contra el estado islámico

EEUU lanza por primera vez su bomba no nuclear más potente en Afganistán

Se trata de la bomba GBU-43 Massive Ordnance Air Blast (MOAB) y se ha utilizado contra un complejo de túneles del Estado Islámico. Se han destruido tres y 36 combatientes de ISIS han muerto

Foto: La GBU-43 B, también conocida como 'la madre de todas las bombas' no nucleares, durante una prueba en la base aérea de Elgin (Florida), en 2003. (Reuters)
La GBU-43 B, también conocida como 'la madre de todas las bombas' no nucleares, durante una prueba en la base aérea de Elgin (Florida), en 2003. (Reuters)

Estados Unidos ha lanzado la mayor bomba no nuclear de su arsenal. El Ejército estadounidense ha atacado al Estado Islámico en Afganistán con "la madre de todas las bombas", una GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), el arma no nuclear más poderosa del arsenal de Washington, según ha informado el Pentágono. Donald Trump aseguró que dio "total autorización" a las Fuerzas Armadas para que fuera utilizada, y añadió que no sabe si manda o no un mensaje a Corea del Norte, que es "un problema y nos ocuperamos de él".

La bomba ha sido lanzada por un avión MC-130 del Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea, según fuentes militares implicadas en la operación citadas por la CNN. El objetivo han sido combatientes y túneles del Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, en el distrito de Achin, en el este afgano y cerca de la frontera con Pakistán, una remota región en donde el ISIS se ha asentado para ampliar su presencia en la que considera la provincia de Jorasán (parte de su autoproclamado 'Califato'). Según las autoridades afganas, que aseguran que no hay víctimas entre la población civil, al menos 36 combatientes del grupo terrorista han muerto y se han destruido tres túneles, armamento y munición.

Es la primera vez en la historia que EEUU utiliza la MOAB, un gigantesco proyectil de unas 10 toneladas de peso diseñado durante la guerra de Irak para destruir complejos de cuevas y túneles subterráneos, el principal refugio de los grupos insurgentes en Afganistán. "El bombardeo estaba diseñado para minimizar el riesgo para las fuerzas afganas y estadounidenses que desarrollan operaciones sobre el terreno en esa zona, al tiempo que se maximiza la destrucción de combatientes e instalaciones del ISIS-Jorasán", explicó el Pentágono en un comunicado.

Ángel MartínezÁngel Martínez

El Pentágono ha asegurado que "se tomaron las precauciones para evitar víctimas civiles", pese a que el proyectil, que es guiado al objetivo solo durante la caída, no es considerado una bomba de precisión. El Gobierno afgano ha confirmado el lanzamiento y asegura que no hay civiles entre los muertos. "Un avión MC-130 ha arrojado una bomba GBU-43, cargada con 11 toneladas de TNT, contra un sistema de cuevas empleado por el Estado Islámico en la localidad de Achin", ha explicado el portavoz del Ejecutivo, Sediq Sediqqi. El lanzamiento fue revelado pocas horas después de tener lugar a las 19:32 hora local (15:02 GMT), una premura poco habitual en operaciones de este tipo.

Washington asegura que la operación "llevaba meses en preparación", aunque el presidente Donald Trump, que este viernes ordenó un bombardeo contra una base aérea siria en respuesta a un supuesto ataque químico del régimen de Bashar al Asad, fue investido a finales de enero. "Esta es la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el ritmo de la ofensiva contra el ISIS-Jorasán", explicó el general John W. Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, quien recordó que los yihadistas han estado trabajando en defensas subterráneas y búnkeres.

EEUU ha llevado a cabo operaciones antiterroristas en esa zona; en una de las últimas, el 8 de abril, Mark R. De Alencar, sargento en una unidad de las fuerzas especiales de la Fuerza Aérea, murió en combate contra los yihadistas.

Trump gesticula al llegar al Palm Beach International Airport en Florida. (Reuters)
Trump gesticula al llegar al Palm Beach International Airport en Florida. (Reuters)

El lanzamiento de la "madre de todas las bombas", que mata con la presión de aire que genera, indica para algunos analistas que la zona está ampliamente ocupada por "operativos e instalaciones" del ISIS. El grupo yihadista reivindicó este miércoles un atentado suicida contra el Palacio Presidencial de Kabul que dejó cinco muertos civiles, según fuentes oficiales afganas.

Tras la pérdida de territorio e influencia y ante las inminentes derrotas en Mosul (Irak) y Raqqa (Siria), últimos bastiones urbanos del autoproclamado 'Califato', el ISIS ha intentado reorientarse hacia la conflictiva región de 'Af-Pak' y el Sudeste Asiático. Sin embargo, el Estado Islámico no es el grupo yihadista más poderoso de Afganistán: los talibanes mantienen la hegemonía y han ofrecido resistencia al ISIS, pese a haber sido 'invitados' a unirse al 'Califato'.

Una imagen de la bomba y un mapa de dónde ha sido lanzada.
Una imagen de la bomba y un mapa de dónde ha sido lanzada.

El líder del ISIS, Abu Bakr Al Baghdadi, era consciente del potencial de esta región, en especial Afganistán, emplazado en el 'corazón' de Asia, desde que proclamó el 'Califato Islámico' en junio de 2014. Ya entonces mencionó el objetivo de establecer la “wilayat [provincia] Khorasan”, que comprende Pakistán, Afganistán, India y Bangladesh. Uzbekistán y Tayikistán pertenecieron al imperio musulmán, por lo que implícitamente están comprendidas en la provincia del Jorasán.

La estructura de la rama del ISIS en el 'Khorasan' se gestó en la conflictiva provincia paquistaní de Peshawar, donde el Estado Islámico obtuvo el respaldo de grupos insurgentes y talibanes de las áreas tribales (FATA). Desde allí, los yihadistas avanzaron hacia la provincia afgana de Nangarhar, al este de Kabul.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios