EL PROPÓSITO DE LA MEDIDA ES DISUASORIO

Así confiscan los bienes de los refugiados algunos de los países más ricos de Europa

Dinamarca, Suiza y algunos estados alemanes exigen a los peticionarios de asilo que entreguen parte de sus bienes para sufragar el coste de su acogida. Este es el procedimiento que siguen
Foto: Camas para refugiados, separadas por paneles, en una iglesia protestante de Oberhausen, Alemania, en octubre de 2015. (Reuters)
Camas para refugiados, separadas por paneles, en una iglesia protestante de Oberhausen, Alemania, en octubre de 2015. (Reuters)

Dinamarca acaba de empezar a requisar a los refugiados que llegan a sus fronteras parte de sus bienes. La aprobación en el Parlamento de esta medida, impensable hace tan solo un año, ha desencadenado una encendida controversia en Europa. Pero Copenhague no está sola en esto. También Suiza obliga a los peticionarios de asilo a sufragar el coste de su acogida con sus activos. Y en Alemania también es legal confiscar bienes a refugiados, aunque por el momento solo tres estados federados, Baviera, Hesse y Baden-Württemberg, están aplicando esta norma. Estos son sus motivos, métodos y argumentos.

Qué y cuánto

El polémico paquete de medidas aprobado por el Parlamento danés incluye la confiscación de efectivo y bienes a partir de las 10.000 coronas danesas, unos 1.340 euros. No obstante, la legislación excluye de este proceso los bienes con "valor sentimental", como, por ejemplo, los anillos de boda. Tampoco se requisan relojes y teléfonos móviles, así como objetos que permitan mantener un "nivel de vida modesto", ha explicado el Ministerio de Integración danés al 'Washington Post'.

Las cantidades a partir de las que se requisan los bienes oscilan desde los más de 1.300 euros en Dinamarca hasta los 350 en el estado alemán de Baden-WürttembergEn Suiza, la ley de asilo establece que las autoridades requisarán a los peticionarios de asilo todos los bienes a partir de unos 900 euros. "Si en su llegada al centro de acogida se encuentran en posesión de bienes por un valor total superior a 1.000 francos, [los refugiados)]están obligados a entregar esos recursos financieros y a recibir una factura a cambio", reza la normativa. La norma indica que si los refugiados empiezan a trabajar en sus primeros 10 años de estancia en el país, deberán abonar a las autoridades hasta un 1% de lo que reciban, hasta un máximo anual de 15.000 francos, unos 13.500 euros. Por el contrario, a quien abandone el país "voluntariamente" en menos de siete meses, se le reembolsará todo lo requisado.

En Alemania, la legislación es federal, pero la aplicación es competencia de los estados. Esto les deja cierto margen de discrecionalidad. En 13 estados no se está activando esta posibilidad. Pero en tres de los más ricos, sí. Baviera, por ejemplo, ha fijado el límite en los 750 euros. El responsable de Interior de este Land, el conservador Joachim Herrmann, ha asegurado al tabloide 'Bild' que "la práctica en Baviera y las normativas federales en la Ley de Servicios para los Peticionarios de Asilos son similares en lo esencial al procedimiento en Suiza". Baden-Württemberg, por su parte, empieza a requisar bienes a partir de los 350 euros, según 'Bild'. A los municipios, que son quienes sufragan en primera instancia la acogida, se les están descontando esas cantidades.

Cuándo

El procedimiento es similar en Suiza, Dinamarca y Alemania. Los registros en busca de bienes se realizan habitualmente en los centros de primera acogida, los albergues en que se recibe inicialmente a quienes declaran su intención de solicitar asilo nada más entrar en el país. Allí se les registra o se les exige una declaración escrita sobre sus bienes, se les requisan los que excedan el umbral permitido y se les entrega una factura que deja constancia de la operación. No obstante, en algunos casos se les han confiscado bienes a raíz de un control fronterizo.

Cómo

Tras la aprobación de la nueva ley en Dinamarca, parece que los controles se están llevando a cabo con cierta exhaustividad, aunque por el momento no hay estadísticas oficiales sobre los bienes recaudados. Por su parte, en Suiza parece que la aplicación de la normativa es irregular. Según la televisión pública suiza, el año pasado solo se les requisaron activos a 112 personas, con lo que el país reunió, en francos, unos 192.000 euros.

Uwul, de 10 años y de Palmyra, muestra su disfraz de carnaval en un campo de refugiados de Mainz, Alemania (Reuters).
Uwul, de 10 años y de Palmyra, muestra su disfraz de carnaval en un campo de refugiados de Mainz, Alemania (Reuters).

En Baden-Württemberg y Baviera, parece, según informaciones aparecidas en el 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' y en la cadena pública ARD, que esta operación no se está realizando aún de forma sistemática. El Ministerio de Integración de Baden-Württemberg ha asegurado que no se registra a todos los refugiados que llegan al Land, y que solo en "casos individuales" se han requisado bienes. "No ha habido cacheos específicos en busca de efectivo, sino que el dinero se aprehendió en el marco de controles policiales" rutinarios, explicó el ministerio. El responsable de Interior bávaro, por su parte, explicó que, si se constata que un refugiado dispone de más de 750 euros, se le "pueden requisar efectivo y objetos de valor", si se considera que esta persona puede sufragar sus gastos. Pero no dijo que fuera obligatorio.

Quién

Todas las legislaciones al respecto en Dinamarca, Suiza y Alemania hablan únicamente de refugiados. No hay excepciones por país de origen o por el motivo de la petición de asilo. Los sirios cristianos que huyen del Estado Islámico (EI) tras haber perdido su casa pueden ver parte de sus bienes requisados, de la misma forma que le puede suceder a un kosovar que trata de escapar del desempleo crónico en su país buscando fortuna en el norte de Europa. Que posteriormente se les conceda o no asilo, es asimismo irrelevante.

Por qué

En Suiza, Dinamarca y Alemania se argumenta que, quien tiene posibilidades, debe contribuir a pagar los gastos que ocasione. La capacidad financiera del Estado para acoger refugiados es algo secundario. Un portavoz de la Secretaría de Estado para la Migración de Suiza afirmó que los peticionarios de asilo "deben contribuir a sufragar los costes" que generan. En este sentido, la ministra de Inmigración danesa, Inger Stojberg, argumentó que es "justo y razonable" que los refugiados "que traen consigo suficientes bienes" contribuyan a "cubrir el coste de su alimentación y alojamiento durante el procedimiento de asilo". El sistema danés de bienestar se basa, agregó, en el "principio" de que "todo el que pueda, debe sustentarse a sí mismo".

Salim Assi y un grupo de migrantes que viven en Dinamarca dan la bienvenida a refugiados en Rodby. (Reuters)
Salim Assi y un grupo de migrantes que viven en Dinamarca dan la bienvenida a refugiados en Rodby. (Reuters)

En Alemania, el razonamiento que está respaldando estas primeras actuaciones es nítido. Está escrito en las leyes federales. Los peticionarios de asilo deben en primer lugar consumir sus recursos antes de solicitar prestaciones públicas. "Quien pide asilo en nuestro país, debe recurrir primero a sus ingresos y riqueza antes de pedir ayudas", explicó recientemente el comisionado de Integración del Gobierno alemán, el socialdemócrata Aydan Özoguz. "Los refugiados no tienen de ninguna manera mejor trato que quienes piden el Hartz IV", agregó, en referencia a la ayuda social incondicionada que Alemania otorga a aquellos ciudadanos que pueden justificar que no tienen ingresos de ningún tipo ni bienes como, por ejemplo, casas en propiedad.

Para qué

Dinamarca, Suiza y Alemania han recibido una gran cantidad de migrantes en los últimos meses debido a la crisis de los refugiados. En la crispación del debate político que estas oleadas humanas han generado en sus respectivas sociedades, los sectores más dispuestos a cerrar fronteras argumentan que los peticionarios de asilo se sienten atraídos por sus generosos estados del bienestar. Por eso, argumentan muchos expertos y políticos, estas medidas hay que entenderlas como un elemento disuasorio y no desde una perspectiva puramente económica. Cecilia Wikstrom, una política liberal sueca, ha criticado profundamente estas decisiones, rechazando que puedan ser "responsables o proporcionadas". No importa "lo serio de la situación o la fuerza de la presión", ha asegurado, cargando contra los argumentos de los más escépticos: "Somos la región más rica del planeta".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Swans TV - EXCLUSIVE: Fernando Llorente signs for the Swans
Mireia Belmonte desvela las claves de sus pruebas olímpicas
PASE GOL Y GOL DE FALCAO/MONACO VS FENERBAHCE....SE RETIRA POR LESION

ºC

ºC