"la coalición lleva 1.180 víctimas en dos meses"

¿Mata Estados Unidos más civiles que Rusia en la guerra de Siria?

El número de muertes civiles en Siria e Irak por ataques de la Coalición que lidera EEUU se ha disparado. Consultados por El Confidencial, sus mandos no niegan estas víctimas

Foto: Milicianos inspeccionan los daños en una mezquita de al-Jina, en la provincia de Alepo, tras un bombardeo de la coalición, el 17 de marzo de 2017. (Reuters)
Milicianos inspeccionan los daños en una mezquita de al-Jina, en la provincia de Alepo, tras un bombardeo de la coalición, el 17 de marzo de 2017. (Reuters)

Jalif Alitwa, Qitan Almash, la familia Kitan… son algunos nombres de los civiles que murieron en la escuela al Badia, en Mansura, al oeste de la ciudad siria de Raqqa, en la madrugada del martes 21 de marzo. Fue pasada la medianoche cuando un bombardeo de la Coalición Internacional liderada por EEUU destruyó el complejo de tres plantas donde se refugiaban unas 50 familias desplazadas de Raqqa, 'capital' del Estado Islámico en Siria.

Horas más tarde, los observadores locales de organizaciones como “Raqqa está siendo masacrada silenciosamente”, “el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos” o “Mansura, a los ojos de su gente”, publicaron las fotos y vídeos del edificio destrozado así como la cifra de muertos (desde 33 hasta más de 200). En las imágenes se puede ver la explanada arrasada e incluso los restos del bloque a punto de desplomarse.

Ese mismo día, el comunicado del CJTF-OIR (Operación Solución Inherente de la Coalición) asume 18 acciones (cada acción incluye más de un bombardeo) “alrededor de Raqqa”: contra tres edificios del ISIS, una sede central, unidades tácticas, centros de control, camiones-tanque y rutas de abastecimiento. No hay ni una sola mención a las presuntas bajas de civiles, el texto defiende que los ataques se han lanzado contra “objetivos terroristas”.

Sin embargo, tras las denuncias en los medios de comunicación en los últimos días, la Coalición ha anunciado la apertura de una investigación sobre varios incidentes. El 16 de marzo, cerca de 40 personas murieron mientras rezaban en la mezquita de al Jinah, al este de Alepo. Y el día 17, tuvo lugar el suceso más catastrófico de la operación internacional contra Daesh, en el que al menos 200 civiles no sobrevivieron a una incursión aérea sobre el barrio al Jadida de Mosul.

La Coalición supera a Rusia en muertes de civiles

En los últimos tres meses, el número de muertes civiles por ataques de la Coalición Internacional en Siria e Irak se ha disparado. “Estamos desbordados por el número de denuncias que recibimos”, revela a El Confidencial el periodista de investigación Chris Woods de Airwars (Guerras Aéreas), un observador que documenta los daños colaterales de la operación contra Daesh. El equipo se sirve de investigadores en lengua árabe que rastrean ONGs y medios locales así como las redes sociales donde los parientes denuncian las pérdidas.

En el gráfico (el segundo en esta página) se puede observar un pico de registros en julio de 2016, durante la operación militar para liberar Manbij, en la que el ejército estadounidense (responsable de hasta el 95% de bombardeos de la Coalición en Siria) reconoció 24 víctimas civiles. La tendencia en aumento se observa desde los últimos meses de gobierno de Obama, “pero en sólo tres semanas de marzo, el número de presuntas muertes civiles es el más alto de los 32 meses que ha durado esta guerra (aérea)”, concluye Woods.

En enero y febrero hemos contado 303 muertes civiles provocadas por Rusia en Siria. La Coalición lleva un mínimo de 1180

Las batallas contra Daesh en sus 'capitales', Mosul (Irak) y Raqqa (Siria), han intensificado la ofensiva aérea de los aliados contra el grupo terrorista. “Ahora, las víctimas de la Coalición están superando a las de Rusia”, afirma Woods. “En los primeros dos meses de este año, hemos contado un mínimo de 303 muertes civiles provocadas por las acciones de Rusia en Siria. La Coalición lleva un mínimo de 1180”. En la página web, el recuento total suma 2715 civiles que han perdido la vida desde el inicio de la operación internacional contra ISIS en septiembre de 2014.

Las brutales acciones del ejército ruso en Siria, que entró en la guerra en septiembre de 2015 para garantizar la permanencia de al Assad en el poder, han causado la muerte de unos 4.100 civiles (según Airwars). Pero la intervención de Moscú ha disminuido su intensidad este año tras la reciente captura de la ciudad de Alepo. Las acciones de la Coalición, en cambio, se han agravado y “el número de muertes ha aumentado casi un 50% en enero”, mantiene el informe. En 2017 (como muestra el 4º gráfico), es la alianza global contra Daesh la principal responsable de las masacres de civiles.

Estados Unidos no niega estas muertes, de hecho es el único país que ha reconocido hasta 202 casos desafortunados. En un comunicado remitido a El Confidencial, el mando de operaciones afirma que “el objetivo siempre ha sido un número 0 de muertes, pero la Coalición no abandonará su compromiso de acabar con las brutales tácticas de ISIS para aterrorizar a los civiles, como el uso de escudos humanos, o el combate desde lugares protegidos como escuelas, hospitales o lugares de culto”. “Hemos visto que combatientes de ISIS expulsan a familias de sus casas y preparan ahí posiciones defensivas”, sigue la nota, al sugerir que la táctica yihadista puede dar lugar a confusiones.

Nueva política de Trump

“En cuanto a los terroristas, también debemos ir a por sus familias”, respondió Donald Trump en el canal estadounidense Fox News cuando se le cuestionó sobre la campaña militar contra Daesh y el uso de residentes como escudos humanos. “Estamos combatiendo una guerra demasiado políticamente correcta…”, concluyó el entonces candidato presidencial sobre la estrategia contraterrorista de la anterior Administración.

“El objetivo siempre ha sido 0 muertes civiles, pero la Coalición no abandonará su compromiso de acabar con las brutales tácticas de ISIS" “Lo que está ocurriendo (alrededor) de Raqqa sugiere que ha habido un cambio en el ejército norteamericano”, mantiene Woods, “lo que estamos observando es que ahora la Coalición tiene mucho menos cuidado a la hora de reducir los daños a civiles”. Así pues, las elevadas cifras del mes de marzo atienden “a la fase en la que está la guerra contra ISIS”, dice Woods, pero también a la nueva política más agresiva de Donald Trump contra ISIS, al Qaeda y otros grupos yihadistas.

Este mismo mes, el periódico norteamericano The New York Times reveló los planes de la Casa Blanca para dar más autoridad al Pentágono para realizar ataques aéreos contra terroristas y acelerar la lucha contra Daesh. Al contrario que Obama, Trump pretende ofrecer mayor libertad al secretario de Defensa, el general Jim Mattis, para lanzar misiones rápidas con drones, cazas o fuerzas de operaciones especiales. De esta manera, la toma de decisiones sería más independiente aunque el número de bombardeos, más elevado.

En respuesta, Washington se ha comprometido a ofrecer una investigación sobre el número de hombres, mujeres y niños que han muerto en algunas de estas batidas. Pero la ausencia de observadores internacionales y ONGs sobre el terreno disminuye la presión sobre las partes beligerantes. Sin duda, la prisa internacional por precipitar el final Daesh aumentará el número de daños sobre los civiles. Y estos, como consecuencia, nutrirán el reclutamiento yihadista. El simple hecho de que la población ya identifique a Estados Unidos con Rusia y al Assad es uno de los mayores fracasos de la lucha antiterrorista.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios