La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

DEJAR TRAS 15 AÑOS UN PAÍS QUE HA CAMBIADO

Pues yo me voy de España

No ha sido fácil dejar España. He necesitado un largo camino para tomar esta decisión, he dudado mucho, porque Madrid es la ciudad que elegí para vivir
Foto: Terraza en la Plaza Mayor de Madrid. (Reuters)
Terraza en la Plaza Mayor de Madrid. (Reuters)

No ha sido fácil dejar España. He necesitado un largo camino para tomar esta decisión, he dudado mucho, me he acobardado varias veces, porque Madrid es la ciudad que elegí para vivir, a conciencia y con entusiasmo. Una ciudad que he amado con locura y que me ha dado todo lo que soy en lo laboral. Pero aquí estoy, en Río de Janeiro, recién empezando una nueva vida al otro lado del charco.

Llegué a Madrid a finales de 1998 con un sueño: ser periodista. Soy italiana y en mi país es complejo trabajar como tal sin enchufe. Tuve que emigrar. Me fui a Alemania, donde acabé en la Deutsche Welle, pero sabía que era muy difícil salir de la mediocridad por causa del idioma.

Un día, leyendo El País, descubrí que tenían un Máster de Periodismo. Adoraba este periódico. Lo leía gratis en el bar donde trabajaba, en Aquisgrán, no tenía dinero para comprar La Repubblica. Me armé de valor y escribí a la Escuela de Periodismo para pedir unas prácticas: quería valorar si estaba a la altura de estudiar periodismo en español.

Contra todo pronóstico, me aceptaron. Aquella carta cambió mi vida. Y por eso, el 30 de septiembre de 1998 llegué a Madrid, sin conocer a nadie, y con una idea fija: entrar en el máster y conseguir mi pasaporte hacia la profesión que sería mi vocación y mi condena.

Recuerdo que en la época de emergencia de la basura en Nápoles, rehén de la Camorra, recibí una carta del Ayuntamiento de Madrid, disculpándose de no poder lavar las calles de mi barrio por una avería. La envié a mi madre: no paró de enseñársela a los vecinos, incrédulaMis primeros años en Madrid fueron muy excitantes. La ciudad que nunca duerme no paraba de sorprenderme. Existe la falsa idea de que españoles e italianos somos parecidos. Nada más lejos de la realidad. Italia es un país de ahorradores que gastan dinero en aparentar: coches elegantes, ropa bonita, gafas de sol espectaculares. Los españoles derrochan sin pena el dinero en vivir: comer bien, tomar cañas, irse de fin de semana.

El hedonismo de España me liberó de la rigidez intelectual que aprisionaba desde mi infancia. Quince años después, sigo alucinando con la capacidad que tienen los españoles de pasar horas en los bares. Leer a Benito Pérez Galdós me ayudó a comprender el arraigo de esta costumbre tan española. Me encantaba salir los domingos en La Latina, después de las cañas en el Rastro. Me fascinaba ver aquellos seres ojerosos que empalmaban el día con la noche sin dejar de estar bien humorados. Nunca he entendido de dónde sacan los españoles tanta energía para vivir a tope la noche y funcionar en el trabajo.

Aunque al principio me suscitasen cierto rechazo, acabé amando los bares llenos de papeles y porquería en el suelo. Adoraba esa costumbre tan social de “tomar algo” después del trabajo, las fiestas de barrio que duran varios días; esos cocidos descomunales que te dejan doblada durante dos días y aquella manera de hablar de los madrileños, que parece que están siempre enfadados pero no, ellos son así, rugen pero no muerden.

Es curioso cómo los extranjeros nos hacemos con la cultura de otro país. Funcionar como periodista en España me resultaba complicado, no por el idioma, sino por el hipertexto, eso es, saber quién es quién, conocer los códigos, estar en la onda para poder informar. Leía varios periódicos al día intentando superar mis limitaciones. Por absurdo que parezca, sabía más del Plan Ibarretxe o de Jamal Zougam y el grupo de asesinos que acabó con la vida de 192 personas un terrible 11 de marzo que de los iconos populares. Fue por eso que, cuando me abordó un abuelete en un bar de la calle Goya, no supe hasta mucho después que era el mismísimo Fary, intentando ligarse a la italiana de ojos verdes.

He vivido en Italia, Escocia, Rusia, Alemania, España y Brasil y puedo decir con conocimiento de causa que España es un país moderno que ha sabido aprovechar, a diferencia del sur de Italia, las ayudas comunitarias para construir infraestructuras de primer nivel, cuyo modelo ahora es imitado en países como Argentina o China.A los siete años de estar en Madrid, empecé a trabajar en la televisión. Sin duda, mi mejor empleo fue el de reportera de Madrid Directo. Por fin podía decirlo en voz alta: soy periodista. Vivía en la ciudad más alegre de Europa, trabajaba en lo que quería y era feliz. Así de sencillo. Me encantaba patearme la ciudad a diario, meterme en barrios problemáticos o en la sala de mandos del reloj de la Puerta del Sol para contar la novedad del día. Informaba con mi acento napolitano, cosa que agradaba a algunos y molestaba a otros. Eso sí, me gané un público de abuelas entregadas que me paraban en la calle para darme la enhorabuena por mi castellano. Los extranjeros de Madrid también me abordaban: “Por fin nos sentimos representados en la televisión pública”. Incluso llegué a retransmitir unas fiestas de la Paloma vestida de chulapa, algo que suscitó el entusiasmo de muchas castizas.

Casi no hay esquina de Madrid en la que no haya hecho un reportaje o directo. Fui muy feliz siendo una de las voces de la ciudad. Me encantaba tomarle el pulso a la villa, saber de primera mano lo que se cocía en cada barrio. Así que, cuando se anunció el ERE de Telemadrid, supe que mi vida iba a cambiar.

Seguramente el despido masivo de Telemadrid fue el desencadenante de mi marcha de Madrid. Fueron meses muy difíciles, de mucho sufrimiento e incertidumbre. Yo hice lo único que podía hacer en aquellas circunstancias: contarlo. A mi manera, claro. Necesitaba denunciar la injusticia a la que nos estaban sometiendo.

Fiestas de La Paloma, en Madrid. (EFE)
Fiestas de La Paloma, en Madrid. (EFE)
No voy a dramatizar. Siendo honestos, mi etapa en la tele local había acabado hacía tiempo. Los que me conocen bien saben que en los últimos años estaba experimentando cierto cansancio de Madrid. Eso obedecía más a razones subjetivas que objetivas. Siempre fui un culo inquieto y los 15 años en Madrid representan un récord absoluto en mi vida. Hacía tiempo que me había enamorado de Brasil y de su vitalidad, pero no me atrevía a dejar un trabajo que amaba y la seguridad de una vida burguesa para lanzarme a una aventura sin garantías.

Y entonces Madrid cambió

Me marcho porque me echaron con una indemnización de 20 días por año trabajado; porque no han sabido o querido aprovechar mi entusiasmo, mi experiencia y mis seis idiomas; porque me niego a trabajar por un sueldo inferior al que percibía cuando era becaria, hace 14 añosEn cierto sentido, el ERE de Telemadrid me dio alas, me ayudó a tomar una decisión que llevaba rumiando desde hacía mucho tiempo. Eso no quita el desasosiego que sentí al ver a tantos compañeros arruinados por una decisión política arbitraria e innecesaria. Grandes profesionales que habían estudiado para aprobar una oposición se han quedado en la calle a sus 50 años y van a tenerlo crudo para reengancharse al mercado laboral. ¿Ha cambiado Madrid desde aquel 30 de septiembre de 1998? Mucho. Hoy es una ciudad más pobre, más sucia, más desigual, más triste, más apagada. Me duele decirlo y me disculpo si con estas palabras ofendo a alguien, pero hablo desde el cariño y con una enorme pena.

Soy de Nápoles, una ciudad en la que la economía sumergida supera con creces la oficial y donde pagan los impuestos sólo los que no tienen más remedio. Sin embargo, fiscal y laboralmente me siento española. Siempre he pagado hasta el último céntimo a Hacienda y sin pena. Los servicios que me ofrecía a cambio el Estado español me parecían impecables: una sanidad gratuita y excelente, una red de transporte inmejorable, una burocracia moderna y rápida… Sí queridos españoles, en Italia sería impensable tener un número 010 en el que puedes pedir un certificado de empadronamiento y que te llegue gratis a tu casa en dos días.

Recuerdo que en la época de emergencia de la basura en Nápoles, rehén de la Camorra, recibí una carta del Ayuntamiento de Madrid, disculpándose de no poder lavar las calles de mi barrio por una avería. La envié a mi madre: no paró de enseñársela a los vecinos, incrédula.

Durante muchos años, España tuvo una presión fiscal inferior a sus vecinos europeos y unas prestaciones sociales infinitamente mejores. Es cierto que en Francia las ayudas al sector de la cultura son mayores y mejores; o que las empresas alemanas invierten sumas récord en sus departamentos de investigación y desarrollo. No quiero decir que era todo perfecto. Sin embargo, he vivido en Italia, Escocia, Rusia, Alemania, España y Brasil y puedo decir con conocimiento de causa que España es un país moderno que ha sabido aprovechar, a diferencia del sur de Italia, las ayudas comunitarias para construir infraestructuras de primer nivel, cuyo modelo ahora es imitado en países como Argentina o China.

¿Por qué marcharse?

En su momento, elegí España precisamente porque representaba la combinación perfecta entre la eficiencia nórdica y el calor sureño. En Alemania ganaba más dinero y tenía acceso a más servicios, pero me faltaba el cariño de nuestra cultura, que no tiene precio y no cotiza en bolsa. ¿Por qué me marcho entonces? Sin duda, por razones personales: quiero seguir creciendo profesionalmente. Pero también porque me duele ver cómo desmantelan todo lo que admiraba de España, aquellos logros que vuestros padres han conquistado a pulso, con luchas y sudor. Después de 15 años, España también era mi país y ya no podía soportar lo que está haciendo este Gobierno bajo la égida del FMI y la mafia de los bancos.

Movilizaciones contra los abusos de la banca.  (EFE)
Movilizaciones contra los abusos de la banca. (EFE)
Los millones de Bárcenas en las cuentas suizas sin que nadie haya dimitido; el atropello de los preferentistas, pobres diablos engañados de forma cínica y salvaje por señores trajeados, ladrones de corbata y sin escrúpulos; los desahucios criminales que sólo generan pobreza y ocupaciones; las filas de personas rebuscando en los contenedores de basura; los comedores sociales que se llenan de madres que ya pertenecieron a la clase media y que no pueden dar de cenar a sus hijos… Y la propaganda oficial de que estábamos viviendo por encima de nuestras posibilidades. ¿Quién? ¿Nosotros, que trabajábamos y pagábamos impuestos, o ellos, que especulaban con el suelo público y construían aeropuertos fantasma?

Este no es el país donde yo elegí vivir ni el país en el que quiero hacerlo

Cuando me marché de Italia, hace 18 años, Silvio Berlusconi acababa de llegar al poder. No quiero decir que me fui por eso, siempre fui un alma agitada y tenía hambre de mundo. No obstante, intuía que aquel payaso iba a destrozar el país y me alegré de no ser testigo ni cómplice de aquel vilipendio.

Hoy al marcharme de Madrid siento algo parecido. No estoy huyendo, tengo un piso, muchos amigos y seguramente encontraría un empleo si lo buscase. Tampoco me he ido a un país que es un ejemplo de justicia social.

Me marcho porque lo necesito, pero también porque me dejaron ir. Me marcho porque me echaron con una indemnización de 20 días por año trabajado; porque no han sabido o querido aprovechar mi entusiasmo, mi experiencia y mis seis idiomas; porque me niego a trabajar por un sueldo inferior al que percibía cuando era becaria, hace 14 años; porque siempre fui rebelde y me cuesta pasar por el aro. Un aro muy estrecho que nos viene impuesto desde los círculos financieros internacionales y que nuestros gobernantes aceptan de forma sumisa, como lacayos de un nuevo orden mundial injusto, que sólo beneficia a la casta de los poderosos.

Aula de la Universidad Complutense de Madrid. (EFE)
Aula de la Universidad Complutense de Madrid. (EFE)
Hace poco, un amigo me preguntaba por qué estoy tan enfadada con los españoles. “No es con vosotros que estoy enfadada, sino con las alcaldesas, los presidentes de las comunidades y los ministros que están enterrando al país que amo”, respondí.

No ha sido fácil tomar esta decisión y menos a mi edad. He invertido mucho en España: energía, dinero y tiempo. Me gusta pensar que es un arrivederci y no un adiós. Porque a pesar de todo lo que está pasando, España sigue siendo un buen lugar para vivir. No sólo por las infraestructuras o el buen clima, sino porque tiene corazón, alma, pasión, talento… índices que no encontraremos en los datos macroeconómicos, pero que marcan la diferencia entre ser feliz o no serlo.

Por eso que no me voy cerrando la puerta. La dejo entreabierta, me rindo a mi hambre de mundo y guardo lo mejor de mis años madrileños, con la esperanza de poder volver a la ciudad que te acoge y te acepta sin preguntarte nada. Hasta pronto, Madrid.

El redactor recomienda

#55
Compartir

Te comprendo Valeria, pero te aseguro que más temprano que tarde, vayas donde vayas, añoraras Madrid.

Ampliar comentario
#54
Compartir

No soy de Madrid ni conozco de esta ciudad lo que esta señora/señorita conoce. El artículo me ha gustado y creo que escribe con la cabeza y (sobretodo) con el corazón. Lamentablemente patina al final cuando afirma que..."...los ministros que están enterrando al país que amo”. Los ministros que hay ahora, querida, están echando tierra en el agujero que ZP y sus (absolutamente torpes, mediocres e incompetentes) gobiernos empezaron a cavar. Seis meses más con el maquiavelo de León y NOS ECHAN DEL EURO.
 

Ampliar comentario
#53
Compartir

Ni mas ni menos....lo mejor de nuestro país son sus gentes. Nuestro mayor problema sus políticos, solo nosotros tenemos en la mano el cambiar la situación, votando todos (sin abstenciones, así nos podremos quejar todos) y votando a políticos diferentes.

Ampliar comentario
#52
Compartir

Pues así son las cosas, mira que pensar que el periódico de marras era la meca del periodismo, lo siento por ti y por todos los que ya están despedidos.

 

A pedirle cuantas al tal Janli que seguro que os las explica mu requetebien

 

Vente pa Chile Valeria ¡¡

Saludos Australes,

Ampliar comentario
#51
Compartir

Pues hala, puerta... que seguro que gastastes de los servicios públicos, más de lo que aportaste. Tu te vas y nosotros nos quedamos con parte de la deuda que generaste. Y encima vas de víctima. Chapeau...

Ampliar comentario
#50
Compartir

Cuando estabas en Telemadrid lo veías todo bien hasta que te echaron

Ampliar comentario
#49
En respuesta a conservadora
Compartir

se dice que LE vaya bien. Y seguro, así no se topa con gente conservadora, intransigente e insultante como tú. Veo que muchos de aquí critican este espléndido artículo donde ella no hace más que VALORAR a los madrileños y llenarnos de piropos y buenos recuerdos. En fin...no sabréis leer.

 

Ampliar comentario
#48
Compartir

Brava!  Me da mucha alegría, estando fuera de mi país, leer que una extranjera ha disfrutado durante 15 años de la ciudad que me vio nacer. Y me da mucha pena leer por qué la abandona. Pero no puede tener más razón. Mucha suerte en todo, espero que en Brazil te reciban con el mismo calor con que los "ojerosos" madrileños (y me considero una) te recibieron. Ciao!

Ampliar comentario
#47
Compartir

!Menuda SOFLAMA!, que chica mas boba que caradura, se parece a la TALEGON, que la vaya bien y siente cabeza, que lo necesita.

Ampliar comentario
#46
Compartir

Viendo tu nota se ve que estas muy escorada " a gauche" y la pena es que no dices nada del desastre económico al que nos llevo ZP, la izquierda y sus votantes. Y tampoco dices nada de la corruption de esos partidos. En las próximas los españoles pueden votar a estos mismos y veremos quien recorta. No olvides que las pensiones futuras, desde 2013, fueron recortadas drásticamente por el iluminado del que ni hablas. Los futuros pensionistas como yo cobraremos 800 euros en vez de 1000 por culpa de ZP y la izquierda. pero está claro que no se puede hablar de la pobreza futura!

Dicho esto, no creo que te vayas a un país donde la justicia reine y donde esos malvados capitalistas no hagan lo que hacen en todos sitios que es ganar dinero sin otro objetivo que ese.

Ampliar comentario
#45
Compartir

 te equivocas! Que se vaya una persona que lo dejó todo para empezar una nueva vida en un país desconocido es mucho más triste. Cuando un Español se va, save que puede volver con su familia so las cosas no le van bien. El caso de extranjeros es más triste porque no hay red de seguridad para ellos. En todo caso es una  gran perdida para España quien quiera que nos deje.

Ampliar comentario
#44
Compartir

 quiero una España mejor, y esa es... una España rota? aun más dividida, más pequeña, con al menos en el caso del fragmento catalán que se separe (serán todas las comarcas? o solo algunas?) aun más en manos de políticos lamentables.... hay que leer cada cosa...

Ampliar comentario
#43
En respuesta a rido eleonora
Compartir

Respondo a todos los que critican el empleo en Telemadrid a costa del dinero público. En España he trabajado en casi todos los canales de TV y en varios medios impresos. No vine a Madrid con el objetivo último de "chupar del dinero público", como me reprochan algumos. Vine para ser estudiar periodismo y ejercer la profesión que amo. En un momento dado, cuando ya llevaba 8 años trabajando, me salió la oportunidad de ser reportera en Madrid Directo, un programa que me encantaba y que me permitió conocer a fondo las distintas realidades de Madrid. Entiendo el enfado de algunos con las teles autonómicas, es un tema muy complejo. Pero yo elegí quedarme Madrid Directo porque le veía una utilidad social: a veces conseguíamos que arreglaran el ascensor de un piso de protección oficial y eso significaba libertad para la persona que vivía en el séptima planta y tenía una cadera quebrada; otras veces conseguíamos que se pusiera una rampa de acceso para un minusválido; o un realojo para personas en situación de riesgo... Algunos todavía creemos en la profesión y la ejercemos con honradez y dignidad, ya sea en Telemadrid, La Sexta, Telecinco, Cuatro, TVE o como free lance desde el quinto pino...

Ampliar comentario
#42
Compartir

Valeria, me ha emocionado leer lo que has escrito. Yo he sentido la misma decadencia de Madrid, la misma pena. No puede durar siempre. Madrid volverá, estoy seguro. Promete que avisarás cuando vuelvas.

46, por favor, no digas que nos amas mucho y luego participes en algo que nos va a romper la vida. Por lo menos respétanos con tu odio.

Ampliar comentario
#41
Compartir

Que lastima de napoletana.He creido comprender que los problemas de trabajo son culpa principalmente de Luis Barcenas y no se que mas de ministros y de la preferentes.Siento recordarle que los problemas de España vienen de una situacion bastante mas compleja que la simple corruccion de alguno

Ampliar comentario