El prestigioso abogado Rodrigo Uría muere de un repentino infarto en Croacia

El socio presidente del bufete Uría y Menéndez y presidente del Real Patronato del Museo del Prado, Rodrigo Uría Meruéndano, falleció este martes a los 66
Foto: El prestigioso abogado Rodrigo Uría muere de un repentino infarto en Croacia
El prestigioso abogado Rodrigo Uría muere de un repentino infarto en Croacia
Fecha

El socio presidente del bufete Uría y Menéndez y presidente del Real Patronato del Museo del Prado, Rodrigo Uría Meruéndano, falleció este martes a los 66 años de edad a causa de un infarto cuando se encontraba de vacaciones en un barco en Croacia, informaron a Efe fuentes de la pinacoteca. Uría estaba de vacaciones junto con otras siete personas en la isla adriática de Mljet. Sus restos mortales están siendo llevados a la ciudad de Dubrovnik, para luego ser trasladados a España

Rodrigo Uría Meruéndano fue nombrado en 2004 presidente del Patronato del Museo del Prado, del que era vicepresidente desde 1999 y al que estaba vinculado desde 1988. Abogado de gran prestigio y vinculado al mundo del arte desde hacía décadas, Uría asesoró al Gobierno, desde 1988 y durante más de seis años, en las negociaciones para la adquisición definitiva por España de la colección de pintura del barón Thyssen-Bornemisza y para la creación del museo del mismo nombre.

Desde entonces fue miembro del patronato del Museo Thyssen hasta mayo de 2005, en que dimitió debido al ingente trabajo que tenía en el Museo del Prado. También fue importante su participación, como abogado y en representación del Estado español, en las negociaciones para el regreso a España del cuadro de Goya La marquesa de Santa Cruz, en 1988.

En su etapa como vicepresidente y presidente del Patronato del Prado, el Museo ha acometido la mayor ampliación de sus casi dos siglos de historia, un proceso que en todo momento disfrutó del consenso parlamentario y uno de cuyos principales elementos es ya una realidad: el edificio diseñado por el arquitecto navarro Rafael Moneo, que está ya terminado y que se inaugurará a finales del próximo mes de octubre. Uría, hombre clave en la vida madrileña, mantenía buenas relaciones con políticos de todos los partidos.

Una vida dedicada a la abogacía

Nacido en Madrid el 12 de enero de 1941, Uría era licenciado en Derecho e hijo del también abogado Rodrigo Uría González, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales de 1990. En 1973 se incorporó al bufete familiar junto a Aurelio Menéndez y modificaron su estructura para convertirlo en una sociedad a la que se fueron sumando nuevos socios, en su mayoría profesionales procedentes del propio despacho.

En los últimos 30 años Uría fue socio director de la firma Uría y Menéndez, uno de los bufetes más importantes de España y del que actualmente era socio presidente. Especialista en Derecho societario y en fusiones y adquisiciones, en 1980 Uría representó al banco británico Barclays en su adquisición del Banco de Valladolid, la primera compra de un banco español por otro extranjero, y asesoró a los bancos Santander y Central Hispano durante su fusión, en 1999.

Fue también coordinador del equipo de abogados que representó a España en las reclamaciones exteriores derivadas de la marea negra del petrolero Prestige.

Uría fue miembro del Patronato del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) de 1984 a 1986. Era también vicepresidente de Diálogo, una asociación que promueve el acercamiento entre España y Francia en los ámbitos cultural, artístico, universitario, empresarial y deportivo; y miembro del Patronato de la Fundación Xavier Zubiri. Pertenecía a los colegios de abogados de Madrid y Barcelona y es autor de numerosas publicaciones de carácter jurídico.

Al margen de su actividad como abogado, Rodrigo Uría era presidente de Saint-Gobain Cristalería y consejero de Barclays Bank. Durante su vida recibió los títulos de Caballero de la Legión de Honor francesa y la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort. En 2003 se le concedió el premio Lifetime Achievement Award de la editorial Chambers & Partners por su aportación al mundo del Derecho.

#9
Compartir
Mi más sincero pésame para la familia por esta muerte tan repentina.
Ampliar comentario
#8
Compartir
Manoto, no te entiendo. ¿Qué sintaxis utilizas?
Ampliar comentario
#7
Compartir
Steward,a pesar de tu apellido,yankee o ingles,tu de competitivida y compentencia,ni te ha enterado.Creias que en España,atan a los perros con longaniza,pues te has equivocado.chaval.Paz y profundo dolor por la muerte de Don Rodrigo Uria,un señor de la abogacia y de la ayuada a España en el asunto de museo Thyssen
Ampliar comentario
#6
Compartir
Ya lo decía Manrique: &034;(...) y llegados, son iguales los que viven por sus manos y los ricos&034;. ¿Acaso merece la pena pasarse la vida devorando abogados para acabar, como todo mortal, devorado por la muerte?
Ampliar comentario
#5
Compartir
Lo siento de verás, pero no por ello debe dejar de decirse que Rodrigo Uría hijo tenía sus sombras, sobre todo atinentes a la falta de respeto hacia los abogados, jovenes y no tan jovenes, a los que animaba a comerse unos a otros no se sabe bien para qué. Y consiguió ser un modelo para los demás socios de los Despachos españoles, que ahora tienen la creencia cierta de ser tipos importantes (gracias, sobre todo a la prensa que llaman salmón). Y ninguno es Kelsen.
Ampliar comentario
#4
Compartir
Así es la vida, lo lamento y me uno a su familia en su pena.
En un mundo lleno de &034;mediocres&034; nos quedamos sin los mas prestigiosos.Sin duda su valía profesional y humana va a dejar un vacio entre los suyos.
Ampliar comentario
#3
Compartir
Todo un Señor y Caballero,tanto en la abogacia como en su comportamiento personal y profesional.Descanse en paz Don Rodrigo y ojala su bienhacer tenga continuidad entre los suyos a los cuales les envio mis realmente sentidas condolencias
Ampliar comentario
#2
Compartir
Sólo me queda rezar por él. Siendo un declarado no creyente, espero que Dios le haya dado una última oportunidad. Un abrazo a su familia y a todos los abogados de UM.
Ampliar comentario
#1
Compartir
Mi mas sentido pesame para la familia.

Una terrible perdida, ha desaparecido un SEÑOR de los pies a la cabeza.

Ampliar comentario