DEMANDAN LA IGUALDAD TOTAL

¿El mejor país del mundo para ser padres? Los suecos aún aspiran a más

En Suecia, las parejas disponen de 16 meses de baja de maternidad a repartir entre ambos progenitores, cobrando el 80% del sueldo. Ahora se proponen lograr la igualdad total
Foto: Un joven fotografía a un bebé junto a su familia en el parque Kungstradgarden, en el centro de Estocolmo (Reuters).
Un joven fotografía a un bebé junto a su familia en el parque Kungstradgarden, en el centro de Estocolmo (Reuters).

Rikard Barthon tiene 41 años y trabaja en la televisión sueca TV4. Sin embargo, en los últimos cinco meses, su rutina diaria ha sido completamente distinta de lo habitual. Está disfrutando de su permiso de paternidad por el nacimiento de su hija Juni, que ahora tiene un año y medio. Su mujer, que se encargó de ella durante el primer año, ya ha vuelto a la oficina, con lo que ahora le toca a él pasarse el día preparando papillas, cambiando pañales, sacando mocos y saliendo a jugar al parque.

Dentro de unas semanas tendrá que volver al trabajo, pues Juni empieza la guardería. Y aunque, en parte, tiene ganas de retomar la normalidad, valora mucho el haber podido pasar estos meses cuidando a tiempo completo a su pequeña. "Es una oportunidad que solo se tiene una vez en la vida y que me ha ayudado a conocer mejor a mi hija y a fortalecer mi vínculo con ella. Es algo muy bueno para los tres, para toda la familia", nos cuenta en una entrevista con El Confidencial.

Su caso puede sonar a privilegio, pero, en Suecia, que los padres se tomen unos meses de permiso para cuidar a sus bebés es algo muy habitual. El 90% de los hombres lo hace, gracias a un potente esquema de ayudas, el más generoso del mundo, que favorece enormemente la conciliación entre el trabajo y la familia, tanto para el hombre como para la mujer.

"Además de tener un efecto muy positivo en tu relación con tus hijos, repartir ese periodo con tu pareja te ayuda a entender mejor muchas cosas. Es bueno para tu matrimonio", opina FredrikEn la actualidad, el padre y la madre tienen un total de 16 meses (480 días) para repartirse entre los dos. Durante la mayor parte del permiso (los primeros 390 días), tienen derecho a percibir el 80% del sueldo, siempre y cuando este no supere las 37.083 coronas al mes (unos 4.000 euros). Hay empresas, incluso, que se ofrecen a aportar lo que falta para que sus empleados sigan cobrando el 90% de su salario mientras están en casa cuidando a su bebé. Y, si los padres lo desean, el permiso se puede alargar unos meses más a cambio de cobrar un poco menos.Un sistema muy flexible.

Aparte de todo esto, las parejas que se repartan el permiso de una manera más equitativa reciben un bonus que puede alcanzar los 1.500 euros. Es lo que han hecho Isak y Carolina, de 39 y 35 años. Informático él y jefa de 'marketing' ella, con su hijo mayor, Arvid, que acaba de cumplir tres años, se cogieron seis y ocho meses consecutivos respectivamente. Y con la segunda, Maja, se lo han repartido a partes iguales, quedándose siete meses en casa cada uno. Además, lo bueno del sistema es que es muy flexible y deja a los padres cogerse los días cuando quieran hasta que el niño cumpla ocho años. A Isak, esto le permitió sumar este año a sus vacaciones anuales 20 días más del permiso de Arvid para poder quedarse en casa junto a su mujer cuando nació Maja.

Pero, a pesar de todos estos incentivos, las mujeres siguen siendo las que se quedan más tiempo en casa cuidando al bebé. De media, ellas se cogen el 75% del permiso, lo que equivale a unos 12 meses, mientras que el resto, los cuatro meses restantes, lo dejan para el marido.

En países como España, donde el subsidio para las mujeres apenas dura 16 semanas y el de los hombres solo dos, el sistema sueco suena a paraíso. Sin embargo, el país escandinavo no se conforma y quiere seguir mejorando. Una vez conquistado el derecho de los padres a cuidar de sus hijos durante el primer año y medio de vida, ahora los suecos se proponen conseguir que este derecho sea compartido a partes iguales entre el hombre y la mujer.

Rikard Barthon y su hija Juni. (Foto: R. Barthon)
Rikard Barthon y su hija Juni. (Foto: R. Barthon)

Suecia ya es uno de los países más igualitarios del mundo, con uno de los niveles más altos de mujeres trabajadoras. Sin embargo, la falta de una repartición más equilibrada de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, hace que solo el 40% de ellas tenga jornada completa, lo que hace que sus ingresos sean más bajos que los de los hombres.

En realidad, la nación escandinava lleva cuatro décadas promoviendo una mayor implicación de los hombres en las tareas del hogar. En 1974, por ejemplo, se convirtió en el primer país del mundo en dejar que el hombre pudiera acceder al permiso parental, que hasta entonces estaba reservado únicamente a la mujer.

Factores económicos y patrones culturales

Pero la medida no modificó demasiado el panorama. Fue en 1995, con la introducción de la llamada 'cuota para el papá', cuando las cosas empezaron a cambiar. Esta medida consiste en reservar una parte del permiso parental exclusivamente al hombre, de manera que si el padre decide renunciar a él y seguir yendo a trabajar, la pareja simplemente lo pierde, es decir, la mujer no lo puede utilizar por él.

Tras la implementación de esta cuota, que al principio era de un mes, los padres que empezaron a cogerse algunos días de permiso pasaron de representar el 44% del total al 77%. En 2002, el Gobierno añadió un mes más, lo que al cabo de los años ha logrado que, en la actualidad, la inmensa mayoría de los padres, nueve de cada 10, cojan al menos una parte del permiso.

Fredrik Casservik con sus dos hijos. (Foto: G. Pivetal)
Fredrik Casservik con sus dos hijos. (Foto: G. Pivetal)

No cabe duda, pues, de que la introducción de la cuota masculina comportó la generalización del permiso entre los hombres. Pero la repartición con la mujer todavía es desigual y es por esto que a partir del 1 de enero de este año, el Gobierno ha decidido aumentar a tres meses el periodo reservado exclusivamente para el hombre.

"Además de tener un efecto muy positivo en tu relación con tus hijos, repartirte este periodo con tu pareja aumenta tu percepción y te ayuda a entender mejor muchas cosas. Es bueno para tu matrimonio, supongo", opina Fredrik Casservik. Él se pasó seis meses de permiso y su mujer 11 con su hija mayor, mientras que con el segundo, él se cogió ocho y ella nueve.

Casservik, no obstante, señala que "no todas las madres están tan dispuestas a compartir esta oportunidad" como su mujer, indicando que, en parte, son los roles y patrones culturales, "la idea de que la mujer sabe hacer mejor estas cosas", lo que hace que muchos hombres no participen más en el cuidado de los hijos y las tareas del hogar.

El amamantamiento suele ser otra de las razones más citadas a la hora de explicar por qué la mujer se acaba quedando más meses en casa con el bebé. Así como la diferencia de sueldo. "A pesar de que en Suecia hay bastante igualdad a la hora de dar al hombre y a la mujer el mismo salario por el mismo trabajo, sigue habiendo una mayor representación de las mujeres en empleos menos pagados, como los de enfermeras o profesoras", explica Ivarsson. Esto hace que muchas parejas prefieran que sea ella y no él quien se pase más meses cobrando menos mientras cuida al bebé.

 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

TWICE "CHEER UP" M/V
방탄소년단 '불타오르네 (FIRE)' MV
EXO-K_중독(Overdose)_Music Video

ºC

ºC