300.000 venezolanos están censados en españa

La consulta contra Maduro también se vota en España: "Es un acto de rebeldía cívica"

La oposición venezolana ha convocado un plebiscito para medir el rechazo a la realización de una Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio

Foto: La gente hace cola para poder votar en el plebiscito contra Nicolas Maduro. (Reuters)
La gente hace cola para poder votar en el plebiscito contra Nicolas Maduro. (Reuters)

6:30 de la mañana. Cientos de voluntarios comienzan a discurrir por la Plaza de Colón y la Puerta del Sol para organizar en Madrid la convocatoria que se ha convertido en el mayor desafío al Gobierno de Nicolás Maduro tras más de cien días de protestas en Venezuela. Este domingo, alrededor de 300.000 venezolanos censados en España están llamados por la Asamblea Nacional del país a votar en una consulta popular simbólica que no está avalada por el régimen chavista y que busca convertirse en la mayor muestra de rechazo a Maduro y a la Constituyente, convocada para el día 30 de julio.

El plebiscito mide en 505 centros de votación en el exterior y en 2.000 puntos de Venezuela el apoyo o rechazo al proceso constituyente planteado por el presidente Nicolás Maduro y con el que esperan ponerle contra las cuerdas. En España, el proceso arrancaba a las ocho de la mañana y en la capital 40 mesas electorales ya atendían a la multitud de votantes que deben marcar "Sí" o "No" a tres preguntas escritas en una pequeña papeleta electoral,

Alicia Hernández. CaracasAlicia Hernández. Caracas

Primero se les cuestiona si rechazan o desconocen la realización de una Asamblea Constituyente por Maduro "sin estar aprobada por el pueblo". En segundo lugar, se les pregunta si "demanda a la Fuerza Armada y todos los funcionarios públicos obedecer y defender la Constitución de 1999 y respalda a la Asamblea Nacional". Y por último se les interroga para saber si aprueban que se proceda a la renovación de los poderes públicos "de acuerdo a lo establecido en la Constitución y a la realización de elecciones libres y transparentes, así como la conformación de un Gobierno de unidad nacional para restituir el orden constitucional".

A lo largo del día, los dos puntos para votar de la capital se han convertido en un río de venezolanos que ataviados con gorras y banderas del país, además de alguna que otra camiseta de la Vinotinto, pretenden evitar la perpetuación en el poder de Nicolás Maduro. Organizados por más de 500 voluntarios, esperaban en largas colas para poder votar con su cédula en mano.

"Que se haya podido realizar la consulta aquí en Madrid es fruto de la voluntad de la comunidad venezolana residente que quiere que se rescate la democracia" explica Álex Ojeda, coordinador electoral en esta consulta. Cajas de cartón hacen de urnas improvisadas en este plebiscito "fruto de la gente anónima que ha querido colaborar en esta jornada histórica", añade Ojeda, en lo que varias personas comienzan a gritar su nombre para pedirle que se persone en el primer conteo de votos.

"Acto de desobediencia civil"

Alrededor de 10.000 personas habían participado a las tres de la tarde en este proceso consultivo en Madrid. Entre ellos lo ha hecho Mitzy Capriles de Ledezma, esposa del exalcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, quien cumple ya más de dos años perseguido por el Gobierno de Venezuela.

La mujer del preso político ha hecho hincapié en que esta consulta popular es "un acto de desobendiencia civil que nos permitirá, desde mañana, refrendar ante el mundo entero que los venezolanos no queremos más dictadura. Ledezma ha querido también mostrar su agradecimiento al pueblo español por "tener su mano tendida" y ha dicho que ahora hace falta que "nos la aprieten para recuperar la democracia".

Las palabras las pronunciaba poco después de introducir su papeleta en las urnas con las que los voluntarios han preparado esta consulta en menos de dos semanas y que no ha contado con el apoyo del Consejo Nacional Electoral de Venezuela.

"Sabremos cuánta gente no respalda a Maduro"

Mónica Martines lleva más de diez años viviendo en España y, tras haber votado, muestra orgullosa su dedo manchado de tinta -símbolo inequívoco de haber participado en un proceso electoral en Venezuela- y que es la prueba fehaciente de que ha votado en la consulta popular de este domingo.

Acompañada de su marido -español- explica que a "nivel internacional esta consulta sirve para mostrar la cifra de venezolanos que no respaldamos a Nicolás Maduro". Pero no sólo para eso, sino que también sirve para contrastar la pesadumbre que se vive en el país con los ánimos y las ganas de participar en un proceso democrático "que se nos ha negado" a los venezolanos y a las cientos de personas que se encuentran este jueves bajo el brillante sol de julio en la capital.

"Es un acto de rebeldía cívica"

"Vine a estudiar dirección de cine y este país engancha mucho", bromea el ganador de un Goya por "Azul y no tan rosa" afincado en Madrid Miguel Ferrari. Además de él, otros tantos artistas venezolados que residen en la capital como Carlos Baute o Boris Izaguirre se han dado cita este domingo para mostrar su rechazo al Gobierno venezolano.

"No es sólo un acto de rebeldía cívica. Es una jornada histórica, en la que todos los demócratas tenemos el deber de participar por nuestra venezuela y recuperar nuestras instituciones", explica Ferrari sobre este proceso que no está avalado por el Gobierno de Maduro. Pero, "no hace falta que el Gobierno lo apruebe, somos el pueblo, que basándonos en nuestra Constitución estamos aquí para decirles que no a nuestros gobernantes", remarca el director de cine.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios