Los 10 mapas que cambiaron la historia de la humanidad

  • Pantalla completa
Mapa de Ptolomeo: la fuerza de la imaginación
1 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Ptolomeo: la fuerza de la imaginaciónAunque hoy en día no se conserva ninguno de los mapas diseñados por el geógrafo griego del siglo II, las descripciones que han llegado hasta nuestra época nos permiten reconstruir el que fue uno de los primeros mapas exhaustivos de la historia, a pesar de lo que Garfield describe como “indiferencia a la ciencia”. Una característica común de muchos de los mapas de la Antigüedad era utilizar la imaginación allí donde la información disponible no llegaba.Sin embargo, Garfield considera que “debemos distinguir a los cartógrafos que inventan las cosas con malicia de aquellos que realizan errores honestos o conjeturas. Una cosa es intentar enviar a alguien por el camino equivocado o guardarse información valiosa (como hacían los viajeros españoles y portugueses en la edad dorada de la exploración) y otra es realizar errores honestos. Ptolomeo encaja dentro de esa categoría y creo que por ello deberíamos perdonarlo”.
Mapa de Hereford: la Biblia cartografiada
2 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Hereford: la Biblia cartografiadaRealizado alrededor de 1300 y redescubierto durante el siglo XX, este mapamundi que hoy en día se conserva en la catedral de Hereford nos recuerda que los mapas del pasado están imbuidos de una alta carga ideológica: de ahí los unicornios, hombres mandrágora y cameos bíblicos (como el arca de Noe) que en él se pueden encontrar. Pero ¿algún día se investigarán los mapas del siglo XXI de la misma manera que nosotros investigamos esta clase de documentos? ¿Qué dirían de nosotros? “Puede ser que si lo hacen piensen que esos mapas de Google Maps eran muy primitivos y se rían de ellos. También puede ser que les llame la atención que todos los mapas de Google tengan la misma apariencia en cualquier parte del mundo. Puede ser que digan que no tienen personalidad, que son planos y que no se ven más que píxeles. Eso teniendo en cuenta que los mapas del futuro probablemente tendrán mucha personalidad y estarán hechos a la medida del usuario individual”.
Mapa de Ebstorf: didactismo religioso
3 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Ebstorf: didactismo religiosoSi el mapa de Hereford poseía una alta carga ideológica, esta es aún más evidente en el mapa de Ebstorf, que asimila el mapa mundial al cuerpo de Jesucristo. Como era común en el arte de la Edad Media, los mapas tenían también una función didáctica. ¿Pero podían los analfabetos interpretar un mapa, o se trataba de mera decoración? “Sí, podían leer los mapas como si se tratase de un libro para niños. Tanto el mapa de Hereford como el de Ebstorf contenían una combinación de textos e imágenes alegóricas. Cada imagen contaba una historia, o abría una puerta a la imaginación. Y nunca se trataba de letreros que debían ser seguidos como se hace hoy con un mapa, servían enteramente a una finalidad religiosa: ‘Vive tu vida de esta manera, no de esta otra’. Jerusalén se encontraba en el centro porque era el destino final, pero era un destino de la mente y el alma, más que de un viaje físico”.
Mapa de Vinlandia: el primer descubrimiento de América
4 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Vinlandia: el primer descubrimiento de AméricaNo hay mapa más atractivo que aquel que puede reescribir la historia de humanidad. Ese es el caso del llamado mapa de Vinlandia, que presenta en su extremo occidental una pequeña isla que algunos han interpretado como América y que puede apoyar la idea de que los vikingos descubrieron el Nuevo Continente antes que Cristóbal Colón, aunque seguramente nunca sabremos la respuesta. ¿No es mejor así? “Siempre lo he pensado. Una vez escribí un libro en el que aparecía un luchador enmascarado, y lo último que quería era saber demasiado sobre él, era más interesante cuando tenía la máscara puesta. Es bonito que los mapas tengan un punto de misterio. También los errores: sin desorientaciones no descubriríamos nuevos lugares. Afortunadamente, incluso los mapas digitales tienen errores”.
Mapa de Waldseemüller: por qué América no se llama Colonia
5 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Waldseemüller: por qué América no se llama ColoniaLos nombres también son importantes, y este es el primero que dio su nombre a “América”, de manera bastante fallida, ya que elevó a la categoría de descubridor al que no había sido más que un viajero de segunda fila. Este mapa nos recuerda la importancia de la palabra en la cartografía: ¿no son también poetas los cartógrafos? “No estoy seguro de que los que diseñan mapas hoy en día se consideren a sí mismos poetas verbales, probablemente se vean como científicos o cualquier otra disciplina preocupada por las pruebas y la precisión”.
Mapa de Marte de Schiaparelli: el antepasado del Curiosity
6 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Marte de Schiaparelli: el antepasado del CuriosityUn siglo antes del telescopio espacial Hubble, el astrónomo Giovanni Virginio Schiaparelli ya había diseñado su propio mapa sobre el planeta rojo donde aparecían reflejados los célebres “canales de Marte”. “Schiaparelli quizá fuese una especie de poeta, o más bien, un romántico”, explica Garfield. “Interpretó mal muchas cosas, pero al menos, tenía imaginación”. La empresa de Schiaparelli nos hace plantearnos si, ahora que hemos conseguido cartografiar casi todo, nos falta algo por explorar. “Nos equivocamos al pensar eso. Es verdad que los satélites nos han permitido ver potencialmente cualquier parte de la tierra, pero hay muchas áreas que aún tienen que ser cartografiadas adecuadamente. Los trabajadores de Google aún salen con sus cámaras a muchos lugares. Y no se trata únicamente de los polos, sino también de ciertas regiones de Afganistán. Hay mapas de esas zonas, pero suelen estar sólo en las cabezas de los que vivieron allí”.
Mapa del metro de Londres: “¿cómo se llega a Morden?”
7 de 10
Comparte la fotografía
Mapa del metro de Londres: “¿cómo se llega a Morden?”Hoy en día, uno de los mapas que más utilizamos es el del suburbano de la ciudad en la que habitamos, o la que visitamos. Uno de los primeros en realizarse fue el del metro de Londres, que como ocurre con el de ciudades como Madrid, ha recuperado un nivel de abstracción que no se veía en la cartografía moderna desde hacía siglos. Garfield reconoce que “he viajado en el metro de Londres desde que era un niño, y siempre me fascinaban esos lugares al final de cada línea a los que pensaba que nunca llegaría, como West Ruislip. Parecían estar tan lejos como la Antártida”. “Lo curioso es que, realmente, nunca he llegado a ir a esos sitios, menos a Heathrow. También me interesaba que las distancias entre estaciones eran mentira. Siempre me pregunté qué pasaría si los turistas intentaban utilizar el mapa del metro como una guía de la ciudad”. Ello implica que, como sugirió Lewis Carroll, “el único mapa acertado al 100% sería el mapa que midiese lo mismo que la zona a la que está representando”.
Mapa de Liberty City: esto no es Manhattan
8 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de Liberty City: esto no es ManhattanLos jugadores de Grand Theft Auto sabrán bien lo que es Liberty City: la ciudad en la que se desarrolla la acción de la cuarta entrega de la saga, una ciudad morfológicamente muy parecida a Manhattan y que nos recuerda que incluso en los mundos virtuales, es importante tener un mapa para orientarse. Al jugador de videojuegos también le gusta extraviarse, como demuestra el género sandbox: “Necesitamos perdernos porque somos almas curiosas. Nos gusta descubrir cosas nuevas, y la exploración trata de lo desconocido”.
Mapa del merodeador (Harry Potter): sé lo que haces, te tengo en un mapa
9 de 10
Comparte la fotografía
Mapa del merodeador (Harry Potter): sé lo que haces, te tengo en un mapaOtro célebre mapa de la ficción que, en este caso, nos interesa porque proporciona a los personajes de la saga la posibilidad de anticipar en un mapa los movimientos de sus adversarios. Como tal, podríamos pensar que los mapas son una herramienta del poder vigilante. ¿Es así? “Tradicionalmente, los mapas han representado y promovido al poder”, explica Garfield. “Eran normalmente los ricos los que podían permitirse encargarlos, y a menudo representaban su poder (y su riqueza). Los mapas siempre han sido la mejor manera de decir ‘¡esto es mío!’”.
Mapa de las interacciones de Facebook: dibujo de las relaciones humanas
10 de 10
Comparte la fotografía
Mapa de las interacciones de Facebook: dibujo de las relaciones humanasEn el prólogo del libro de Garfield, este explica el proceso de creación del que probablemente sea uno de los mapas más estimulantes del siglo XXI, creado por Paul Butler a partir de las interacciones que los usuarios mantenían en la red social Facebook. Dicho mapa representa de manera bastante fiel el mundo occidental, pero también el vacío de internet en África o Rusia. ¿Será el siglo XXI un gran siglo para la cartografía, como lo pudo ser el XVI o el XVII?“Obviamente sí, pero de una manera diferente. Una de las ideas de mi libro era mostrar todas las cosas que nos perderíamos si utilizásemos únicamente mapas digitales, pero también aclaro que los mapas digitales pueden ser una herramienta maravillosa”, explica Garfield. “Son normalmente baratos o gratuitos (¡pero con publicidad!) y tienden a ser muy precisos y a corregir rápidamente sus errores. Pronto tendremos un mapa para cada necesidad y cada circunstancia, diseñados de acuerdo a nuestras necesidades (y nuestros hábitos de consumo). Google y sus competidores tienen una gran responsabilidad para guiarnos en la dirección correcta”.

Desde que el ser humano pasó de ser nómada a sedentario, y por lo tanto, a explorar el espacio que se abría a su alrededor de forma más minuciosa, cartografiar el territorio pasó a ser una de sus principales preocupaciones. Los mapas son parte esencial de la cultura del hombre, y por eso mismo, con erudición académica y agudo ingenio, el divulgador Simon Garfield ha detallado en En el mapa. De cómo el mundo adquirió su aspecto (Taurus) la evolución de la cartografía a lo largo de los últimos siglos. De la mano del autor, El Confidencial se sumerge en los diez mapas que cambiaron para siempre nuestra manera de ver el mundo que nos rodea. 

Alma, Corazón, Vida
Comparte en:
Sigue esta sección:
#2
Compartir

En mi caso, echo de menos el del cartógrafo y marino español (armador y patrón de la Nao Santa María en la expedición al Nuevo Mundo), Juan de la Cosa:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Mapa_de_Juan_de_la_Cosa

Ampliar comentario
#1
Compartir

Los conspiranoicos -como un servidor- echamos de menos el famoso mapa de Piri Reis...

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Mapa_de_Piri_Reis

 

La cartografía, en cualquier caso, es uno de los grandes logros del conocimiento y la inteligencia de la Humanidad... Y, como se ve, mucho más antiguo de lo que cualquier lógica (teniendo en cuenta las posibilidades y avances materiales y tecnológicos de las distintas épocas) pudiera imaginar.

 

Fue uno de los principales instrumentos del Poder. La Historia no se concibe sin la Geografía y ésta, obviamente, sin la Cartografía. La veo más en manos de los militares que de los comerciantes... Si bien, ambos fueron colaboradores necesarios. Por tanto, la mayoría, los mejores, fueron siempre secretos... El comercio y las rutas comerciales son mucho más antiguos de lo que la Historia reconoce.

 

Ahora, con tantos "Tom-Tom"s (o como se llamen), ¿quién sabría manejar correctamente un mapa (y no el de carreteras, que también...)? ¿quién sabe lo que es un azimut...? ¿quién sabría orientarse en el mar o en la montaña...?

 

El Mundo se nos ha quedado pequeño.

Ampliar comentario