Francesc Boix, el 'fotógrafo del horror' que inmortalizó la Guerra Civil desde dentro

  • Pantalla completa
Francesc Boix, el 'fotógrafo del horror' que inmortalizó la Guerra Civil desde dentro
Soldado del Ejército Popular de la República (Francesc Boix)
1 de 20
Comparte la fotografía

Soldado del Ejército Popular de la República (Francesc Boix)

Jaume Girabau hace un parlamento frente a una multitud de soldados y civiles con motivo de la celebración del 1 de mayo en Baldomar, en 1938 (Francesc Boix)
2 de 20
Comparte la fotografía

Jaume Girabau hace un parlamento frente a una multitud de soldados y civiles con motivo de la celebración del 1 de mayo en Baldomar, en 1938 (Francesc Boix)

Dos cocineros del cuerpo de la 30ª División, preparando la comida (Francesc Boix)
3 de 20
Comparte la fotografía

Dos cocineros del cuerpo de la 30ª División, preparando la comida (Francesc Boix)

Francesc Boix i Campo, joven soldado del Ejército Popular de la República, probablemente de la 30ª División, con una ametralladora
4 de 20
Comparte la fotografía

Francesc Boix i Campo, joven soldado del Ejército Popular de la República, probablemente de la 30ª División, con una ametralladora

Un grupo de soldados republicanos lee un periódico mural (Francesc Boix)
5 de 20
Comparte la fotografía

Un grupo de soldados republicanos lee un periódico mural (Francesc Boix)

Dos soldados del Ejército Popular de la República, con metralleta, en una trinchera de la sierra del Montsec (marzo-junio 1938) (Francesc Boix)
6 de 20
Comparte la fotografía

Dos soldados del Ejército Popular de la República, con metralleta, en una trinchera de la sierra del Montsec (marzo-junio 1938) (Francesc Boix)

Soldados bañándose en el Castell del Remei en Penelles (Julio-diciembre 1938) (Francesc Boix)
7 de 20
Comparte la fotografía

Soldados bañándose en el Castell del Remei en Penelles (Julio-diciembre 1938) (Francesc Boix)

Ropa tendida en una trinchera, probablemente en la Noguera (Julio-diciembre 1938) (Francesc Boix)
8 de 20
Comparte la fotografía

Ropa tendida en una trinchera, probablemente en la Noguera (Julio-diciembre 1938) (Francesc Boix)

Un grupo de soldados, probablemente de la 30ª División del Ejército Popular de la República, desfila con motivo de una visita de miembros de la Aliança Nacional de la Dona Joven al frente para ofrecerles un banderín, en Santa María de Meià (Marzo-junio 1
9 de 20
Comparte la fotografía

Un grupo de soldados, probablemente de la 30ª División del Ejército Popular de la República, desfila con motivo de una visita de miembros de la Aliança Nacional de la Dona Joven al frente para ofrecerles un banderín, en Santa María de Meià (Marzo-junio 1

Grupo de soldados de la 30ª División desfilando delante de la bandera republicana en Artesa de Segre (Junio 1938) (Francesc Boix)
10 de 20
Comparte la fotografía

Grupo de soldados de la 30ª División desfilando delante de la bandera republicana en Artesa de Segre (Junio 1938) (Francesc Boix)

Soldados del Ejército Popular de la República bailan con unas muchachas de la Aliança Nacional de la Dona Joven en Santa María de Meià (Marzo-junio 1938) (Francesc Boix)
11 de 20
Comparte la fotografía

Soldados del Ejército Popular de la República bailan con unas muchachas de la Aliança Nacional de la Dona Joven en Santa María de Meià (Marzo-junio 1938) (Francesc Boix)

'Campesinos huyendo del fascismo' (Francesc Boix)
12 de 20
Comparte la fotografía

'Campesinos huyendo del fascismo' (Francesc Boix)

Un grupo de mujeres, hombres y soldados pelando mazorcas en corro, probablemente en Castell del Remei, en Penelles (Julio-diciembre 1938) (Francesc Boix)
13 de 20
Comparte la fotografía

Un grupo de mujeres, hombres y soldados pelando mazorcas en corro, probablemente en Castell del Remei, en Penelles (Julio-diciembre 1938) (Francesc Boix)

El comandante Valverde enseña a unos quintos cómo lanzar una granada de mano (Marzo-junio 1938) (Francesc Boix)
14 de 20
Comparte la fotografía

El comandante Valverde enseña a unos quintos cómo lanzar una granada de mano (Marzo-junio 1938) (Francesc Boix)

Un grupo de quintos de la quinta del 40 y del 28 de la 30ª División de instrucción (marzo-diciembre 1938) (Francesc Boix)
15 de 20
Comparte la fotografía

Un grupo de quintos de la quinta del 40 y del 28 de la 30ª División de instrucción (marzo-diciembre 1938) (Francesc Boix)

Tres sanitarios llevando a un herido en una camilla (Francesc Boix)
16 de 20
Comparte la fotografía

Tres sanitarios llevando a un herido en una camilla (Francesc Boix)

Maniobras militares con máscaras antigás (Marzo-junio 1938) (Francesc Boix)
17 de 20
Comparte la fotografía

Maniobras militares con máscaras antigás (Marzo-junio 1938) (Francesc Boix)

Jaume Girabau, comisario de la 30ª División republicana, y dos soldados caminan entre los edificios parcialmente derruidos en Vilanova de la Barca (Agosto 1938) (Francesc Boix)
18 de 20
Comparte la fotografía

Jaume Girabau, comisario de la 30ª División republicana, y dos soldados caminan entre los edificios parcialmente derruidos en Vilanova de la Barca (Agosto 1938) (Francesc Boix)

(Francesc Boix)
19 de 20
Comparte la fotografía

(Francesc Boix)

Conocido como los ojos de Mauthasen, las fotografías que tomó Francesc Boix en el campo de concentración nazi sirvieron en los juicios de Nuremberg para acreditar el horror. El comunista y reportero barcelonés salvó, junto a un grupo de presos españoles y la austriaca Anna Pointner, de la destrucción los negativos que relataron la barbarie y el infierno del Holocausto con los que se inculparon a varios mandos nazis. Destinado en el departamento fotográfico de identificación, burló la orden de eliminar todo material gráfico de la red de campos austriacos y ocultó 20.000 negativos, de los que apenas un millar han salido a la luz.

Pero Boix fue mucho más que el fotógrafo de Mauthasen. Boix también fue el fotógrafo desconocido de la Guerra Civil española. Igual que pasó con la ya célebre maleta mexicana de Robert Capa, hace poco más de tres años aparecieron en Perpiñán un conjunto de negativos que resultaron ser imágenes de la vida diaria en los frentes del Ebro y el Segre tomadas por un joven soldado republicano entre 1937 y 1939, con apenas 17 años. Now Books edita ahora 'Los primeros disparos de Francesc Boix', un libro que reúne parte del llamado Fondo Argeles.

Se desconoce cómo se ha preservado este conjunto de negativos. En 1993 aparecieron en los circuitos comerciales de anticuarios y coleccionistas. La Asociación Cultural Fotoconnexió se enteró de que iban a ser subastados por internet y avisó a la Comisión de Dignidad, que consiguió adquirirlos a través del micromecenazgo pagando 7.500 euros. Hoy las fotografías están en el Archivo Nacional de Cataluña. 

Analizando estas cerca de 1.380 imágenes se pudo comprobar a través de varios testimonios que fueron tomadas por Boix, "el fotógrafo de la 30ª División". Entre el conjunto de negativos, guardados en tres cajas de metal y madera, había unas 600 imágenes de Barcelona tomadas entre 1931 y 1935 por su padre, Bartomeu Boix, y casi 800 de la guerra del joven Francesc. Junto a la edición del libro (en catalán a cargo de Ara Llibres), una exposición ha mostrado por primera vez el material en Lleida y ahora viajará al Photomuseum de Zarautz y a Tortosa.

De la mano de Jaume Gibarau, comisario primero de la 143ª Brigada Mixta y la 30ª División del Ejército Popular Republicano, Boix ofrece en estas imágenes una mirada íntima de la guerra desde dentro. Hay actos oficiales y desfiles, pero también trincheras, momentos de relax, maniobras y muchos retratos de jóvenes que tuvieron que enrolarse en el frente. Se trata, pues, de un relevante hallazgo que documenta la contienda española y que, además, ayuda a completar la biografía del 'fotógrafo del horror'.

Boix con 17 años formaba parte de la 30ª División y con 19 años se exilió a Francia donde estuvo en los campos de Vernet de Arieja y Septfonds. De ahí, junto a otros combatientes republicanos, fue destinado a la 28ª Compañía de Trabajadores Extranjeros y, tras pasar por varios centros de detención, el 27 de enero de 1941, como unos 7.000 republicanos catalanes y españoles distribuidos por los campos de exterminio (murieron el 67% ), llegó a Mauthausen. El 5.185 fue destinado por las SS al Departamento de Identificación y, aprovechando su trabajo en el laboratorio fotográfico, salvó de la destrucción los negativos decisivos que demostraron el infierno de los campos junto a otros compatriotas como el fotógrafo Antoni García Alonso y varios presos que llevaban las instantáneas a Pointer para que los escondiera en un muro. Salvaron 20.000 de las 60.000 fotos, entre también estaban las de la liberación que Boix había tomado con su Leica. Unas imágenes que cambiaron el rumbo de los juicios de Nurenberg en la mañana del 28 de enero de 1946 y que permitieron identificar a algunos de los responsables del Holocausto. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios