UNA DE LAS ESPOSAS DEL REY MSWATI III PIDE SER RESCATADA

Las niñas africanas ya no quieren ser princesas

Las niñas africanas ya no quieren ser princesas
Nothando Dube, junto a su marido, el rey Mswati III (Archivo).
Javier Brandoli. Ciudad del Cabo 25/07/2011   (06:00)
16
Enviar
48
44
 
0
Menéame
Imprimir

Una foto sacada con su móvil en su celda-habitación y enviada a los medios con algunos mensajes es lo único público que se sabe de ella desde hace un año. “Sacarme de aquí”, decía. ¿Quién le iba a decir a Nothando Dube, una joven suazilandesa de padre sudafricano, que aquel día que era nombrada 'Miss Suazilandia Adolescente' empezaría para ella un problema? ¿Quién le iba a decir que lo que se prometía con 16 años como una vida de lujos y excesos, fruto de la lotería de la bragueta del monarca que la eligió como esposa, es hoy una pesadilla de candados y golpes?

Dube es la 12 esposa de Mswati III, último rey absoluto de África. Una bella joven que con 23 años vive recluida en un palacio. La semana pasada la princesa hacia a través de los medios un llamamiento público para que la rescatarán. Apelaba a su origen paterno para que interviniera el Gobierno sudafricano en un asunto de estado. Tan de estado como unos cuernos que presumiblemente le puso la princesa al rey con el ministro de Justicia Ndumiso Mamba. Y claro, Mswati III no puede permitirse que entre sus trece esposas (dos se le han escapado y han preferido huir del país y de la vida de lujos que estar a su lado) cunda el ejemplo de ser consideraras propiedad pública. “No me dejan hablar con nadie ni negarlo. Tampoco puedo hablar con él”, dice Dube.

El resultado del sonado “affaire” ha sido un ministro de Justicia primero cesado y luego encarcelado por todo tipo de acusaciones de fraude, y una princesa encerrada y retirada en un Palacio con sus tres hijos. “Los guardas me golpean. Si intento salir de la casa se ponen cada vez más agresivos. No puedo ver ni a mi familia ni a mis amigos. Sufro un maltrato brutal”, denuncia Dube. “El prometió cuidarme y no lo está haciendo. Soy un ser humano y no un animal”, concluye una mujer que para que llevara a su hija pequeña a un hospital de Pretoria se preparó todo un dispositivo de guardias de seguridad del monarca que la acompañaron hasta la vecina Sudáfrica y la vigilaron para que no se escapara.

Pero la princesa Swazi no es el único revés que ha sufrido la institución sueño de muchas menores en el último mes. La cara de Charlene Wittstock, esposa de Alberto de Mónaco, en su luna de miel en Sudáfrica ha sido uno de los temas más comentados en los círculos “in” africanos. Para los que crean que ser la mujer de un culto y humanista monarca europeo es una solución, basta decir que se rumorea que la pareja durmió en hoteles distintos y se juntaba sólo para hacer un paripé ante los focos. No se ha confirmado que haya sido así, pero sí se ha confirmado que la pareja comenzó el viaje con varias pruebas de paternidad en la maleta y que la cara de Charlene mal disimulaba el trago. “Qué guapa es y que elegante. Nunca había visto a una princesa. Me ha encantado”, decía una niña pequeña que se encontró con la bella Charlene desayunando en el lujoso hotel Oyster Box. ¿Y él?, le preguntaban los periodistas. “Estaba ella sola”, contestaba la pequeña que, sin entender la exclusiva, reconocía que a ella le encantaría ser una princesa. Algo que Charlene y Dube, las dos reales princesas africanas, quizá ahora se hubieran pensado.

16
48
44
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

16

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

16zeusnet 26/07/2011 | 11:24

Hay que tener los huevos muy grandes o ser muy inconsciente para poner los cuernos a un reyezuelo-tirano-africano de la mas rancia escuela.
Y no solo me refiero a la churri del tirano, sino también a su ministro.
Espero que les haya merecido la pena todos y cada uno de los furtivos polvos, porque lo van a pagar muy caro y por el resto de sus respectivas vidas, que en el caso del ministro, supongo que será muy corta.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

15palindromo 25/07/2011 | 22:06

¡Cómo se nota que ha llegado el verano a El Confidencial¡

Tal parece el Hola rumorcitos.

¡qué cutrez de noticias¡

El problema de las mujeres africanas no es que no quieran ser princesas, es que les resulta difícil a muchas de ellas ser mujer de forma íntegra, y lo que más les pesa es ser africanas.

El artículo está totalmente desenfocado dándonos una visión frívola de la 'mujer sudafricana' mientras, hoy, miles de mujeres, niños y hombres están muriendo de hambre en África.

Patético.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

14JEGG 25/07/2011 | 18:09

#8 Los pobres padres lo verían como la única posibilidad de que su hija accediera a una vida mejor, porque de otro modo igual acababa haciendo la calle o peor. Y ahora se ha vuelto su peor pesadilla, pero habrá millones de personas en la pesadilla de la calle, y de esos no se habla.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

13alba22 25/07/2011 | 15:59

Raro me parece que Charlene se pusiera a desayunar sola delante de todos en lugar de hacerse llevar el desayuno a la habitación¿Ni siquiera lleva algún séquito, secretaria,doncella,peluquera, alguien para acompañarla?
Por otro lado ,también es extraño que la princesa de Swazilandia , si está tan encerrada y aislada en un palacio[menos mal !],tenga en su poder un móvil con cámara y todo, ¿o quizás se lo prestó algún guardián?
Hace ya muchos años que las niñas no sueñan con ser princesas.En los 50-60 sí se vendían muchos cuentos ilustrados de la típica pastorcilla que acababa encontrando su príncipe azul, pero siempre se acababan con la boda real, nunca decían lo que venía después.Por aquel entonces, la única finalidad de la mujer era encontrar un marido bueno, guapo y rico.[Aún lo es de algunas, hoy en día...jejeje]

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

12Malinche 25/07/2011 | 13:14

#11 Quería decir decimosegunda o décima segunda.



Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

11Malinche 25/07/2011 | 13:11

#5 Efectivamente. Tampoco se escribe "la 12 esposa", sino la duodécima [o décimo segunda o décima segunda].


Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

10Malinche 25/07/2011 | 12:49

Lo más gracioso de este artículo es cuando se refiere a Alberto de Mónaco como un "culto y humanista monarca europeo".

¿Sabe el articulista de quién está hablando?

De Alberto de Mónaco he leído muchas cosas, pero nunca nada que me hiciera pensar en él como "culto y humanista".


Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

9Malinche 25/07/2011 | 12:36

#2 La solución es tan sencilla como aprender a conjugar los verbos, algo que la víctima de la LOGSE que redactó la nota desconoce. La tercera persona en imperativo reflexivo del verbo "sacar" es "sacadme".



Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

8Orquesta 25/07/2011 | 10:44

La culpa de lo que le pasa a esta niña la tienen sus padres, por permitir que se case con semejante personaje

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

7taraza 25/07/2011 | 10:19

#2 perito de campo.
¿Te encuentras bien...? ¿Qué has desayunado...?

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

Las más, patrocinado por Aenor
Sociedad


ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios