SUPONEN UN 35% DE AHORRO FRENTE A LOS BUENOS

No compre neumáticos chinos

A 55km/h en mojado los Hifly necesitan 4,5 metros más para detener completamente el coche
Foto: No compre neumáticos chinos

El neumático es la parte más importante de un coche, la única que se ocupa de transmitir al asfalto toda la tecnología del vehículo. De nada sirve tener un coche con 200 caballos de potencia si los neumáticos que llevamos están desgastados, o si son malos o si llevamos mal la presión. Con la llegada de la crisis y la necesidad de reducir los costes, a los problemas básicos de los neumáticos, de desgaste excesivo y de falta de control de su estado, se añade otro muy importante, la calidad de los nuevos neumáticos.  Ahora se pueden encontrar neumáticos en internet desde 25 euros la unidad, pero poner eso en el coche es como decidir jugar a la ruleta rusa. Y lo peor es que lo que se pone en juego no es solo nuestra vida, sino la de todos los usuarios de las carreteras y calles de las ciudades.

Hay dos tipos de ruedas muy malas que deberían sacarse del mercado: por un lado los neumáticos de segunda mano que se importan desde Alemania, Francia o Bélgica. Son, para que los lectores se hagan una idea, lo que no quieren los usuarios de aquellos países, bastante más concienciados con la importancia de un neumático que nosotros. Supuestamente son neumáticos con solo uno o dos años de uso y con más del 50% de vida útil. La realidad es que están muy usados, con graves problemas en su estructura y que en muchos casos están ya caducados.

Las otras ruedas que habría que sacar del mercado son las chinas. Ahora son el peligro más grande para la circulación. Hay al menos 10 o 12 fabricantes chinos que exportan sus productos a Europa, y también a España. Son productos de muy mala calidad, con graves deficiencias en terreno mojado, y que no ofrecen el funcionamiento de un neumático europeo, aunque sea de segundas marcas, o de uno coreano.

Para poder analizar en condiciones de seguridad los neumáticos chinos hemos realizado una serie de pruebas en el centro técnico que la marca japonesa Bridgestone, una de las grandes compañías del sector, tiene en las proximidades de Roma.

Para realizar las diferentes pruebas hemos rodado siempre con el mismo coche, un Golf TDI, calzado con neumáticos Bridgestone Turanza, que es el neumático normal de uso de la marca para este coche. Y en otro vehículo igual neumáticos nuevos de la marca Hifly, un fabricante chino de gama media. El resultado de nuestras pruebas es demoledor.

En una explanada teníamos marcado un circuito con conos con una zona de curva de 50 km/h, otra zona más amplia de hasta 85 km/h y una zona de frenada de emergencia a la que se llegaba a 55 km/h, y todo ello con el suelo muy mojado. La prueba de frenada es la más fácil de medir.

Después de hacer cientos de pruebas con estos coches y estos neumáticos Bridgestone, la media es de 29 metros hasta detener completamente el vehículo con el suelo mojado. La misma prueba con los Hifly arroja una media de 33,5 metros. 4,5 metros de diferencia. Es decir, que si vamos por una calle a la velocidad legal con el suelo mojado  y una persona se pone a cruzar en un paso de cebra, si con el Bridgestone paramos antes del paso de cebra, con el Hifly lograremos parar después de terminado el paso de cebra y con ello habremos atropellado al peatón. Otro dato aún más importante. Cuando el coche con Bridgestone ya se ha parado, el de los neumáticos Hifly todavía circula a 22 km/h.

Esta es la parte de la prueba que se puede medir, pero hay otra mucho más importante que es la sensación del conductor al volante del coche. En las distintas curvas del recorrido, con zonas mojadas y otras más secas, cuando se lleva el coche equipado con Bridgestone el conductor tiene una sensación de máximo control de la situación. El coche gira y va exactamente por donde nosotros le decimos con el volante.

A esa misma velocidad, con el neumático chino la sensación al llegar a la curva, sobre todo en la zona de 85 km/h, es la de que no tenemos ningún control, que el vehículo va deslizando y que no sabemos por dónde va a seguir el recorrido. Con el Bridgestone a 85 km/h se va bien en esa curva mientras que con el de Hifly por encima de 70 km/h iremos ya fuera de control. Los neumáticos Hifly están en la media de calidad de los fabricantes chinos, pero hay una marca, Sailun, que es todavía mucho peor y que no cumple ni con los mínimos estándares de calidad.

También hicimos pruebas en seco en las que las diferencias entre Bridgestone y Hifly eran algo menores pero aún así la sensación es siempre la misma, de flotación, de inestabilidad, de falta de agarre con el neumático chino cuando con el japonés todo está perfectamente controlado.

En una prueba de handling sobre una pista muy mojada y estrecha el expiloto de Fórmula 1 Stefano Módena nos hizo una demostración. En ella nos mostró la diferencia entre rodar al límite con el neumático chino o con el Bridgestone en esa pista. La diferencia era máxima hasta el punto de que en solo 3 vueltas en un circuito de 1,6 kilómetros un coche cogía al otro. Pero sobre todo era el tacto del volante y de ver cómo en cada curva un coche iba perfectamente sujeto y el otro iba completamente descontrolado.

Lo peor de todo es que la diferencia de precio no es muy grande entre ambos tipos de neumáticos. Cuatro Bridgestone Turanza para Golf TDi cuestan con montaje incluido 320 euros, en lo que también se incluye garantía y servicio técnico. Los mismos neumáticos de Hifly cuestan 200 euros, mientras que garantía y servicio técnico se quedan en el aire. Y si se apuesta por Sailun pueden ser aún más baratos, pero los resultados serán aún mucho peores.  

La diferencia de precio es pequeña, sobre todo si tenemos en cuenta que para desarrollar los Bridgestone, o los Michelin, o los Pirelli, o los GoodYear o los Continental, es decir, cualquier marca buena de neumáticos, hay un equipo de cientos de ingenieros trabajando a diario para conseguir la mejor respuesta en todo tipo de trazados, el mejor agarre en mojado, la menor vibración y ruido, la mayor durabilidad y el menor rozamiento para mejorar el consumo de nuestro coche. Y todo eso no lo tienen los neumáticos chinos, de marcas desconocidas y simples copias d elos dibujos de los neumáticos de las marcas buenas.

Si quiere viajar seguro con su coche, no compre marcas chinas o neumáticos de segunda mano, aún peores y más peligrosos. Compre marcas de calidad contrastada, las mencionadas, o si quiere ahorrar busque segundas marcas de estos fabricantes que ofrecen unos estándares de calidad buenos, o marcas de segundo nivel, pero igualmente de buena calidad, como Toyo o Kumho, entre otras. Más vale comprar un coche con menos caballos y llevar unos buenos neumáticos que comprar un coche mejor y jugarse la vida en cada curva con unas ruedas chinas...      

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rogue One: A Star Wars Story – Final Trailer
Def con Dos - España es idiota (videoclip oficial)
F1 Toto Wolff and Lewis Hamilton Message | Stronger than Ever in 2017

ºC

ºC