PARA INVERTIR 700 millones EN EEUU

Ford cancela su inversión de 1.600 millones en México tras las amenazas de Trump

Ford cancela su proyecto en México y designará 700 millones a su planta en Míchigan. Trump ha amenazado con impuestos adicionales para las compañías que inviertan en el extranjero

Foto: El presidente de Ford, Mark Fields, durante una rueda de prensa en la planta de Flat Rock, Míchigan, el 3 de enero de 2017. (Reuters)
El presidente de Ford, Mark Fields, durante una rueda de prensa en la planta de Flat Rock, Míchigan, el 3 de enero de 2017. (Reuters)

Ford se sube al tren de Donald Trump. El presidente electo ha amenazado con impuestos adicionales a las empresas que inviertan en el extranjero y sus advertencias no caen en saco roto. Ford Motor Co canceló este martes una inversión de 1.600 millones de dólares en la localidad mexicana de San Luis de Potosí, donde planeaba construir una nueva planta de montaje de vehículos y producir la nueva generación del Ford Focus. En cambio, la compañía invertirá 700 millones en su fábrica de Flat Rock (Míchigan), que permitirán la producción de vehículos autónomos y eléctricos y crearán 700 puestos de trabajo directos.

La cancelación de dicha inversión "no es una concesión" al presidente electo de EEUU, según aseguró el presidente de la compañía, Mark Fields, en una entrevista con la cadena CNN. Ford indicó en un comunicado que producirá la nueva generación del modelo Focus en la planta de montaje de la ciudad mexicana de Hermosillo. "No hemos llegado a un acuerdo con Trump. Lo hemos hecho por nuestro negocio", aseguró Fields. No obstante, durante un evento en la planta de Flat Rock, Fields afirmó este martes que las políticas que "buscan el presidente electo y el nuevo Congreso" han jugado un papel clave en la decisión. "Creemos que estas reformas impositivas y legislativas son necesarias para impulsar la competitividad de EEUU", añadió el presidente de Ford.

Ford cancela su inversión de 1.600 millones en México tras las amenazas de Trump

Trump perfiló a principios de diciembre algunas líneas de su programa económico para las empresas norteamericanas: una combinación de exenciones para los negocios que decidan mantener sus activos dentro del país y castigos en forma de impuestos adicionales para aquellas compañías que antepongan sus intereses en el extranjero. El presidente electo de EEUU reiteró entonces sus amenazas de imponer nuevos aranceles a las empresas que decidan invertir en el extranjero e intenten vender después sus productos en el país.

"Pronto habrá un impuesto del 35% para las empresas que quieran vender sus productos, desde coches a unidades de aire acondicionado, desde el otro lado de la frontera", advirtió desde su cuenta de Twitter. La misma cuenta desde la que unas horas antes 'amonestó' a General Motors por producir sus vehículos en México.

Tras el tuit del magnate, General Motors señaló en un comunicado que produce la versión sedán del Cruze en Ohio. "Todos los Chevrolet Cruze sedán en venta en Estados Unidos son producidos en la planta de montaje de GM en Lordstrom, Ohio. GM produce el Chevrolet Cruze de cinco puertas para mercados globales en México y un pequeño número es vendido en Estados Unidos", explicó la compañía.

En cuanto a Ford, los planes de producción del fabricante estadounidense en México han sido objeto de los ataques de Trump en los últimos meses. En septiembre, el magnate amenazó con aranceles aduaneros del 35% a los productos de Ford producidos en el país vecino. Trump también afirmó que Ford despediría trabajadores en EEUU para producir vehículos en San Luis de Potosí, algo que Fields negó rotundamente. Entonces, el presidente electo contraatacó: "¿Sabes lo que va a pasar? Nunca se van a ir [a México]".

El anuncio de este martes es el último de una serie de 'victorias' del todavía presidente electo en el sector manufacturero. A principios de diciembre, la compañía Carrier anunció que se quedaría en Indiana tras semanas de negociaciones con el vicepresidente electo, Mike Pence. La decisión 'salvó' unos 700 empleos que se habrían trasladado a México. Los críticos con la compañía denunciaban que esta había recibido beneficios fiscales del Gobierno de Indiana. La tasa de paro en Indiana ha descendido en los últimos años del 8,4 al 5%. También en diciembre, las compañías Sprint —proveedora de servicios inalámbricos— y OneWeb anunciaron que crearían miles de puestos de trabajo en EEUU. Ambas empresas están controladas por Masayoshi Son, fundador de SoftBank, quien se había reunido con Trump poco antes del anuncio.

El presidente electo logró su victoria en las elecciones del 8 de noviembre con triunfos en los estados del 'cinturón del óxido' de Estados Unidos, muy castigado por la deslocalización de empresas. Junto a los nuevos aranceles aduaneros que propone para los productos producidos por empresas norteamericanas en el extranjero, el magnate neoyorquino también quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios