La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

EL ATAQUE cuestiona el multiculturalismo

Golpe integrista al corazón de Europa: París vive su 11-S contra el pensamiento libre

Francia despierta atemorizada, porque sabe que es un objetivo prioritario del terrorismo islámico, e indignada, porque ayer atacaron uno de los pilares de la República
Foto: Una mujer sostiene una pancarta que reza Yo soy Charlie durante una concentración en Londres en tributo a las víctimas del ataque contra Charlie Hebdo (Reuters).
Una mujer sostiene una pancarta que reza "Yo soy Charlie" durante una concentración en Londres en tributo a las víctimas del ataque contra Charlie Hebdo (Reuters).

Francia se ha despertado hoy atemorizada e indignada. Atemorizada porque sus ciudadanos saben que su territorio es un objetivo prioritario y fácil para el terrorismo islamista. Indignada porque esos terroristas atacaron ayer uno de los pilares de la República: la libertad. La libertad a secas, ni de expresión ni de opinión.

La matanza en el semanario Charlie Hebdo deja de momento doce muertos y cuatro heridos muy graves. Es el peor atentado en la historia de Francia, pero no por el número de víctimas, sino por el impacto y el significado del crimen: el yihadismo está en guerra contra Francia, y son franceses los protagonistas de los asesinatos. La policía rodeaba a última hora de ayer un barrio de la ciudad de Reims, donde se pensaba que los tres miembros del comando, tres franceses de origen árabe, se habrían refugiado. El más joven de los sospechosos, Mourad Hamyd, se habría entregado a la policía en la localidad de Charleville-Mézières, junto a la frontera con Bélgica, tras haber visto su nombre circular en las redes sociales, según la prensa francesa.

La sátira de Charlie Hebdo hacia el islam y hacia los islamistas le había valido ya un incendio, cientos de amenazas y la protección oficial las 24 horas del director y de la sede del semanario. Poco antes de las once de la mañana, el comité de dirección de la revista estaba reunido para preparar el número siguiente. 

Dos encapuchados, protegidos con chalecos antibalas y armados de Kaláshnikov, irrumpen en el portal y logran subir al segundo piso, donde se sitúa la sede de la redacción. El guardaespaldas de Charb, el director, no tiene tiempo de reaccionar y es abatido. Los asaltantes citan el nombre del director y le acribillan. También caen dibujantes históricos y representativos de la revista, como Cabu o Wolinski, entre otros. 

"¡Hemos vengado al Profeta!”

Ya en la calle, los encapuchados realizan nuevos disparos al grito de “Alá es el más grande”. Dirigiéndose a su coche dicen: “¡Hemos vengado al Profeta; hemos matado a Charlie Hebdo!”. Otro policía es herido cuando intenta frenar la huida de los asesinos. Estos bajan del coche sin prisa, para rematar de un tiro en la cabeza a quemarropa al agente, después de decirle en perfecto francés: “¿Querías matarme?”. 

La sensación provocada por el atentado de París se explica por el hecho de que las escenas callejeras fueron grabadas por profesionales de una agencia vecina o por ciudadanos que utilizaron sus móviles. Y esos gritos proferidos por los criminales dejaban pocas dudas sobre la ideología que les anima. A pesar de ello, los medios franceses ocultaron la evidencia durante largos minutos, como también censuraron hasta la noche la imagen del tipo que descarga su AK-47 sobre el policía que yace en la acera.

Tomar precauciones es loable: ocultar la realidad o diferirla forma parte de esa actitud compartida por cierta prensa y los partidos del establishment, temerosos de señalar a los cinco millones de musulmanes franceses.

Los trabajadores de Charlie Hebdo eran de los pocos franceses que no se dejaban vencer por el miedo a los islamistas; las amenazas y los atentados no los frenaban para seguir criticando al islam a secas, sin adjetivos de “moderado” o “radical”. En una sociedad agarrotada por temores de todo tipo, el pavor a provocar la susceptibilidad de los musulmanes se ha convertido en la nueva religión oficial.

Ya se pudo comprobar con los tres ataques que estas Navidades se produjeron en diferentes localidades francesas y que provocaron la muerte de una persona. Los protagonistas gritaron, según testigos, “Alá es el más grande”. La maquinaria de propaganda oficial se puso en marcha para minimizar los hechos y atribuírselos a “desequilibrados”.

Cierto es que, en el caso de la masacre de Charlie Hebdo, el método empleado por los autores ha sido muy diferente. Por su manera de vestir, por su frialdad, por su propia actuación antes y después de la balacera, demuestran estar preparados militarmente. Y en ambos casos, ya sean terroristas amateurs o profesionales del terror, los franceses no pueden ocultar su miedo. Un temor ante un enemigo que puede actuar en cualquier momento, sin prevenir, aunque sí están fichados, como uno de los tres terroristas identificados ayer.

Miles de franceses llenaron anoche las plazas heladas en las principales ciudades del país, algo que no se veía desde hace mucho tiempo. Las redes sociales consiguieron unir a los indignados contra los enemigos de la libertad. Miles portaban carteles con la frase “Je suis Charlie” (Yo soy Charlie). Centenares blandían lápices y bolígrafos como armas contra el oscurantismo. Algunos líderes de partidos políticos no tuvieron más remedio que unirse a la masa para acaparar un poco de foco televisivo.

La “batalla de los belenes”

Entre esas miles de personas, muchos se manifestaron también por primera vez contra la complacencia de los partidos de izquierda con el integrismo musulmán. Millones de franceses están hartos de comprobar cómo se cede ante la presión islamista en barrios y ciudades. Y esos mismos franceses no hacen, ni tienen más ganas de establecer la diferencia, entre islam moderado e islam radical.

La batalla de los belenes” de estas pasadas Navidades es el último ejemplo. En Francia, el país que presume de laicismo, algunos alcaldes permiten que en las piscinas municipales existan horarios diferentes para mujeres y hombres, o hacen la vista gorda a que las niñas lleven el velo islámico en las guarderías públicas. Pero esos mismos defensores del multiculturalismo protestan airados y llevan a los tribunales a los alcaldes que instalan un belén en la sede de su ayuntamiento. 

Votos para Le Pen

Si en Francia no existiera esa presión mediática, política y social contra cualquier atisbo de crítica al islam, los “Pegidas” locales inundarían las avenidas por millones. Después de los asesinatos de París, el temor al insulto máximo –“xenófobo”, “fascista”– va a ser reemplazado por el miedo a perder la vida a manos de supuestos “lobos solitarios”, “desequilibrados” o franceses hijos de musulmanes –o no– entrenados en Siria, Irak o Pakistán.

En todo caso, esos ciudadanos, privados de voz por miedo al insulto, hablan en las urnas y su voto va a parar al Frente Nacional. Marine Le Pen también dijo ayer –como todos los representantes políticos– que no había que acusar a todos los musulmanes, pero fue la única que atribuyó sin reparo a los fundamentalistas islámicos la autoría del atentado.

Le Pen, que la semana pasada inició una campaña de conquista publicitaria en Oriente Próximo, adonde envió a su sobrina Marion Marechal Le Pen y a su “ministro de Exteriores”, Aymeric Chauprade, sabe que hablar claro no resta adhesiones electorales. Tiene por seguro que muchos musulmanes, y especialmente los que viven en los guetos dominados por los salafistas, están hartos de sus “hermanos de religión”. Es consciente de que son los musulmanes los más perjudicados por la habitual asimilación entre islam y terrorismo.

La izquierda, mientras tanto, ha hecho caso omiso de los pocos intelectuales, políticos y periodistas de su campo que se han cansado de denunciar que hablar de islamización, criticar el multiculturalismo, defender el laicismo  y repensar la regulación de la inmigración no debería ser sólo argumentos explotados por Le Pen. La misma discusión se ha producido en la derecha cuando se le acusa de intentar pescar en “los caladeros del FN”. Lo mismo pasó con las polémicas sobre la delincuencia, los “sin papeles”, y otros asuntos considerados por la izquierda como propios de horteras y fachas.

Manifestación en la Plaza de la República de París tras el ataque a Charlie Hebdo (Vídeo de @jon.marc en Instagram)

El atentado de París se produce pocos días después de la aparición del libro Sumisión, del escritor Michel Houellebecq, en el que se describe una Francia regida por la sharia (la ley islámica) en el año 2022, gracias a una grosse koalition entre izquierda, centro-derecha e islamistas para evitar la presidencia de Le Pen. Los periodistas de la galaxia mediática progre han agotado sus vómitos sobre el autor y su libro. Pero nadie puede borrar que Houellebecq describe el sentir de muchos de sus compatriotas.

Esa misma izquierda mediática biempensante lanzó una fatua contra el ensayista Eric Zemmour, también por un libro (El suicidio francés) en el que se cuestiona la inmigración masiva permitida en Francia, el multiculturalismo y la pérdida y el desprecio de los valores de la cultura y la historia del país. El autodafé consiguió que Zemmour fuera expulsado del debate que mantenía desde hace años en la televisión donde trabajaba.

En Francia algo no ha funcionado cuando los asesinatos de los franceses Merah en Toulouse, o de los Nemmouche en Bruselas, son jaleados en los guetos donde los islamistas están más presentes que los representantes de la República.

Un 11-S contra el pensamiento

Charlie Hebdo es una publicación de izquierda y, además de atentados, había sufrido procesos judiciales inspirados por defensores del islam, mientras otros comprensivos hablaban de limitar la libertad de expresión. Cuando esos comprensivos se manifiesten en la calle con los millones de musulmanes franceses en contra de los atentados cometidos en nombre del islam, se podrá a empezar a hablar de normalidad. Hasta el momento, la actitud de las autoridades religiosas de los musulmanes de Francia ha sido ambigua, por decirlo de forma educada. Después de este 11-S francés, se espera que sean más firmes con sus hermanos desviados.

Hoy es día de luto oficial en Francia. Las calles están tomadas por fuerzas especiales que no disimulan sus ametralladoras ni su nerviosismo. De momento, es la imagen que los terroristas esperaban propagar: el miedo a la libertad.

El redactor recomienda

#98
En respuesta a joanfg+

 

 

Efectivamente: el cristianismo es superior. Tiene usted razón.

 

...Y, como en el famoso tango Siglo XX, el que no lo entienda es un gil...

 

¿Satisfecho...?

 

¡Así nos va...! ¡Y así nos seguirá yendo... a todos!

 

(No escarmentaremos nunca...)

Ampliar comentario
#97
En respuesta a almutamida

 

 

Es mentira... y lo sabe: el judeo-cristianismo (la Biblia) NO es superior al islamismo (el Corán).

 

A mayor conocimiento de ambos libros (cuyo auténtico "autor" -ya lo sabrá usted de sobra- es el propio Dios/Aláh), mayores coincidencias entre ambos... en el "derecho" a ejercer la violencia (incluido ejecutar o eliminar) contra el infiel. Se ve que usted no se ha leído ninguno de los dos...

 

...Y a mayor creencia -e insistencia- en pretender algún tipo de "superioridades"... mayor integrismo y fanatismo... entre los respectivos feligreses...

 

Una pena: no querer reconocerlo; no rectificar...

 

¡¡¡LAICISMO YA!!!

Ampliar comentario
#96

Cuando se produce un atentado terrorista mucha gente analiza lo que ha pasado y, a veces, olvidan que no ha pasado nada realmente nuevo; por desgracia, el terrorismo islamista es algo cotidiano, aunque el escenario no sea habitualmente el europeo. 

 

Lo más importante es saber lo que se puede hacer. El terrorismo islamista tiene una vertiente militar, que se desarrolla en el territorio controlado por el Estado islámico. En ese escenario, la solución tiene que ser militar, con todos los medios necesarios para una victoria rápida y abrumadora. La otra vertiente, en el interior de n uestros países, tiene que ser tratada con los medios más efectivos de la lucha antiterrorista, sin descartar ninguno. España y Francia, entre otros, tienen profesionales bien curtidos en la lucha antiterrorista. Dejémosles actuar.

 

El último elemento contra esta agresión corresponde al conjunto de la sociedad y muy especialmente a los medios de comunicación. Charlie Hébdo ha sido atacado porque era de los muy pocos que no tenían miedo a burlarse del islam. Multipliquemos por 1.000 las burlas y el problema será el de ellos, no el nuestro. En vez de tenerles miedo tengámosles lástima por su cortedad mental de payasos medievales. No hay profeta que aguante la risa de millones de personas ni armás que puedan contra tan grandes masas.

Ampliar comentario
#95

 

 

Los que montaron el 11S eran fundamentalmente saudis, los americanos al principio al menos fueron a Afganistan donde sí que estaban algunos pero el gran paso de Bush fue invadir Irak donde había un régimen repugnante pero todo lo contrario al islamismo radical, si incluso habia sido nuestro aliado para frenar a los ayatolas.....

 

Resultado, en Irak ahora sí que hay islamistas campando a sus anchas y fue la mejor campaña de propaganda para todos estos.

 

Y a nadie se le ocurre actuar contra los saudis y demás, regímenes, más retrógrados incluso que Iran pero coleguitas nuestros por lo que no importa que sear radicales o financien grupitos de asesinos de estos.

 

Y a raíz de esto algunos predicando la guerra santa contra el islam...

 

Un exito de los terroristas

Ampliar comentario
#94
En respuesta a roibal

 

 

No tienes porque disculparte, estamos aquí para debatir, para expresar nuestras opiniones.

 

Tanto en Roma como en Grecia se debatía sobre el poder, sus límites, pero sus ciudadanos no eran sujetos de derechos.

 

Existían personas que por nacer en determinadas familias podían gozar de la ciudadanía, mientras que otros eran esclavos, el individuo en sí mismo considerado no tenían derechos. No existían derechos universales.

 

El crisitianismo dota de dignidad al ser humano al ser creado a imagen y semejanza de Dios y en principio la religión del Rey era la de los súbditos y aparece por primera vez el derecho a optar a una religión determinada, que no fuera la impuesta por el Rey.

 

La libertad religiosa sirvió posteriormente para para ampliar la libertad a otros campos de la vida humana, que los reyes debían respetar. Nace así la libertad de pensamiento, de reunión etc.

 

Hay derechos que son inherentes al ser humano y que el Estado no puede ignorar (la libertad de conciencia, de pensamiento, el derecho a la propiedad etc. derechos que el Estado tiene que tutelar.

 

En las declaraciones de Virginia (1776) muy influenciadas por la religión protestante figuran como derechos más imporantes: la libertad religiosa, la libertad, la propiedad y la igualdad entre todos los hombres.

 

Los derechos se universalizan, no dependen del territorio donde se nazca, ni de fueros ni de cartas pueblas.

 

Posterioremente en la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789)  si que hay claras influencias racionalistas de Rousseau, Montesquieu, Condorcet

 

Mención especial para Locke quien más combatió el absoluismo y que podríamos considerar como el padre del parlamentarismo moderno y del liberalismo.

 

Más tarde con motivo de las revoluciones sociales surgen los derechos laborales y sociales (vacaciones, limitación de jornada laboral, derechos sanitarios etc.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ampliar comentario
#93
En respuesta a anonsergi

 

 

Tarao ignorante, y van... que nada tiene que ver mi nick con los arios, gañán, es un topónimo que como casi todo, usted ignora

 

 

Mira tú que cargar contra la religión islámica tras un atentado terrorista cometido al grito de Alá Akbar y hemos vengado a Alá, no se me ocurre como puede haberlo relacionado con el islamismo, mira que estoy tonto, a ver si leyendo mentes lúcidas como la suya se me queda algo

 

Ampliar comentario
#92
En respuesta a el cachon

El cachon, de acuerdo contigo, contra el comunismo todo vale, incluso ser armado por los USA. Para nada comparto tu vision con respecto a Emiratos, Arabia Saudi o Kuwait de moderacion nada de nada. Viajo con frecuencia a la zona, unas seis veces al año, y se como se las gastan con los que tienen la desventura de necesitarlos, de una u otra manera.

Ampliar comentario
#91

Joder hombre, lo que ud propone es un "cuartelazo", deme otras opciones para frenar esta barbarie. 

 

Saludos

Ampliar comentario
#90
En respuesta a joanfg+

Disculpa si me entrometo en tu respuesta a channom. No voy a discutir acerca del comunismo o del nacional socialismo, ni siquiera acerca de los "pasos" para cometer un genocidio. Lo unico que te pido es que revises las bases acerca de las aportaciones del cristianismo a la dignidad humana, al igual que las declaraciones de derechos - derechos humanos debo suponer - solo te pido que revises los firmantes de las mismas, porque oh, casualidad! casi todos tienen en comun el libre pensamiento. Espero no haberte molestado con mi intromision.

 

Saludos 

Ampliar comentario
#89
En respuesta a roentgendurchleuchtung

Nadie de aquí los trae... vienen ellos solitos porque en sus países de origen viven infinitamente peor, no tienen sanidad ni educación gratuita, ni pensiones, ni, por supuesto, libertad PERO en cambio tienen una sociedad más igualitaria (la inmensa mayoría pobres y cuatro ricos) que no les pide mucho y que aunque no les da nada... les garantiza que sean una sociedad musumana homogenea... Es por eso que creo que en Árabia Saudita y demás petromonarquías así como en los países musulames ricos del sudeste asiático está su lugar... allí serían felices y se sentirían realizados en lugar de en sociedades tan "materialistas"... así que yo lo que propongo es llegar a un acuerdo con esos países musulmanes ricos... y que sean ellos los que se encarguen de la salud material y espiritual de los musulmanes...

Pienso que todos los que se han ido a la jihad.... deberían perder pasaporte, ciudadanía y el derecho a volver... y a todos los que dentro de nuestros países estuvieran coqueteando o trabajando directamente para los terroristas... lo mismo, retirada del pasaporte, de la ciudadanía y expulsión al país de origen de sus padres o abuelos porque es ahí a donde pertenecen...

Solo que para llegar a estas soluciones harán falta unas cuantas masacres más en los distintos países de la UE... que terminen por abrirle los ojos a aquellos que hoy por hoy se obstinan en cerrar los ojos a una realidad horrible.

Aquí solo deben estar los que están agradecidos a la sociedad que les acoge, los que tienen voluntad de integrarse y de respetar los valores y principios que rigen la vida de nuestras sociedades... Así que blanco y en botella...

Ampliar comentario
#88
En respuesta a chiquij

 

 

Igual influye algo que a Hollande no le ha dado por pretender que los asesinos eran ultraderechistas o de la ETA porque le viniera bien electoralmente.

 

Y eso que según nuestros afamados buscadores de la verdad el atentado no sería islamista porque no hay suicidas.

Ampliar comentario
#87
En respuesta a roentgendurchleuchtung

¿Por qué?. Porque en sus países de origen se morían de hambre... y en Francia no. Ahora bien, una cosa es llegar a una sociedad que te acoge y te soluciona los problemas más básicos y otra muy distinta es prosperar en esa misma sociedad si desprecias sus valores, no crees en sus principios porque para tí la única creencia posible es la de tu religión y el libro que la sustenta...

Mientras otros inmigrantes se integraban y sus hijos estudiaban y se convertían en ciudadanos como los demás... en muchas familias musulmanas... nada de nada... no les interesó integrarse en una cultura que consideran depravada e inferior según su religión...

No hay, EN EL MUNDO, sociedades más abiertas, más libres y con más justicia social que las del norte de Europa... y sin embargo el problema es el mismo... y el deseo de esconder la cabeza debajo del ala... exactamente igual...

Ahora bien, yo te hice una pregunta y me gustaría que me la contestaras... porque los zonas que antes votaban al PCF, y a los socialistas... ahora votan al Frente Nacional?

Ampliar comentario
#86
En respuesta a Vania Ivanovich

Gracias, Vania, Soros.... el Kiiv Post... creo que los problemas y la crisis de Ucrania están a punto de terminar...

En fin que si los prorrusos se pelean entre ellos... mejor para vosotros... pero señal de que no obedecen a Putin... tanto como se decía...

Mi opinión ya la conoces... si no hay acuerdo en la reunión de Kazajstan para respetar los derechos de todas las partes implicadas... habrá graves problemas y Ucrania se romperá más de lo que ya está rota... y la cosa no acabará ahí...

Claro que... como en la UE tampoco estamos para tirar cohetes ya que tenemos encima la deflación... y 2015 es un año "electoral" en muchos países incluida España... y encima con los "verdaderos musulmanes" declarándole la guerra a Francia (y muy pronto a Alemania), no creo que estén en condiciones de seguir esparciendo el KAOS porque mira si tienen problemas reales de los que preocuparse... y tampoco creo que estén por la labor de seguir tirando euros a ese agujero negro en el que se ha convertido, hoy por hoy, Ucrania...

Creo que Soros va a arriesgar todo lo que tiene para que los ucranianos salgan adelante.... ¡Es todo un filántropo este Soros!.

Ampliar comentario
#85
En respuesta a sefardita

Es su opinión. La respeto.

 

(pero estoy harto de viajar)

Ampliar comentario
#84

En Francia toda la nacion como una piña contra el terrorismo islamista, 13 muertos. En España 200 muertos y casi 1000 heridos, los partidos politicos principalmente el PSOE (ahora tan solidario) aprovechandose del dolor de las victimas y difundiendo desde sus medios, Gabilondo, los tres pares de calzoncillos y Aznar "asesino", no lo defendio ni el rey, claro esa familia tan repubicana que es la monarquica

Ampliar comentario