Adolescentes sin límites

“Cuando asistes en comisaría a un chico que no llega a los 15 años y que le está diciendo al policía, 'Madero, me he tirado a
Foto: Adolescentes sin límites
Adolescentes sin límites
Fecha
Tags

    “Cuando asistes en comisaría a un chico que no llega a los 15 años y que le está diciendo al policía, 'Madero, me he tirado a más tías y más buenas que tú', te preguntas cómo se ha podido llegar a esto”. Ciertamente, lo que describe M.G., abogado del turno de menores, no es usual. Pero estas exhibiciones de arrogancia, antes impensables, ocurren hoy con creciente frecuencia. Lo que estaría demostrando, según los expertos, que los adolescentes están cambiando y no para bien.

     

    Según los datos publicados por el INE, en 2007 se inscribieron 13.631 menores condenados, de los cuales el 85,0% eran varones. De ellos, el 83,1% tenían nacionalidad española. En cuanto a la distribución por edad, el 33,2% alcanzaba los 16 años y el 28,2% tenía 15 años. El delito más habitual fue el robo, (28,9% del total) seguido de las lesiones (10,0%) y los hurtos (5,9%).

     

    Pero, al margen de que aumenten los delitos porque se contemplan como tales conductas antes ignoradas por el Código Penal, (el acoso escolar, por ejemplo) lo cierto es que los cambios no sólo se dejan sentir en las cifras. Por ello, afirman los expertos, deberíamos contemplar el problema desde una perspectiva amplia, ya que estamos fundamentalmente ante un síntoma social. Según argumenta Emilio Calatayud, un juez que se hizo popular por dictar sentencias en las que condenaba a aprender a leer y escribir a un menor que había robado material de construcción, o en las que obligaba a unos gamberros que se habían burlado de un minusválido a colaborar con una institución de asistencia a personas con discapacidad, no podemos esperar encontrar en los chicos más que un espejo de su tiempo: “Vivimos en un mundo violento, y los chavales no son otra cosa que un reflejo de la sociedad”.

     

    La primera causa de este incremento de la agresividad juvenil consiste, según la psicoterapeuta Teresa Pont, autora de Profiling, El acto criminal (Ed. UOC),  en que “no se ponen límites a los adolescentes. Se les intenta hacer las cosas lo más fáciles posible, no se les enseña autocontrol, apenas se les dice 'no'. Y eso ha ocasionado que los chicos se hayan acostumbrado a hacer lo que les da la gana; a vivir en la cultura del placer y no en la del esfuerzo. Con consecuencias muy perjudiciales…”. Coincide en el diagnóstico Emilio Calatayud, quien percibe una sociedad “acomplejada, a la que le da miedo poner normas y que se ha habituado a hablar de derechos pero no de obligaciones. Y eso ocurre en todos los ámbitos, desde la familia hasta la escuela”.

     

    Serían ese contexto educativo y esas actitudes, los que, en última instancia, llevaron a tres adolescentes catalanes a quemar viva a una mendiga (ex secretaria de dirección) en un cajero de Barcelona. O, por citar otro caso últimamente de actualidad, las que provocaron que Amanda Knox, una americana de 20 años y su novio, un italiano de 24, violaran y degollaran con ayuda de una tercera persona a Meredith Kercher, la estudiante inglesa con la que la primera compartía piso en Perugia. Los acusados en ambos procedimientos aseguraron que sus intenciones eran otras (gastar una broma a la mendiga, dar un escarmiento a la coinquilina), pero que todo se les fue de las manos. Probablemente, dicen los expertos, porque nadie les dijo antes que hay cosas que no se pueden hacer, ni siquiera de broma.

     

    Futuros delicuentes en todas las clases medias y altas

     

    Pero estos casos también nos indican que no sólo las clases menos favorecidas y las familias completamente desestructuradas, como antes era creencia común, son el entorno en el que crecen los futuros delincuentes. Más al contrario, donde se está notando hoy esa falta de autoridad es en las clases medias y altas, allí donde los padres son más proclives a darles a sus hijos todos los caprichos. “Tuve que defender hace poco a un adolescente denunciado porque pegaba a sus padres. Y se reía de mí diciéndome: 'Letrado, vaya mierda de móvil que llevas, mira el que tengo yo'. Esos padres a los que maltrataba le compraban todo lo que quería…”. Y lo más peculiar, asegura M.G., “es que no suelen ser malos chavales. Están desorientados, no tienen referencias claras, pero se les puede rehabilitar”.

     

    Esta clase de actitudes tienen que ver, asegura la psicoanalista Jorgelina Rodríguez O’Connor, con el lugar que ocupan los niños hoy en la familia: “Son niños muy queridos, que viven muy protegidos y a los que no se les quiere frustrar. Por eso muchos padres perciben los límites como algo negativo, sin reparar en que tienen un lado muy beneficioso. Aprender a pararse en un semáforo, por ejemplo, nos protege y protege a los demás; no es una limitación ni un atentado contra uno mismo, sino algo que nos ayuda y nos enriquece. Hay que empezar, pues, a pensar en las normas como algo que nos guía en lugar de verlo como algo que nos limita”. Lo que ocurre, afirma Rodríguez O’ Connor, es que en muchas ocasiones son los propios padres los que no se ponen límites: “Vivimos en una sociedad que te dice que debes disfrutar de todo sin renunciar a nada y muchos adultos se lo terminan creyendo”.

     

    Pero, por más que las causas se originen en la familia, las consecuencias alcanzan a toda la sociedad. Por ello, desde muy diferentes ámbitos, desde el educativo hasta el jurídico, se intenta dar respuesta a la pregunta acerca de qué hacer con una juventud que no ha aprendido a controlarse. Según el juez Emilio Calatayud, autor de Mis sentencias ejemplares (ed. La esfera de los libros), la primera piedra tiene que ser “la recuperación del sentido común. No debemos tener complejo de joven democracia. Tenemos que educar desde los valores, rescatando algunos que parecen haberse perdido, tanto en la familia como en la escuela, caso de la autoridad. Y los medios tienen que ayudar en esa tarea, porque, en especial la televisión, más que reflejar cómo es la juventud la están influyendo negativamente”.

     

    Para Teresa Pont, la capacidad de acción de la sociedad en lo que se refiere a la reeducación de los jóvenes delincuentes es amplia. Y pasa por tomar medidas encaminadas, más que a castigarles, a obligarles a reparar el daño causado. “Además de pagar por lo que han hecho, han de caer en la cuenta del dolor y el daño que han generado sus acciones”. Cree Pont que hemos pasado de una época en la que había excesiva mano dura a otra en la que somos demasiado blandos. “Y ninguno de ambos extremos es bueno. Los padres, por ejemplo, han de tomar medidas firmes, pero no imponiéndolas porque sí, lo que estimula la rabia, sino explicándolas y razonándolas”.

     

    Reincidentes

     

    Esta clase de acciones pueden resultar útiles, aseguran, en la mayoría de los casos. Pero hay otros, que suelen ser los que subrayan los medios de comunicación, que generan mayores dudas, ya sea por la especial violencia empleada en la comisión del delito, ya porque estamos hablando de una frecuente reincidencia. En esos casos, aseguran algunas voces alarmadas, sólo sirve la mano dura: ya no estaríamos hablando de reinsertar al delincuente, sino de proteger a la sociedad. Algo con lo que no está de acuerdo Rodríguez O’Connor. “Las causas se pueden revertir con tiempo, medios y dedicación. La repenalización no arregla nada.  Llevamos mucho tiempo trabajado con prácticas que no reinsertan a los chicos; se les enseña a cumplir una disciplina, pero no a pensar en el otro. Y de este modo se someten pero no aprenden. Y lo importante es educar para aprender”.

     

    El último escalón en esa tarea, y de importancia crucial, según Emilio Calatayud, es el de los medios de comunicación, “quienes deberían concienciarse de su función: ya está bien de transmitir la idea de que vivimos en la impunidad. Así, muchos adolescentes creen que, por ser menores de edad, pueden hacer cualquier cosa sin que les pase nada. Y luego se llevan la sorpresa…”.

    #32
    Compartir
    Esto lo arregla ZP con una subvención a los adolescentes para que se compren la play y descarguen su adrenalina matando bichos virtuales.
    Estos ECO-PIJI-PROGRES no saben ni na!
    Ampliar comentario
    #31
    Compartir
    En Barcelona dos chavales adolescentes han destripado a una cria de 14 años.
    ¿Cuantos años les puede caer por esto? 8 AÑOS en un correccional, no es ni prisión.
    EN ESPAÑA TE SALE GRATIS, GRATIS! MATAR A ALGUIEN.

    Ampliar comentario
    #30
    Compartir
    Como se ha llegado a esta situación? Si estos crios tendrian que ser, super estudiantes, super cariñosos, super pacificos.

    Una sociedad que los ha mimado y les sigue mimando en grado superlativo.

    ¿No será este el problema de todo?

    ¿Qué ilusión puede tener una persona de 15 años que desde su nacimiento la han llevado entre algodones?

    Seguro que ninguna, así es que a buscar se emociones, cuanto más fuertes mejor. Ahora muchos sicologos y sociologos se están dando cuenta que este no es el camino. Los experimentos con gaseosa amigos sicologos, sociologos y demás profesionales de la conducta humana.

    Ampliar comentario
    #29
    Compartir
    La educación es una de las varias patas en q los socialistos han tratado de gangrenar la sociedad para beneficio propio (en esto no culpo a ZP, que simplemente ha sido un fiel seguidor de lo que parió Felipín) Se necesitan una legión de borregos para que, junto con la coacción de los perros, los cerdos puedan seguir en el poder (lease &034;Rebelión en la Granja&034; de Orwell y se entenderá mi afirmación)

    Pero no vamos a quitar tampoco culpa a los padres modernos que fueron los que iniciaron por su lado el acoso y derribo de la autoridad escolar. Con su impudicia y su desvergüenza, se apropiaron de los colegios gracias a los malhadados AMPAs (asociaciones de madres y padres de alumnos) Padres de 30-40 años que ya fueron unos zotes en el colegio han sido los que han generado esa inflación de estulticia: primero por inculcar a sus hijos el buenrollismo, luego también inculcaron el &034;yo de albañil gano más q un señorito unversitario&034;, o quizás el &034;no te preocupes hijo q yo llamo a Fulanito y ya tendrás un buen puesto&034;, y sobre todo lo de convertir a los niños, via móvil, mp3, ropa de marca y demás chorradas, en individuos egocéntricos, malcriados y agresivos.
    Ampliar comentario
    #28
    Compartir
    Es muy triste ver cómo cuando no se marcan los límites en casa, cuando no se inculca el respeto al prójimo, cuando los niños llegan a la adolescencia son unos tiranos a los que no hay forma de meter en cintura. Algunos padres dan a sus hijos un poder y un dominio sobre sus progenitores que no les corresponde. El poder de amenazar con una rabieta cuando son pequeños, se convierte en el poder de intimidar y amenazar cuando son adolescentes.

    Hay veces en que un bofetón a tiempo evita muchos quebraderos después. Pero mucho antes del bofetón hay que saber parar en seco cualquier contestación fuera de tono por parte de los hijos. Esto evita que lleguemos siquiera al bofetón.

    Lo que está claro es que si las malas contestaciones y las faltas de respeto se dan a los 10 años, cuando llegan a los 15 resulta muy difícil para los padres controlar la situación.








    Ampliar comentario
    #27
    Compartir
    Esta demostrado que penas leves, no proporcionales con el delito cometido tienen efectos criminológicos (aumento de la criminalidad). A un niño y a un jóven no se les ha de tratar como adultos, pero en modo alguno se ha de banalizar sus conductas. Por una parte protegemos al niño delincuente, y por otra dejamos en la más absoluta desprotección a los niños.
    Ejemplo de esto último es que un adulto sí tiene relaciones con un niño o niña de 13 años(mediando el &034;consentimieno&034; de este último )no comete ningún delito. España es un paraíso para los pederastas y para la pornografía infantil.
    Ampliar comentario
    #26
    Compartir
    Fantástico el reportaje. Yo peco de esta dificultad que experimento a la hora de imponer normas por miedo a frustrar al chaval. Pero como siempre, el éxito está en el equilibrio. Y una vez más, volvemos a lo que dijo Ghandi en la ONU a colación de los Derechos Humanos: mi abuela siempre decía que no existían los derechos sin los deberes.
    Saludos
    Ampliar comentario
    #25
    Compartir
    no me extraña. yo tengo un vecino arriba que es un chusma, no trabaja, pero no por la crisis, si no porque es un gandul, fuma porros, delante del hijo, el hijo es un aprendiz de chusma, son animales, haciendo ruidos, todo el día con camarón, y no estamos en andalucía no, en fín, ustedes creen que ese angelito será el que invente la vacuna del sida?
    Ampliar comentario
    #24
    Compartir
    no me extraña. yo tengo un vecino arriba que es un chusma, no trabaja, pero no por la crisis, si no porque es un gandul, fuma porros, delante del hijo, el hijo es un aprendiz de chusma, son animales, haciendo ruidos, todo el día con camarón, y no estamos en andalucía no, en fín, ustedes creen que ese angelito será el que invente la vacuna del sida?
    Ampliar comentario
    #23
    Compartir
    no me extraña. yo tengo un vecino arriba que es un chusma, no trabaja, pero no por la crisis, si no porque es un gandul, fuma porros, delante del hijo, el hijo es un aprendiz de chusma, son animales, haciendo ruidos, todo el día con camarón, y no estamos en andalucía no, en fín, ustedes creen que ese angelito será el que invente la vacuna del sida?
    Ampliar comentario
    #22
    Compartir
    Un amigo mío profesor de FP decía que los alumnos más agradecidos que había tenido eran los del programa de garantía social. Simplemente porque la mayoría eran gente que venía de familias desesctructuradas y sabían que si no sacaban el título iban a ser unos marginados.

    Los niños tan protegiditos saben que si aprueban tendrán su moto y si no aprueban también así que, para que esforzarse.

    Muy bueno lo de los pedabobos. Después de cargarse la primaria y la secundaria ahora van a por la Universidad.
    Ampliar comentario
    #21
    Compartir
    Como siempre, sólo los mejores padres y sus hijos, optarán por aprovechar las cartas. No sé a qué viene hablar de crisis del sistema por el fracaso de muchos estudiantes. Se está pregonando lo que se critica. ¿Desde cuándo todos somos iguales? Tiene que existir fracaso porque la mayoría quiere vivir a costa de los demás y hacer lo mínimo. Así hemos soportado, con toda paz, sistemas políticos, dictaduras y repúblicas, monarquías y nacionalismos. No sé qué idealización es esta. Desde finales de los sesenta llevo oyendo la crisis del sistema educativo. Lo que está en crisis es el mito de que hay otra España o Mundo posible. Lo que apremia es crear una sociedad donde el que quiera, pueda. Todo lo demás no son más que patadas al viento. Y ya está bien. En los 70, nos íbamos de casa y éramos todos rojos. En los ochenta, todos queríamos ser Mario Conde, tiburones. En los 90 vivir en la vida virtual y no salir de ella. Ahora que somos crueles y no sé qué más. La moral de clase media, la que ahora vemos triunfar, esa que se mete en la vida de terceros a sus espaldas, la de aparentar lo que no se es, esa moral cruel y despiadada con todo lo que no sea placer. Pues, ajo y agua. A trabajar.
    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    17 subvencionados.-Dice usted: &034;Permítame decirle que gobernó 8 años y la LOGSE siguió campando a sus anchas&034;.

    El PP, en su segunda Legislatura, aprobó la Ley de Calidad de la Enseñanza, para que empezara en el curso 2004-2005.

    Lo primero que hizo ZP fue derogarla.

    Hoy han sido detenidos dos adolescentes en Barcelona por el asesinato de una chica menor de edad.
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    Estimado Sr. Prometeo.- Pensando en sus palabras, es posible que el tipo de ineptitud sea mas peligrosa cuando viene de las clases consideradas &034;mas elevadas&034;, ya que se suma la ineptitud a la creencia de estar en posesion de la verdad. Efecitvamente esto es demoledor. Creo estar de acuerdo con usted en esto.

    Estimado Sr. Subvencionado.- A eso me referia con que el PP no goberno...porque cuando lo intento se encontro con el agitprop de la izquierda. El PSOE lleva 19 años en el poder. El PP solo estuvo 8. En consecuencia, para poder decir que son todos iguales, habrian de tener las mismas oportunidades, ¿no? (bien sea oportunidades de hacerlo bien, o de hacerlo mal, quien sabe). Por ahora, con los hechos en la mano, insisto en mi conclusion de que no son iguales. De todas formas, estoy de acuerdo con usted en lo que expone acerca de los ciudadanos bien formados, los regalos a la banca, etc...
    Lo que pasa, es que de la misma forma que las &034;clases elevadas&034; manejan mas recursos, y de ahi su peligro, la &034;izquierda&034; manipula mas a la gente (son los maestros de la agitacion y propaganda &034;agitprop&034;)

    Un saludo a todos

    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    A Julipto:

    Pues no iban por ahí los tiros amigo: no hablaba de lucha de clases; Tampoco de Franco, del marxismo, del PP ni siquiera del Iluminado, Señor de nuestros designios. Ni hablaba de ideología ni pretendía caer en demagogia.

    El tema al que yo aludía es que dentro de cierta similitud en cuanto a la creación de auténticos ineptos en las zonas con más posibilidades o con menos -aquí sí nos ha igualado el sistema a todos, como la muerte-, la estupidez y el ser engreido o repelente son más acusados en las primeras, tanto en los padres como en los hijos. Y así me lo cuenta quien ha trabajado en ambas. No valoro, sino que transmito.

    Por otro lado no me verá defender la LOE o como quiera que se llamen los sucesivos pufos educativos habidos, como tampoco me verá defender el sistema educativo de la Comunidad de Madrid en lo que le toca. Si quiere lo debatimos y le explico el porqué.
    Ampliar comentario