LOS GRIEGOS DE SYRIZA NEGOCIAN CON PODEMOS

El PP europeo vuelve a ganar pese al avance eurófobo y de la extrema izquierda

El auge de los partidos euroescépticos y la extrema izquierda puede bloquear el nombramiento del próximo Presidente de la Comisión Europea

Foto: Un hombre lee los titulares sobre los resultados de las elecciones en un kiosko de Atenas (Reuters).
Un hombre lee los titulares sobre los resultados de las elecciones en un kiosko de Atenas (Reuters).

El auge de los partidos euroescépticos y la extrema izquierda puede bloquear el nombramiento del próximo Presidente de la Comisión Europea. Los resultados de las eurelecciones muestran a dos nuevos líderes en ascenso, pero los dos contrapuestos. La francesa Marine Le Pen, de la ultraderecha, y el griego Alexis Tsipras, de la extrema izquierda, surgen como los vencedores electorales.

El Partido Popular Europeo perdería 63 diputados y tendría sólo 212. Los socialistas europeos bajarían diez hasta 185, una derrota menor pero que muestra su incapacidad para atraer el voto del electorado descontento con las políticas de austeridad aplicadas para combatir la crisis. Jean Claude Juncker, el candidato popular, asegura que no se convertirá en el líder europeo si necesita el apoyo de los extremistas.

Syriza podría engordar sus filas con pequeñas formaciones de izquierda como la española PODEMOS, según ha confirmado a El ConfidencialJuncker debería contar con el apoyo socialista pero también de algunas formaciones más, como los liberales del ALDE, para ser presidente de la Comisión. El socialdemócrata Martin Schulz muestra sus recelos a una gran alianza. “No sé si un partido (sobre el PPE) que ha perdido 60 diputados es el adecuado para liderar la UE” ha dicho el candidato alemán.

La Dama Azul en Francia, líder de los euroescépticos

El Frente Nacional es la primera fuerza política en Francia, por delante de la UMP del expresidente Sarkozy y de los Socialistas, actualmente en El Elíseo y que se descalabran a la tercera posición. Le Pen, apodada La Dama Azul, conseguiría 24 europarlamentarios y se ve lo suficientemente fuerte como para no depender de nadie. La política, en clave nacional, pidió ayer a su presidente Francois Hollande que asuma los resultados. “Hollande debe tomar decisiones para que la Asamblea Nacional se convierta en un parlamento nacional”, dijo.

Los euroescépticos y la extrema derecha lideran también los resultados en Reino Unido y Dinamarca. El británico UKIP de Nigel Farage se haría con más del 25% de los votos en ese país y contaría con 27 europarlamentarios. Y refuerza su discurso antiBruselas. “No quiero que sólo Reino Unido abandone la Unión Europea, quiero que Europa la abandone. No creo en esa bandera, en ese himno, en un presidente de la Comisión al que nadie conoce”, soltó ayer Farage por vídeo ante la audiencia congregada en el Europarlamento.

El líder del UKIP no dará su apoyo a un candidato popular o socialdemócrata porque no quiere apoyar una mayor integración en Europa. Algo que tampoco respaldaría el Partido del Pueblo de Dinamarca, vencedora en ese país con el 25% de los votos y 3 legisladores comunitarios. En total, las formaciones de extrema derecha, euroescépticas y con un discurso renacionalizador superarían los 120 legisladores.

Farage sigue las elecciones en Southampton (Reuters).
Farage sigue las elecciones en Southampton (Reuters).
Tsipras lanza a la Izquierda Europea

El segundo gran triunfador de la noche sería La Izquierda Europea Unida con el griego Alexis Tsipras al frente. Obtiene 10 escaños más que en 2009, 45 en total, y se coloca como quinta fuerza política. Además, lidera los resultados en Grecia, donde superan a Nueva Democracia del primer ministro Antonis Samaras.

Esta alianza podría engordar sus filas con pequeñas formaciones de izquierda como la española PODEMOS, según ha podido confirmar este periodista para El Confidencial. Las negociaciones ya han empezado en la misma noche electoral como confirma una fuente cercana a las conversaciones, que prefiere guardar el anonimato, y Alexis Tsipras habría llamado a dirigentes del nuevo partido español para contar con sus cinco diputados, la sorpresa de la noche electoral española.

Al menos otros cinco diputados de la extrema izquierda italiana entrarían en sus listas y podrían incorporarse parlamentarios sueltos. Casi 60 escaños para ser la cuarta fuerza política y superar a Los Verdes, que pese al tirón de su candidata, Ska Keller, pueden perder 3 eurodiputados y quedarse en 55.

El líder de Syriza celebra los resultados en Atenas (Efe).
El líder de Syriza celebra los resultados en Atenas (Efe).

¿Es el liberal Guy Verhofstadt un candidato de consenso?

ALDE, la formación de los grupos liberales, pierde más de diez diputados pero mantendría su tercer puesto en la Eurocámara. Sin embargo, no hay caras largas dentro de la formación porque se ven a sí mismos como la bisagra que puede desatascar el embrollo euroescéptico que ha deparado el 25M. E incluso, si juegan bien sus cartas, presidiendo la Comisión Europea.

En total, las formaciones de extrema derecha, euroescépticas y con un discurso renacionalizador superarían los 120 legisladores. Su líder Guy Verhofstadt es muy claro en su análisis electoral. “Entre el PPE y el PES han perdido casi 80 diputados y ya no tienen una mayoría estable para elegir un candidato. Es necesaria una nueva mayoría que tenga una nuevo liderazgo y que ejerza como motor de un nuevo crecimiento”. Los liberales, una formación proeuropea, que apoya la iniciativa privada, las políticas de austeridad y al mismo tiempo una ampliación de los derechos civiles creen que “es posible construir una mayoría en torno a nuestro programa” según su líder.

Además, ALDE podría experimentar un aumento de sus filas porque están negociando con formaciones pequeñas para que entren en su Alianza y alcancen 80 diputados. Una cifra que les acercaría a los resultados de 2009.

El próximo parlamento europeo va a mostrar una mayor disparidad de fuerzas, será más multicolor y habrá muchos discursos poco correctos políticamente hablando. Entre ello, el de Amanecer Dorado, la formación neonazi que saca réditos de la crisis económica y social griega con casi el 10% de los votos en su país. Podría tener hasta 3 diputados, por eso el socialista Schulz ha calificado la jornada electoral como un mal día para la UE.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios