¡Yo así no juego a la pelota!

Todos hemos jugado alguna vez con una pelota de pequeños...bueno y muchos lo siguen haciendo de mayores. Aunque, según vemos en este vídeo, las reglas han cambiado: la pelota ya no sólo bota, sino que, además, ya no tiene contemplación ninguna.