LA VERSIÓN MÁS DEPORTIVA ES EL GT de 205CV

Nuevo Renault Mégane, viva el dinamismo

La cuarta generación del modelo de la marca francesa, que presenta una estética completamente renovada, se fabrica en Palencia y tiene un 80% de componentes producidos en España

Renault ha renovado en el último año y medio toda su gama, y ahora le toca el turno a su modelo más emblemático, el Mégane, que también es el más importante para España, ya que se fabrica en la planta de Palencia. Un vehículo de aspecto mucho más dinámico, con una estética completamente renovada y con unos precios que parten de los 16.600 euros para la versión de gasolina de 100 caballos.

Es, sin duda, un modelo muy importante para la marca francesa, ya que se trata de su apuesta en el segmento más vendido, el de los compactos. Pero sobre todo porque desde que se lanzó al mercado el primer Mégane, como sucesor del R-19, en febrero de 1996 se han vendido en España 1,4 millones de unidades de este coche. Y a nivel mundial han sido más de 6,5 millones. También importante es que muchos de los motores y de las cajas de cambio que emplea el nuevo Mégane están fabricados también en España. De hecho, el 80% de todos los componentes del nuevo Megane son “made in spain”.

La evolución del Megane en estos años ha sido muy cambiante. La primera generación, vendida hasta 2002, era la de un coche de líneas redondeadas, bastante discreto. Pero ese año se produjo un cambio radical y el Megane discreto dejó su lugar a otro de aspecto muy radical, el 2ª generación, un coche muy rompedor, con líneas muy angulosas. En 2008 este modelo llamativo dejó su lugar a un nuevo Megane de formas más clásicas y redondeadas, de líneas más suaves.

Gran pantalla vertical
Gran pantalla vertical

Lo que viene ahora es un coche moderno en el que el diseño nuevamente es muy importante. Pero esta vez ya no es un diseño muy llamativo, muy rompedor, sino que supone una apuesta por el máximo dinamismo. Para ello, el coche es más bajo y más ancho, lo que unido a sus formas más trabajadas le proporciona un aspecto realmente bonito.

Hay dos aspectos diferenciadores importantes con respecto a su antecesor en relación con su gama. El anterior se ofrecía con carrocerías de 3 y 5 puertas, mientras que el nuevo solo tendrá carrocería de cinco puertas y no habrá un coupé. Y para de alguna forma suplir esa pérdida, se incorpora a la gama una versión GT, con un motor más potente, una estética y un equipamiento diferenciados.

Cuando se lanzó al mercado el primer Mégane, llegaba como una versión más grande pero basada en el Clio, el modelo de referencia entonces de la marca francesa. Sin embargo, este nuevo modelo ya no es el hermano mayor del Clio, sino que la marca lo define como el hermano pequeño del Talisman, la berlina media que sustituye al Laguna. Y eso supone un profundo cambio en cuanto a calidades y, sobre todo en su posicionamiento. 

Esta nueva generación del Renault Mégane es 25 mm más bajo y 47 mm más ancho en el eje delantero y 39 mm en el eje trasero frente al Mégane anterior. En cuanto a su longitud, el nuevo gama 60 mm con respecto a su antecesor. También cuenta con una distancia entre ejes 28 mm más larga, para mejorar el espacio interior, y un voladizo trasero más corto, lo que le hace más aerodinámico. Y lo mismo ha ocurrido con su maletero, que crece hasta alcanzar los 384 litros.

Completo Head Up Display
Completo Head Up Display

Por lo que se refiere a su gama de motores, el Nuevo Mégane se ofrece desde su lanzamiento con tres variantes diesel, de 90, 110 y 130 caballos, mientras que en gasolina las opciones en la oferta inicial son dos, los Tce de 100 y 130 caballos. Y como tope de gama se ofrece la variante Megane GT, con un motor de gasolina con turbo de 205 caballos. Este último va asociado exclusivamente con el cambio de doble embrague de siete marchas.

Esta versión GT tiene un acabado específico como lo demuestran sus paragolpes, la toma de aire frontal más ancha y las rejillas en la calandra rediseñadas en forma de nido de abeja. En la parte trasera, el diseño del nuevo GT se refuerza a través de dos tubos de escape cromados y luce una denominación trasera ‘Renault Sport‘. También estrena nuevos colores y llantas de aluminio de 18ʺ.

La gama del nuevo Mégane se ampliará en los próximos meses. Lo primero que llegará será una variante diesel más potente, con un propulsor de doble turbo y una potencia de 165 caballos. En cuanto a versiones de carrocería, llegará una versión de tipo familiar y una con el clásico tres volúmenes y con un maletero independiente, como sucesor del Fluence. Y en el año 2017 también se incorporará una variante híbrida.

En cuanto a su equipamiento, ya desde el acabado básico tiene un completo equipamiento tanto de confort como de seguridad y ayudas a la conducción. Entre lo más destacable el control de crucero adaptativo, el frenado activo de emergencia, control de pérdida de trayectoria, control de distancia de seguridad, reconocimiento de señales, control de ángulo muerto, cámara trasera, iluminación inteligente, ayuda al aparcamiento…

Ultima tecnología de luces
Ultima tecnología de luces

A bordo encontramos dos opciones de pantalla central posible. Hay una horizontal de 7 pulgadas en las versiones más bajas, y para las más completas se ofrece una vertical de 8,7”. Esta última, presente en la versión GT, ofrece muchas posibilidades de uso, permite llevar abiertas al mismo tiempo dos funciones diferentes y recuerda mucho a la que ofrece el Volvo XC90. Para asegurar la conectividad, el nuevo Renault Mégane va equipado con el R-Link 2 con el control por voz.

Durante la presentación del nuevo modelo de Renault hemos podido conducir la variante GT, la que representa el tope de la gama. Es un vehículo que destaca por su máximo dinamismo, como pudimos comprobar en carreteras viradas de la provincia de Guadalajara. Allí, la combinación de un motor potente, pero sobre todo muy elástico, y una caja de cambios de doble embrague muy rápida para subir y bajar marchas permite ir muy deprisa con total suavidad.

En este sentido conviene destacar que las variantes GT disponen del denominado 4Control, un sistema de cuatro ruedas directrices. Estas ruedas traseras funcionan de distinta manera en función de la velocidad. Hasta 80 km/h las traseras se mueven en sentido contrario a las delanteras, en curvas cerradas o para facilitar las maniobras de aparcamiento en ciudad. A partir de 80 km/hm giran igual que las delanteras para ofrecer mayor estabilidad y una mayor agilidad de marcha en carreteras rápidas.

Es un vehículo que ofrece un gran dinamismo pero sin renunciar a un confort de marcha más que razonable. El cambio es de doble embrague y 7 marchas e incorpora levas en el volante. Estas son muy grandes y están fijas en la columna de la dirección pero en una posición elevada lo que las hace algo incómodas cuando queremos conducir rápido entre muchas curvas.

Además de esta versión tope de gama y de deportividad, hemos podido conducir una variante mucho más racional y lógica para un usuario medio. Se trata del diesel de 110 caballos. En este caso nos encontramos con un vehículo muy lógico, con un buen dinamismo y con una más que suficiente agilidad de marcha. Pero sin duda lo más importante de esta versión es su consumo, con un valor homologado de 3,7 litros.

En cuanto a sus precios, oscilan entre los 16.600 euros de la versión de acceso, con el motor de gasolina de 100 CV y el acabado Life, y los 26.900 euros que cuesta el tope de gama, el GT con el motor de 205 CV. Estos precios incluyen campaña de descuento, pero no incluyen ni el Plan PIVE ni la campaña de ayuda cuando se financia el vehículo. Se ofrecen cuatro terminaciones diferentes en el Nuevo Mégane, Life, Intense, Zen y Bose, además de un acabado específico para vehículo de empresa, el Business, y una terminación más deportiva, el GT Line.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios