El Reino Unido dio hoy un nuevo paso en el conflicto diplomático con España sobre Gibraltar al reclamar a la Comisión Europea (CE) que envíe con urgencia observadores a la frontera con el Peñón para evaluar si los controles españoles restringen la libertad de movimiento de los ciudadanos.

El primer ministro británico, David Cameron, mantuvo una conversación telefónica con el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, en la que le trasladó que los intentos por encontrar una salida dialogada a la disputa con España no han dado resultado y le exigió que ejerza su papel de supervisor de las leyes comunitarias.

Para el "premier" conservador, los controles fronterizos de entrada a Gibraltar que han provocado colas de automóviles durante las últimas tres semanas están "políticamente motivados" y son "desproporcionados", por lo que el Reino Unido los considera "contrarios al derecho de la Unión Europea de libertad de movimiento".

Un portavoz de Downing Street confirmó que Cameron instó a Barroso a que la Comisión envíe "con urgencia" un "equipo de control europeo" a la frontera entre España y Gibraltarpara "reunir pruebas sobre los controles que se están llevando a cabo". Cameron enfatizó por teléfono a Barroso que la "Comisión tiene la responsabilidad de hacer eso como parte de su papel de supervisar la aplicación de las leyes de la Unión", señaló Downing Street.

Rueda de prensa de enrico letta y david cameronRueda de prensa de enrico letta y david cameron
"A pesar de los esfuerzos, las medidas adicionales en la frontera continúan, por lo que estamos considerando activamente acciones legales y reuniendo pruebas sobre la naturaleza esporádica de esas medidas, lo que probarían que son ilegítimas", explicó el jefe de Gobierno, según su portavoz. Según Downing Street, Barroso respondió a Cameron que la CE "controla de cerca la situación" en la frontera entre España y Gibraltar y que, tras una "valoración legal exhaustiva", no dudará en "tomar cualquier medida necesaria para defender las leyes europeas".

Rajoy y Barroso conversarán sobre la cuestión

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, va a hablar en las próximas horas con el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, sobre Gibraltar. Fuentes de La Moncloa han confirmado que se va a producir esta conversación, y no han querido pronunciarse sobre la petición de Cameron a la espera de lo que hablen Rajoy y Barroso, si bien desde Exteriores se insiste en que España está cumpliendo con la legalidad y los controles en la verja son irrenunciables.

En este sentido, fuentes diplomáticas insisten en que España está en su derecho y obligada a llevar a cabo dichos controles porque Gibraltar no está en el espacio Schengen y asegura que "no son obstáculo" a la libre circulación de mercancías o personas.

Downing Street anunció que el viceprimer ministro británico, el liberaldemócrata Nick Clegg, llamará a su homóloga española, Soraya Sáenz de Santamaría, para "reiterarle" sus "preocupaciones" y "hacer presión" para hallar un modo "directo" de solventar el "problema". Tanto Cameron como el ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, "han llamado a sus homólogos españoles para tratar de encontrar una manera de disminuir el problema".