que nació cuando el hijo del fundador de Nenuco entregó 120 millones de pesetas a cambio del 20% de las acciones y les abrió las puertas de nuevos clientes, empresarios y políticos catalanes que corrieron la voz sobre lo que se cocía en Cala Montjoi, germen de El Bulli. Sin embargo, después de cuatro años de pleitos, el próximo otoño los hijos de Horta esperan demostrar que Adrià “pagó entre 15 y 20 veces menos de lo que correspondía” y, por tanto, que se anule la compraventa de El Bulli

Hasta que se descubra si ésta es una historia con final feliz o no, el que es considerado por muchos un artista de la cocina, mantiene la calma y prefiere no opinar. “No es mi papel. Hoy la cocina es un asunto socioeconómico que mueve miles de millones de euros. Estos ataques tan duros contra la cocina española tienen sentido en esa guerra por estar arriba. Yo soy un icono de la cocina. Ya no hablamos de si te gusta más el pil-pil o la ensalada de pil-pil. Estar en lo alto es producir dinero para un país”, reflexionaba Adrià.

Embajador de la marca España 

Sus declaraciones hacen referencia a los miles de turistas que vienen a España atraídos por su gastronomía. Un sector del que Adrià y El Bulli fueron los reyes durante cuatro años consecutivos (2006-2009) al ser el restaurante elegido “el mejor del mundo” por la revista The Restaurant Magazine, tras la valoración de 500 críticos, cocineros y gourmets de todo el mundo.

Adrià se empeña en destacar en cada entrevista que, en contra de lo que la gente pueda creer, no es "millonario", vive "una vida normal en una casa normal", no tiene hijos y sí “un coche pequeño y ninguna ambición”, pero lo que no puede negar es su relevancia internacional. Ésta fue la que le convirtió en embajador de la marca España en 2010, nombramiento que le llevó a recorrer Asia y América con el objetivo de consolidar el liderazgo español en el turismo vacacional y diversificar la demanda turística.

 
Una carrera de premios y portadas

Sin estudios universitarios, habiendo trabajado de fregaplatos y después de cubrir el servicio militar en Cartagena, Ferran entró como jefe de partida en El Bulli en marzo de 1984. A partir de ese momento su carrera profesional ha estado repleta de éxitos.

Ferran Adrià, a sus casi 50 años ha ocupado las portadas de los más prestigiosos medios de todo el mundo. Time, Le Monde, The New York Times... Es un mito de nuestros días. Un representante de un nuevo arte: la cocina como expresión de la inteligencia y de la creatividad.

Pero la crisis lo es para todos y, pese a despedirse con la lista de espera completa y tres estrellas Michelin en la puerta de su restaurante, unas “pérdidas de medio millón de euros al año” fueron la antesala del cierre de El Bulli. Ahora, a la espera de que un juez decida si las raíces de la marca Adrià son legales, el vecino más ilustre de Hospitalet de Llobregat trabaja en un laboratorio de ideas en el que la libertad será la máxima norma: la Bulli Foundation.

43
38
38
 
0
7

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

43

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

43Turismundo 13/05/2012 | 17:19

#40 Puesto que las sensaciones pueden ser tantas como comensales, todo lo anterior y muchas más cosas es lo que ofrecía EL BULLI por menos de 300 euros por persona, que fácilmente podían llegar a 500, dependiendo de las bebidas que uno consumiera. Muchas cosas por tan poco dinero.

Decir que la propuesta de valor de EL BULLI es una cena de alta calidad en un entorno inmejorable es, obviamente, decir poco. Lo que llevó a este restaurante a la cima de toda la gastronomía mundial es mucho más complejo. Sin ningún tipo de dudas, la base del éxito del restaurante se fundamenta en que cuando alcanzó las más altas cotas de perfección culinaria, no se quedó ahí, sino que siguió innovando, evolucionando continuamente las técnicas e ingredientes, creando y variando constantemente para reinventarse cada temporada. Todo ello siempre desde el trabajo en equipo y gozando de una ubicación en un lugar exótico y bello. Para conseguir lo anterior y llevarlo por la senda correcta, es imprescindible la visión, la tenacidad y la mente creativa de una persona excepcional, como es Ferrán Adriá, ayudado por un solvente equipo, con su socio Juli Soler y su hermano Albert a la cabeza.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

42Turismundo 13/05/2012 | 17:16

#40 ...+ perfeccionismo natural + contradicción + insolencia + capricho + juego + comunión colectiva + legado + manera de entender la vida + nuevos amigos + sentirse orgulloso de hacer feliz a las personas de una forma única + hipersensibilidad + relax + otra vez la terraza + brisa + la música del Mediterráneo + postres maravillosos [¿o son otra vez entrantes?] + ruptura entre dulce y salado + relajación + hacer historia + valores humanos + aproximación del momento de la despedida + arritmia + estremecimiento + más sonrisas + complicidad una vez más + alejarse + tristeza + melancolía + fragilidad + alteración + suave vuelta a la realidad entre curvas + catalizador para experimentar la alegría pura de la vida + meditación + necesidad de asimilación + icono irrepetible + recuerdos + nostalgia + Espíritu de El Bulli.



Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

41Turismundo 13/05/2012 | 17:14

#40 ...+ festival inenarrable + hacer fácil lo imposible + platos verdaderos o que recogen la verdad sobre los productos, sus orígenes y sus cualidades + eclipse de fronteras + huida de la banalidad + rigor + riesgo + ausencia de miedo + técnicas de elaboración + búsqueda + cambio + minimalismo + sentidos + introspección cognitiva y sensitiva + sabores y connotaciones en la memoria + materialización de conceptos y cualidades de la naturaleza [flores, rocío, olas, brisa…] + sensaciones que los ecosistemas naturales provocan en los humanos + reencuentro con la infancia y la niñez y con situaciones de la vida ya olvidadas, pero presentes en el subconsciente + raigambre + performance + maestría conceptual + envolvente seducción + persuasión + conmoción + adaptación, asociación e inspiración + convicción + hechizo + discreción + reflexión + compromiso + sabor del Mediterráneo + revelación + desafío + obsesión + conciencia + sabores netos + proceso creativo + evolución constante + estado vital nuevo + asociación + inspiración + pureza + adecuada temperatura de los platos + delicadeza + coreografía + fluidez + ceremonia + estructuras + fragilidad + armonía + disciplina +...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

40Turismundo 13/05/2012 | 17:11


La propuesta de valor que ofrecía EL BULLI para su público objetivo podría resumirse en lo siguiente:

Ambición + ilusión e inquietud por obtener una reserva + sentirse un elegido + expectación + entusiasmo + intriga + complicidad + solemnidad + curvas + pinares + olor del Mar Mediterráneo + atardecer pausado + belleza + palmeras + llegada y acogida + tour por la cocina y otras instalaciones + sorpresa + desorientación + frenética actividad en la cocina + creación; no copiar + hormigueo en el estómago + expectación y corazón desacompasado + cócteles del aperitivo + terraza desde la que se otea la playa + sentirse como en casa + snacks + filosofía del mimo + cariño por el cliente + dar placer al comensal + guión cinematográfico + liberación de preocupaciones + predisposición a participar de una fiesta gastronómica irrepetible + alegría + sonrisas + informalidad + libertad + vinos + entrantes subyugantes + inocencia e ilusión como el primer día + provocación + naturalidad + estrategia innata e instintiva + inercia creativa + coordinación + ebullición + arte + detallismo + concentración + magnetismo + genio impredecible + tranquilidad + empatía + ritmo + complicidad +...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

39Turismundo 13/05/2012 | 17:05

#33 Fíjese Ud. que hasta hay gente capaz de llorar ante una buena ópera. Si es que hay gente muy rara, miresusté

Otros disfrutan yendo al fútbol todas las semanas, a gritarle al árbitro y viendo como corren unos zagalones detrás de una pelota, y también son así felices.

Lo importante es que, dentro de las "normas", nos parezcan a todos bien las distintas opciones de disfrutar del ocio, del arte [incluida la alta cocina], etc.



Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

38Turismundo 13/05/2012 | 16:56

#26 Se lo explico yo.

Si Ud. presta 120.000 € para un negocio y, al cabo de 5 años ese negocio tiene 500.000 € en deudas acumuladas, sin contar la suya, la realidad es que la deuda total son 620.000 €, más intereses y Ud. puede reclamar sus 60.000 € y los intereses no percibidos.

Ahora bien, si Ud. entra a formar parte, como socio capitalista, de un negocio con un 20% de participación, para lo cual aporta 120.000 €, en las mismas circunstancias anteriores, no tan solo ha perdido Ud. su inversión, sino que deberá aportar 100.000 € adicionales para liquidar la púa de medio millón de euros de la sociedad.


Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

37Turismundo 13/05/2012 | 16:47

#24 Pues no le falta a Ud. razón. Parece que Adrià no tenía especial arte ni interés por la alta cocina antes de hacer su servicio militar, pero fue destinado a la cocina del almirante del arsenal o de la capitanía general de Cartagena, no recuerdo ahora exactamente. Allí, cuando se quedó como uno de los veteranos, tuvo que espabilar para sorprender al almirante y a sus invitados con creaciones interesantes. Además, fue un compañero de fogones de la mili quien le propuso que ambos pasaran el mes de permiso de verano en El Bulli. Y así empezó la cosa.


Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

36Turismundo 13/05/2012 | 16:38

#10 FERNANDOW, ha escrito Ud. ""marketing", que es darle valor a algo que intrínsecamente no lo tiene, para que los snobs se lo crean, compren y elecven por los cielos a gente que no lo merece.".

Con este planteamiento previo suyo, es normal que Ud. jamás sea capaz de apreciar la cocina de altísimo nivel. Y no pasa nada, es lo mismo que si toda la población quisiera tener un Ferrari o quisiera acostarse con una topmodel: es inviable física y socialmente y, además, en el caso de que si se pudiera, nos cargaríamos el atractivo que tiene lo exclusivo.

Que existieran templos como "EL BULLI", no implica que no se pueda disfrutar también con un bocadillo de calamares o un plato de macarrones bien cocinado. Depende de la persona, de su sensibilidad y del momento, no siendo además incompatibles ambos placeres.

Solo unas 50.000 personas han podido cenar en los últimos 5 años que ha permanecido abierto "El Bulli". Si los que prefieren apretarse un codillo de medio kg., en lugar de una sinfonía de placeres ferranienses, de pronto cambiaran de gusto, se armaría la de dios, así que dejemos en mundo en equilibrio.


Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

35don lucio 13/05/2012 | 14:59

#33 y #34.
entiendo que lo de las gambas con la cola caliente y la cabeza fria era una experiencia casi mistica.

cada bocado una experencia emocional.

todo esto con la cerveza servida en botellas de vino para mejorar la reacion psicologica.

todo esto con gastronomia molecular.

y por fin despues de 5 meses de espera llegaba el dia para la experiencia.

el martini naturalmente ya sera una burbuja con cuchara en los siglos venideros.

como para todo esto hay que tener dinero diremos que la cosa suena medio cursi.

el articulo se publico en una revista norteamericana lo que saca la cosa del juego puramente peninsular.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

34el profesor sucundúm 12/05/2012 | 22:50

#17 ¿Dónde compras cuadros de Picasso por decenas de euros?

Bueno, si son millones de ellas...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

Las más, patrocinado por Aenor
Sociedad


ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios