24 horas después del informe de inteligencia

Trump reitera que mejorará las relaciones con Putin a pesar de los ciberataques

24 horas después de que las agencias de inteligencia detallasen el papel de Rusia en los ciberataques durante las elecciones, Trump reitera que emprenderá un acercamiento a Moscú

Foto: El presidente electo saluda a la prensa en Palm Beach, Florida, tras sus vacaciones, el 1 de enero de 2017 (Reuters).
El presidente electo saluda a la prensa en Palm Beach, Florida, tras sus vacaciones, el 1 de enero de 2017 (Reuters).

Menos de 24 horas después de que las agencias de inteligencia de Estados Unidos culpasen a Vladimir Putin de ordenar ciberataques para influir en las elecciones presidenciales, Donald Trump reafirma que pretende mantener una buena relación -quizás incluso forjar una alianza- con el Kremlin. El presidente electo aseveró este sábado que EEUU se beneficiará de un acercamiento a Rusia y que los dos países podrían colaborar "juntos para resolver algunos de los grandes y urgentes problemas" del mundo. "Cuando sea presidente, Rusia nos respetará mucho más que ahora", agregó el magnate en una cadena de tweets, en la que también insultó -los tachó de "estúpidos"- a quienes critican sus intenciones.

Horas antes, el todavía presidente de EEUU, Barack Obama, había advertido a Trump sobre el peligro de desautorizar a los servicios de inteligencia tras la difusión de informes oficiales que detallan el papel de Rusia en los ciberataques que sufrieron instituciones estadounidenses y que concluyen que el propio Putin ordenó dichos ataques porque tenía "una clara preferencia" por Trump. "Tenemos que recordarnos a nosotros mismos que estamos en el mismo equipo. Vladimir Putin no está en él", declaró Obama durante una entrevista en la cadena ABC. "Creo que lo que sí es verdad es que los rusos trataron de entrometerse y se han entrometido", añadió.

Recientemente, Obama ordenó la expulsión de 35 presuntos diplomáticos rusos (agentes de Inteligencia, según Washington) por su supuesta implicación en los ataques cibernéticos. La intención del presidente era torpedear la potencial mejora de las relaciones con Rusia que persigue Trump. Putin, sin embargo, respondió con un 'regalo envenenado': decidió no expulsar a diplomáticos estadounidenses para demostrar su intención de mejorar las relaciones con la próxima Administración de Washington.

Trump insiste en sus intenciones hacia Rusia después de que las agencias de Inteligencia de EEUU desvelasen este viernes un informe en el que acusan a Putin de "ordenar una campaña para influir en las elecciones" con el objetivo de "socavar la fe pública del proceso democrático de Estados Unidos, denigrar a la secretaria Clinton, dañar su posibilidad de ser elegida y su potencial Presidencia". El FBI, la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) afirman en el documento que "Putin y el Gobierno ruso desarrollaron una clara preferencia por el presidente electo Trump".

Trump no solo ha reiterado su escepticismo sobre la responsabilidad de Putin y el Kremlin en el hackeo. El presidente electo también ha puesto en duda repetidamente la labor de los servicios de Inteligencia, afirmando incluso que sus conclusiones sobre los ciberataques respondían a motivaciones políticas. Sin embargo, este sábado matizó su postura tras reunirse un día antes con la cúpula de los servicios de Inteligencia de la Administración Obama. Reconoció por primera vez que se produjeron ciberataques durante la campaña, aunque evitó culpar a Moscú y negó que estos ataques hayan influido en el resultado final de las presidenciales. "No hay evidencias", publicó este sábado en Twitter, "(los servicios de inteligencia) afirmaron contundentemente que en absoluto había evidencias de que el 'ciberpirateo' haya afectado los resultados de las elecciones".

'Trump parece no entender la inmensidad' del hackeo ruso, denuncia la senadora Jeanne Shaheen, la primera en solicitar en septiembre una sesión en el Congreso sobre la injerencia rusa en la campaña electoralLas agencias de inteligencia defienden que "Putin y el Gobierno de Rusia aspiraban a ayudar en las elecciones al presidente electo Trump siempre que fuese posible, desacreditando a la secretaria Clinton y comparándola públicamente con él de manera desfavorable". El informe confirma lo que la CIA y la NSA ya anunciaron en octubre, cuando divulgaron sus primeras conclusiones. Trump, sin embargo, se limitó a reconocer este sábado que Rusia y China, así como otros países o grupos, están tratando "constantemente" de violar la seguridad de los sistemas cibernéticos de EEUU. Para el presidente electo, el Comité Nacional Demócrata fue hackeado porque su sistema estaba "pobremente defendido" frente a estas acciones ilegales. También minimizó la importancia de los ataques al asegurar que si se está hablando del asunto es porque "la pérdida (electoral) de los demócratas fue tan grande que están totalmente avergonzados".

Responsables de Anonymous declararon el pasado año a los diario 'The New York Times' y 'Washington Post' que Rusia hackeó el Comité Nacional Republicano, al igual que el Demócrata, pero que el Kremlin decidió no difundir ningún documento obtenido de los correos electrónicos robados al partido.

Sus declaraciones han alarmado a senadores demócratas y expertos en seguridad estadounidenses. "Trump parece no entender la inmensidad" del hackeo ruso, denunció la senadora Jeanne Shaheen, la primera en solicitar en septiembre una sesión en el Congreso sobre la injerencia rusa en la campaña electoral, en una entrevista con Vox. Asimismo, expertos en seguridad nacional sostienen que Trump "destripará" los equipos de inteligencia cuando sea investido presidente con la intención de congelar la investigación sobre la injerencia rusa en el proceso electoral.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios