Chernóbil, reserva natural por accidente

  • Pantalla completa
Chernóbil, reserva natural por accidente
Jabalíes pasean por una aldea abandonada. (Tatyana Deryabina)
1 de 31
Comparte la fotografía

Jabalíes pasean por una aldea abandonada. (Tatyana Deryabina)

Polluelos de águila moteada. (Valeriy Yurko)
2 de 31
Comparte la fotografía

Polluelos de águila moteada. (Valeriy Yurko)

Bisontes bebiendo. (Tatyana Deryabina)
3 de 31
Comparte la fotografía

Bisontes bebiendo. (Tatyana Deryabina)

Familia de alces. (Valeriy Yurko)
4 de 31
Comparte la fotografía

Familia de alces. (Valeriy Yurko)

Casas abandonadas. (Valeriy Yurko)
5 de 31
Comparte la fotografía

Casas abandonadas. (Valeriy Yurko)

Un árbol crece junto a una casa abandonada. (Valeriy Yurko)
6 de 31
Comparte la fotografía

Un árbol crece junto a una casa abandonada. (Valeriy Yurko)

Petirrojo de garganta azul. (Valeriy Yurko)
7 de 31
Comparte la fotografía

Petirrojo de garganta azul. (Valeriy Yurko)

Corzos. (Tatyana Deryabina)
8 de 31
Comparte la fotografía

Corzos. (Tatyana Deryabina)

Águila de cola blanca. (Valeriy Yurko)
9 de 31
Comparte la fotografía

Águila de cola blanca. (Valeriy Yurko)

Jabalíes tras una alambrada. (Valeriy Yurko)
10 de 31
Comparte la fotografía

Jabalíes tras una alambrada. (Valeriy Yurko)

Cigüeña negra. (Valeriy Yurko)
11 de 31
Comparte la fotografía

Cigüeña negra. (Valeriy Yurko)

Bisontes. (Tatyana Deryabina)
12 de 31
Comparte la fotografía

Bisontes. (Tatyana Deryabina)

Entrada a la zona de exclusión. (Tom Hinton)
13 de 31
Comparte la fotografía

Entrada a la zona de exclusión. (Tom Hinton)

Alce nadando. (Valeriy Yurko)
14 de 31
Comparte la fotografía

Alce nadando. (Valeriy Yurko)

Casa abandonada. (Valeriy Yurko)
15 de 31
Comparte la fotografía

Casa abandonada. (Valeriy Yurko)

Casa abandonada. (Tatyana Deryabina)
16 de 31
Comparte la fotografía

Casa abandonada. (Tatyana Deryabina)

Lirón. (Valeriy Yurko)
17 de 31
Comparte la fotografía

Lirón. (Valeriy Yurko)

Aldea abandonada. (Valeriy Yurko)
18 de 31
Comparte la fotografía

Aldea abandonada. (Valeriy Yurko)

Halcón. (Valeriy Yurko)
19 de 31
Comparte la fotografía

Halcón. (Valeriy Yurko)

Río Pripyat. (Valeriy Yurko)
20 de 31
Comparte la fotografía

Río Pripyat. (Valeriy Yurko)

Martines pescadores. (Valeriy Yurko)
21 de 31
Comparte la fotografía

Martines pescadores. (Valeriy Yurko)

Caballos Przhevalski. (Tatyana Deryabina)
22 de 31
Comparte la fotografía

Caballos Przhevalski. (Tatyana Deryabina)

Cigüeñas. (Valeriy Yurko)
23 de 31
Comparte la fotografía

Cigüeñas. (Valeriy Yurko)

Grupo de jabalíes. (Valeriy Yurko)
24 de 31
Comparte la fotografía

Grupo de jabalíes. (Valeriy Yurko)

Alce. (Valeriy Yurko)
25 de 31
Comparte la fotografía

Alce. (Valeriy Yurko)

Comadreja. (Valeriy Yurko)
26 de 31
Comparte la fotografía

Comadreja. (Valeriy Yurko)

Jabalí caminando sobre la nieve. (Tatyana Deryabina)
27 de 31
Comparte la fotografía

Jabalí caminando sobre la nieve. (Tatyana Deryabina)

Jabalí en un pueblo. (Valeriy Deryabina)
28 de 31
Comparte la fotografía

Jabalí en un pueblo. (Valeriy Deryabina)

Joven alce cruzando una carretera. (Valeriy Yurko)
29 de 31
Comparte la fotografía

Joven alce cruzando una carretera. (Valeriy Yurko)

Búho gris. (Valeriy Yurko)
30 de 31
Comparte la fotografía

Búho gris. (Valeriy Yurko)

Hace casi 30 años que tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia. La fauna salvaje quedó a su suerte en un territorio abandonado por el ser humano.

Un estudio publicado hoy en la revista Current Biology pone de manifiesto cómo los grandes mamíferos habitan la zona de exclusión en unos números mayores que antes del accidente.

Ciervos, lobos, linces y bisontes conviven entre casas abandonadas en un territorio contaminado por la radiación que se ha convertido en una reserva natural de manera fortuita.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios