'comprehensive economic and trade agreement'

¿Qué es el CETA? En qué consiste el tratado de libre comercio de Canadá, en 5 claves

El debate interno generado en el PSOE sobre su rechazo ha rescatado la polémica que rodea a un acuerdo que busca disparar las economías de Canadá y la UE, pero con algunos puntos controvertidos

Foto: El primer ministro canadiense Justin Trudeau, visto desde detrás de un poster anti-CETA en el Parlamento Europeo, en febrero de 2017. (Reuters)
El primer ministro canadiense Justin Trudeau, visto desde detrás de un poster anti-CETA en el Parlamento Europeo, en febrero de 2017. (Reuters)
Su nombre acapara titulares y los informativos hablan del tema pero, ¿qué es el CETA? A rasgos generales, el Comprehensive Economic and Trade Agreement es el pacto que rebajaría o eliminaría las tasas aduaneras entre Canadá y la Unión Europea, pero conviene responder a las preguntas clave para entender en profundidad en qué consiste.

¿Qué significa CETA?

Son las siglas en inglés de Comprehensive Economic and Trade Agreement (Acuerdo Extensivo Económico y de Comercio), por lo que, al contrario de lo que muchos piensan, la “C” no hace referencia a Canadá. Como su nombre indica, a pesar de lo “Extensivo”, se limita a áreas mayoritariamente comerciales, pero no entra en sectores donde lo público es fuerte tanto en Canadá como en la mayor parte de la UE, como la sanidad, la educación o los servicios sociales.

¿En qué consiste?

Básicamente supone la reducción o eliminación de las tasas aduaneras entre Canadá y la Unión Europea y la unificación de estándares reguladores. También amplía las cuotas para productos europeos en Canadá, al tiempo que le da a este país acceso a un mercado de 545 millones de consumidores. En otros ámbitos, equipara, por ejemplo, las titulaciones universitarias.

Sus partidarios afirman que incrementará el comercio bilateral en un 20% y proporcionará a la economía europea unos 12.000 millones de euros anuales y 8.000 a la canadiense. Los detractores, por su parte, temen que debilite los derechos de los consumidores, más protegidos por la legislación actual de la UE que en Canadá.

¿Hay algunas restricciones?

El tratado no permite la importación de alimentos modificados genéticamente, utilizados ampliamente en Canadá pero no en la UE. También refuerza la protección de las patentes farmacéuticas.

¿Es ya una realidad?

El Parlamento Europeo lo aprobó el pasado 17 de enero tras vencer la resistencia de la región belga de Valonia, cuyo parlamento se negaba a aprobarla, ejerciendo un veto efectivo sobre todo el tratado. Está en marcha al 95%, pero para que se ponga en marcha en su totalidad lo tienen que ratificar los 28 estados miembros de la UE. Y ahí es donde, como en el caso de España, se están dando problemas.

¿Por qué es tan polémico?

Primero, porque su negociación ha coincidido en el tiempo con el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), considerado por sus detractores como una pérdida de soberanía europea frente a Estados Unidos. En ambos casos, las negociaciones se han llevado a cabo con enorme secretismo, lo que ha alimentado las sospechas.

Pero además, ambos tratados incluyen una medida enormemente controvertida: el uso de tribunales de arbitraje privados para dirimir las posibles controversias entre estados y empresas privadas. Los críticos tanto del CETA como del TTIP creen que de este modo las compañías casi siempre llevarán las de ganar, lo que supondrá una pérdida de derechos para los ciudadanos de a pie.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios