CON SUS CUATRO HIJOS Y EN UN COCHE DE 1928

La vida nómada: una familia argentina lleva 11 años recorriendo el mundo

¿Quién no ha soñado alguna vez con dejarlo todo y aventurarse a recorrer el mundo? Candelaria Chovet  y Hermann Zapp, una pareja de argentinos, lo ha
Foto: La vida nómada: una familia argentina lleva 11 años recorriendo el mundo
La vida nómada: una familia argentina lleva 11 años recorriendo el mundo
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    ¿Quién no ha soñado alguna vez con dejarlo todo y aventurarse a recorrer el mundo? Candelaria Chovet  y Hermann Zapp, una pareja de argentinos, lo ha hecho. Llevan ya casi once años viajando, han convertido el desplazamiento en una forma de vida y en ruta han formado su familia. Sus cuatro hijos han nacido en algún punto del viaje que ya les ha llevado a recorrer todo el continente americano, Oceanía y parte de Asia.

    Si ya resulta difícil para una mente urbanita imaginarse una vida nómada, puede serlo aún más si descubre que esta familia se desplaza desde el primer momento en un coche de 1928, un viejo Graham-Paine que no alcanza los 60 kilómetros por hora y al que han bautizado como Macondo Cambalache.  A bordo de este vehículo, que a base de remodelaciones, añadidos y ampliaciones ya han convertido en su casa, han recorrido miles de kilómetros de selva, bosque, desierto y autopistas. Con él han salvado los múltiples obstáculos del camino: para navegar por el Amazonas, por ejemplo, los Zapp construyeron una enorme balsa con troncos en la que poder llevar a su coche. Y también, en barco, el Atlántico y el Pacífico, hasta el punto de que ha dejado de ser un mero coche antiguo para convertirse en el símbolo de un sueño.

    Es el sueño de una secretaria y un mecánico que un día decidieron perseguirlo. Fue en 2000, cuando Candela y Hermann decidieron venderlo todo para lanzarse a completar un camino mil veces recorrido en sus conversaciones. Su objetivo era subir desde Argentina, su punto de partida, hasta Alaska, a bordo del Macondo Cambalache a 60 kilómetros por hora. “En el año 2000 nos atrevimos a empezar a vivir los mejores años de nuestra vida, y todavía nos preguntamos cómo no lo hicimos antes”, cuenta Hermann Zapp a El Confidencial

    Aquel viaje lo emprendieron como turistas, dicen, y lo terminaron como viajeros. Y como padres. El primero de los cuatro retoños de los Zapp llegó al mundo en California y, a pesar de que la familia estaba lejos, no le faltaron regalos. Los Zapp llegaron a hacerse con más de diez carritos de bebé, cortesía de la gente de la zona que habían conocido en su viaje y que querían apoyar su aventura.

    “La gente no cambia por vivir en diferentes latitudes”

    “Cuando uno vive una vida nómada como la nuestra necesita del afecto de la gente, a nosotros nos ayuda a no extrañar tanto los nuestros”, asegura Hermann. “Tanto en Asia, como en Oceanía como en América, siempre hemos encontrado ese afecto. La gente no cambia por vivir en diferentes latitudes”.

    En efecto, aunque en un principio Hermann y Candela partían dispuestos a ‘vivir’ en el coche, lo cierto es que la mayoría de las noches de estos 11 años las han pasado como invitados en casas de gente que les acoge con todo el cariño del mundo. También han recibido otras ayudas, de todo tipo, desde mecánicos solidarios que echan una mano cuando el coche se estropea hasta adinerados empresarios que se prestan a pagar el caro peaje que supone cruzar el océano en barco.

    “La gente sigue siendo lo mejor y la mejor sorpresa de nuestro viaje. Es increíble, hoy en día ya somos seis en la familia y la gente nos recibe igual en sus casas y comparte con nosotros su mayor fortuna: su familia y su hogar”, explica Herman.

    Sobre su aventura por el continente americano, que iba a durar seis meses y se alargó hasta cuatro años, Candela y Herman escribieron un libro: Atrapa tu sueño, que acaba de lanzar en España la librería Altair y crearon una web desde la que narran sus lances. Gracias a la venta de ejemplares consiguen parte de la financiación de su viaje que, aseguran, no es mucho más caro que la vida en una casa normal ya que “en el coche no hay que pagar luz, ni gas, ni impuestos”.

    Después de su aventura americana, los Zapp, que ya habían pasado de ser turistas a ser viajeros y de ahí a convertir el movimiento en su estilo de vida, decidieron encarar su segundo gran proyecto, que bautizaron como “Asia. Otra huella”. Así, desde finales de 2008, la familia se ha dedicado a recorrer Oceanía y, más recientemente, Asia.

    Crecer y aprender en ruta

    En Sydney nació su último hijo, Wallaby, que ya tiene dos años. Él y sus hermanos, Pampa (8 años), Tehue (6) y Paloma (3) han crecido en ruta. Su colegio ha sido el mismo mundo y su educación la han recibido a través de internet y del empeño de su madre (que era maestra). “Que un niño crezca viendo el mundo en el mismo mundo, que aprenda idiomas en el lugar en el que los hablan, que sea recibido en la casa de un pescador, un campesino, un rico, un pobre, un Amish, un protestante, un judío, un musulmán, y si alguien les dice que se cuiden de ellos, que ellos puedan decir que estuvieron en su casa”. Ésa es la definición de la educación que los Zapp quieren para sus hijos.

    Es, simplemente, una enseñanza distinta de la habitual. Candela explica un ejemplo: “Cuando llegamos a Borneo nos encontramos con una manada enorme de elefantes a menos de 20 metros y nos quedamos viéndolos largo y tendido. Después les pedí a los niños que dibujaran a los animales y que describieran lo que habían visto, armando oraciones y párrafos con sentido, y explicando además en qué lugar del mundo había ocurrido, cómo era el paisaje, etc.” Además, continúa su madre, “me doy cuenta de que Pampa y Tehue (los mayores) gracias al viaje, están queriendo este mundo, la naturaleza, su gente. Quieren reciclar, se entristecen cuando vemos la desforestación de la selva o basura en las playas y no entienden la guerra, porque ellos, al ser recibidos en tantas casas, saben que la gente tanto de aquí como de allá es maravillosa”.

    Así, descubriendo mundos, gentes y culturas, van avanzando en su viaje. En el último año han recorrido Korea, Japon, Filipinas, Malasia, Brunei e Indonesia (esta semana escriben desde la isla de Java) y su próximo objetivo es ‘conquistar’ China, India y el Himalaya. Y, como explican, ese ‘conquistar’ no se limita a una simple visita, si no a vivir el lugar, y, sobre todo, sus gentes. “Una montaña después de mil montañas, es una montaña más. Una playa después de mil playas, es una playa más. Pero esa persona que conocemos, que nos acoge, que nos ayuda… es la razón por la que volveríamos a ese lugar”.

    Cuando se acabe Asia, quién sabe qué será de esta familia de trotamundos. Todavía les quedarán dos continentes por explorar, por vivir, África y Europa. Éste será, como dicen, el postre, porque es “más cómodo” para recorrerlo cuando estén “viejitos”. Su sueño sigue en marcha.

    -Vea el álbum de la familia trotamundos

    Sociedad
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    18 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ÚLTIMOS VÍDEOS

    El ídolo de barro (1949) de Mark Robson (El Despotricador Cinéfilo)
    Nuestro homenaje al Gran Pepe Cuenca: ¡Doctor en matemática aplicada!
    When your boyfriend catches you in bed with Obama - Fleabag: Episode 1 - BBC Three

    ºC

    ºC