"NOS HAN ATACADO CON CUATRO COCHES BOMBA"

El Confidencial, en el frente de Mosul: testigos del combate contra el ISIS

Frente de Bazwaia, a tres kilómetros de Mosul. Unidades de las fuerzas especiales iraquíes, a las que acompaña El Confidencial, se preparan para la ofensiva final contra el bastión del ISIS

Foto: Fuerzas especiales iraquíes de la Golden Division en el frente de Bazwaia, a tres kilómetros de Mosul (Foto: Pilar Cebrián).
Fuerzas especiales iraquíes de la Golden Division en el frente de Bazwaia, a tres kilómetros de Mosul (Foto: Pilar Cebrián).

Frente de Bazwaia, a tres kilómetros de Mosul, la 'capital' del Califato en Irak. En un pequeño inmueble de carretera, varias unidades de las fuerzas especiales iraquíes, a las que acompaña El Confidencial, se preparan para la ofensiva final contra el bastión del Estado Islámico. El edificio era antes una posición de los yihadistas; los muros, las ventanas y la azotea están dañados por el impacto de los proyectiles. Desde el tejado, tres vigilantes divisan con dificultad la ciudad de Mosul debido a una repentina tormenta de arena. Los soldados más jóvenes se hacen fotos sobre un Hamvee negro aparcado. Frente a la nueva posición de la División Dorada todavía humean los restos de un coche bomba con el que un yihadista ha atacado a las seis de la mañana. Entre los escombros puede verse una de las piernas del combatiente.

La estrategia defensiva de Daesh está siendo la misma que durante los primeros días de la operación. Un táctica de defensa basada en la colocación de IEDs en las carreteras y los pueblos de los que se retiran, ataques sorpresa a través de los túneles, el uso de francotiradores en las azoteas y el ataque con coches bomba VBIED. La carretera que une Erbil con Mosul está plagada de los restos de neumáticos quemados y de los agujeros de las minas que las fuerzas iraquíes han retirado. Los combatientes de la Golden Division dicen que esperan el mismo tipo de defensa en el interior de Mosul, “pero a mayor escala y en mayor proporción”.

El Confidencial, en el frente de Mosul: testigos del combate contra el ISIS

De pronto, frente a la pequeña trinchera levantada en Bazwaia, donde se arriman algunos periodistas, Daesh lanza otro contraataque. Los francotiradores yihadistas disparan desde edificios próximos a la carretera e incluso atacan con proyectiles de mortero. Los reporteros buscan resguardo en la planta baja del edificio de la Golden Division mientros los militares avanzan con sus rifles de combate. “¡Rápido, rápido!”, grita el Teniente Coronel. Pronto llegan refuerzos desde el este, otros tres vehículos de las fuerzas especiales, con un comando todavía mejor equipado. En quince minutos, Daesh detiene su contraofensiva.

Desde Mosul, un convoy de hamvees retrocede hacia las posiciones iraquíes. “Nos han atacado con un túnel doble. Dos yihadistas han salido de él por sorpresa”, exclama uno de soldados con la cara cubierta de arena. “Hoy nos han atacado con unos tres o cuatro coches bomba”, explica otro de ellos, Dahea Mahmud, “pero nosotros hemos avanzado con 23 vehículos”. Y este es precisamente uno de los riesgos de la estrategia iraquí en la ofensiva de Mosul. El rápido avance hacia el núcleo urbano implica que las tropas no 'limpien' los pueblos sobre los que marchan.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios