scott pruitt, escéptico del cambio climático

Trump nombra como jefe medioambiental a un partidario de los combustibles fósiles

Es la tercera vez que el nuevo presidente estadounidense pone al frente de una institución gubernamental a un individuo contrario a los principios fundacionales bajo los que estaba operando

Foto: SScott Pruitt, a su llegada a la Torre Trump el 7 de diciembre de 2016 (Reuters)
SScott Pruitt, a su llegada a la Torre Trump el 7 de diciembre de 2016 (Reuters)

Donald Trump ha nombrado a un escéptico del cambio climático y promotor de los hidrocarburos como jefe de la Agencia de Protección Medioambiental. Scott Pruitt, hasta ahora fiscal general de Oklahoma –donde existe una importante tradición de explotación del petróleo y el gas-, ha pasado gran parte de su carrera profesional luchando contra la institución que ahora encabeza. En un comunicado hecho público por la oficina de Trump anunciando el nombramiento, se asegura que Pruitt “aporta un profundo conocimiento del impacto de las regulaciones tanto en el medio ambiente como en la economía”.

“Durante demasiado tiempo, la Agencia de Protección Medioambiental ha gastado el dinero de los contribuyentes en una agenda anti-energía fuera de control que ha destruido millones de empleos, al tiempo que perjudicaba a nuestros increíbles granjeros y muchos otros negocios e industrias con cada medida”, ha dicho el propio Trump, asegurando que su nuevo director “revertirá esta tendencia y restaurará la misión esencial de la APM de mantener nuestro aire y agua limpios y seguros”.

“Mi administración cree firmemente en la protección medioambiental, y Scott Pruitt será un poderoso defensor de esa misión al tiempo que promueve el empleo, la seguridad y las oportunidades”, ha asegurado el presidente. “El pueblo estadounidense está cansado de ver cómo miles de millones de dólares se evaporan de nuestra economía debido a innecesarias regulaciones de la APM, y yo tengo intención de dirigir esta agencia de forma que cuide tanto la protección responsable del medio ambiente como la libertad para los negocios estadounidenses”, ha dicho el propio Pruitt.

Este nombramiento ha sido un jarro de agua fría para aquellos que esperaban que Trump moderase su posición en cuestiones medioambientales. Durante la campaña, el ahora presidente había asegurado que las pruebas científicas de que el calentamiento global está causado por los seres humanos eran “una falsificación, había prometido cancelar los Acuerdos de París, y calificado los planes de la Administración Obama de “guerra contra el carbón”. Sin embargo, tras ser elegido, Trump aseguró en una entrevista con “The New York Times” que podía haber una relación entre la actividad humana y el cambio climático, y a principios de esta se reunió con Al Gore, uno de los principales promotores del movimiento contra el calentamiento global. Unos signos esperanzadores que ahora han saltado por los aires con la designación de Pruitt, a quien el mismo diario neoyorquino califica de “aliado clave de la industria de los combustibles fósiles”.

Donald Trump ha sido elegido persona del año por la revista 'Time' (Reuters)
Donald Trump ha sido elegido persona del año por la revista 'Time' (Reuters)

El calentamiento global, "un debate a promover"

Pruitt ha sido uno de los principales arquitectos de la batalla legal contra el plan contra el cambio climático del presidente Obama. Formó parte de una coalición de fiscales generales que demandaron a la APM por su Plan de Energía Limpia, el principal intento de la administración anterior de reducir las emisiones de gas del sector eléctrico, y también por las regulaciones dirigidas a contener las emisiones de metano. En su página de LinedIn, Pruitt alardea de ser “uno de los principales luchadores contra la agenda activista de la APM”, la misma institución que ahora dirigirá.

Para sus críticos, tampoco es demasiado prometedor que las principales intervenciones públicas de Pruitt hayan sido destinadas a sembrar las dudas sobre el cambio climático. “Los científicos siguen sin ponerse de acuerdo sobre el grado y la extensión del calentamiento global y su conexión con las acciones de la humanidad. Ese debate debería ser promovido en las aulas, los espacios públicos y las salas del Congreso. No debería ser silenciado con amenazas de persecución. La disensión no es un crimen”, escribió en la revista National Review hace unos meses.

Como señala el diario “The Washington Post”, con Pruitt son ya tres las ocasiones en las que Trump ha puesto al cargo de una institución gubernamental a un enemigo declarado de la misión por las que ese organismo fue fundado. Ben Carson, el nuevo jefe del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, está radicalmente en contra de los programas de seguridad social y vivienda justa que han sido el núcleo de la actividad de dicha agencia gubernamental. Betsy DeVos, la secretaria de Educación, es una firme defensora de la escuela privada, por lo que muchos temen que se dedique a reducir todavía más la inversión gubernamental en educación pública.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC