en España, italia, francia, Reino Unido y alemania

Los bienes 'negros' decomisados a las mafias, un botín de 2.000 millones de euros anuales

El proyecto 'Confiscated Goods' crea la primera base de datos de bienes requisados a las organizaciones criminales que actúan en Europa.
Foto: Residencia confiscada durante una operación contra la mafia rusa en Marbella. (Reuters)
Residencia confiscada durante una operación contra la mafia rusa en Marbella. (Reuters)

Hasta 2014, cualquier persona habría podido pasar unos días en la villa de Giampiero Paleari en Beausoleil, en la Costa Azul de Francia. Estaba disponible en Airbnb por unos 90 euros la noche. Lo que no se decía en el anuncio de la mayor web de alquiler de pisos del mundo es que para ese chalé -con piscina y vistas al Golfo de Montecarlo- había una orden de confiscación desde el año 2006.

Y es que ese ciudadano italiano, conocido como ‘Il Paletta’, había sido acusado de participar en actividades criminales de tipo mafioso antes, y después, de haber invertido dinero procedente de su presunta actividad como usurero en operaciones inmobiliarias. Pero los vacíos legales de la legislación europea sobre decomiso de bienes le han permitido mantener la casa hasta que, tras años de batallas legales, ha sido confiscada y vendida en una subasta.  

El caso es solo la punta de iceberg de un fenómeno que atañe a toda Europa. Tan solo en 2014, España, Italia, Alemania, Francia, Inglaterra y Gales han confiscado a las mafias internacionales bienes por 2.000 millones de euros, según se desprende de la recopilación de datos llevada a cabo por periodistas de seis países para el proyecto ‘Confiscated Goods’, en el que participan medios como France 3, 'Libération' (Francia), 'L’Espresso' (Italia), 'Stern' (Alemania) y El Confidencial.

Si es cierto que la cifra se dobla si se incluyen todos los países europeos, también es llamativo que se queda en nada si se compara con lo que facturan las mafias en el viejo continente: 110.000 millones de euros, el equivalente al primer rescate financiero de Grecia, aprobado en 2010. Mientras el crimen organizado traspasa fronteras, cada Estado miembro sigue estancado en su propia ley.   

Mapa: Valor de los bienes confiscados a las organizaciones criminales.

 

El tráfico de drogas y de armas, la prostitución, el fraude fiscal o el lavado de dinero son solo algunas de las actividades ilícitas que afectan a la vida -y el bolsillo- de los contribuyentes europeos. Pero solo una pequeña parte de las ganancias que esas actividades generan acaba en manos de los estados. Cuando lo hacen, es a través de la confiscación de bienes.

‘Costa Nostra’

‘Cosa Nostra’ es el término con el que se define a la mafia de origen siciliano. No por casualidad, Roberto Saviano, autor de 'Gomorra', ha rebautizado a la Costa del Sol española como ‘Costa Nostra’.

En esa zona desembarcó Raffaele Amato en los primeros años 2000. En 2002 creó una sociedad en Barcelona, La Mer Vacanze Inmobilaria, a nombre de su mujer. Desconocido en España, Amato era considerado el 'boss' de los Scissionisti, uno de los clanes que en esos años peleaban por el control de Scampía, justamente el barrio napolitano retratado por Saviano. La idea de Amato era crear en Benalmádena, en la provincia de Málaga, un enorme centro turístico en el que ‘invertir’ en dinero procedente del tráfico de cocaína.  

Pero las guerras internas de los clanes mafiosos echaron al suelo la posibilidad de que Amato se sumara al carro del negocio turístico español. Fue detenido dos veces, en 2005 y en 2009, y sus terrenos en la localidad malagueña quedaron confiscados. Todavía no han sido subastados.

La presencia de la mafia italiana en la costa mediterránea española se documenta desde los años ochenta. Pero, más allá de las detenciones, las respuestas legales siguen siendo débiles. En España, según un estudio de Transcrime, el mayor centro italiano de estudios sobre crimenes transnacionales, las mafias italianas facturan hasta 11.000 millones de euros anuales. Y el Fondo de Bienes Decomisados, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha confiscado bienes por un valor de 45 millones de euros en los últimos 15 años.

Y es que, aunque los bienes queden identificados y confiscados, no es tan fácil que acaben en manos del Estado. Ejemplo de ello es que en España no hay ningún tipo de soporte legal que haga primar una confiscación sobre una hipoteca. Si el criminal tenía que acabar de pagar su inversión, los bienes se los quedan los bancos.

Es lo que ocurrió con Diego e Ignazio Agró, dos hermanos imputados por presuntos negocios con la mafia y finalmente absueltos. En diciembre de 2014, un tribunal italiano ordenó confiscar los seis inmuebles a nombre de sus empresas aceiteras en Martos y Alcalá La Real (Jaén), pero serán los bancos acreedores de los hermanos, y no los estados, quienes se quedarán con los posibles beneficios de los bienes confiscados.

El entramado legal

La naturaleza internacional de las inversiones criminales y la presencia de grupos ‘líquidos’, que huyen de los compartimentos estancos de los estados, ha requerido una intervención de las autoridades europeas. En febrero de 2014, el Parlamento comunitario aprobó una directiva para confiscar bienes entre países. Entre otros aspectos, se creó una norma para compartir datos con la Comisión Europea sobre los bienes confiscados. El objetivo es crear una base de datos europea para combatir las organizaciones mafiosas: "Sin números fiables", se subraya en la directiva, "es imposible entender la validez de las políticas que deberían afectar a los negocios criminales y promover el uso social de los bienes confiscados".​

La falta de una política común para la confiscación de bienes es uno de los aspectos más criticados desde diferentes organizaciones de la sociedad civil. La aprobación de la citada directiva, hace más de un año, ha sido un primer paso. Por el momento, cada país tiene su ley para controlar los bienes. Así, en España o en Francia se apuesta por la venta, a través de subasta, de los bienes. Solo en 12 países, de hecho, se promueve la reutilización de los bienes con fines sociales. En Italia o en el Reino Unido, por otra parte, se pueden incluso confiscar bienes sin una condena criminal.

 

En el caso español, el valor de los bienes confiscados y registrados por el Fondo de Bienes Decomisados, dependiente del Ministerio de Sanidad, se encuentra muy por debajo de la media europea. En 2014, poco más de 2.000 bienes entre viviendas, coches y joyas han sido arrebatados de las manos de los grupos criminales. En los últimos 10 años, se han enajenado en España bienes por algo más de 20 millones de euros, el 85% de los cuales se confiscó en 2008. Fue en esa fecha cuando el Fondo consiguió vender el Pazo Bayón, en Vilanova de Arousa. El edificio y sus viñedos fueron decomisados como acto final de un proceso judicial comenzado en 1994. 

 

*'Confiscated Goods' es un proyecto de Dataninja y ha sido parcialmente financiado por JournalismFund.eu. Daniele Grasso ha colaborado en la elaboración de este reportaje. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC