Domingo, 21 de julio de 2013

YA A LA VENTA DESDE 31.000 EUROS

Golf GTD, el GTi de bajo consumo

Golf GTD, el GTi de bajo consumo
Pinche en la foto para ver el álbum
0
Enviar
17
20
 
0
Menéame
Imprimir

El GTi es, sin duda, la versión más  emblemática del modelo compacto de Volkswagen, porque combina unas dimensiones contenidas, muy buenas prestaciones y un aspecto personalizado. El GTD es un poco menos conocido, pero tiene la misma imagen deportiva y unas buenas prestaciones pero asociadas con un consumo reducido gracias a su motor diesel. Es lo que podríamos definir como el Golf GTi para largas distancias.

Incorpora un motor que gracias a los últimos avances técnicos proporciona 184 caballos, lo que le permite homologar una velocidad máxima de 230 km/h. Quizá en este aspecto es similar al Golf GTI, su hermano de referencia gasolina, ya que éste tiene 220 caballos y una velocidad máxima de 246 km/h. Donde la diferencia se hace más importante entre ambos es en sus consumos. El valor homologado en el GTi es de 6,0 litros y en el GTD la cifra baja hasta los 4,2 litros.

 Por ello, este vehículo supone una interesante combinación entre buenas prestaciones y consumos realmente ajustados. Estos se han conseguido por la eficiencia de su motor pero también por la utilización, por primera vez dentro de la versión GTD, de un sistema Stop/Start y de otro de recuperación de energía. Gracias a todo ello el coche cumple con la normativa Euro 6, que entrará en vigor en otoño de 2014, y ha homologado unas emisiones de solo 109 gr/km.

El lanzamiento al mercado de este nuevo modelo supone un pequeño problema para los amantes del concepto  que representa el Golf GTi, y es que el nuevo GTD tendrá un precio de venta idéntico al de la versión de 220 CV del GTi. En ambos casos el precio de partida es de 31.000 euros, y también en ambas versiones se ofrecen versiones con carrocerías de 3 y de 5 puertas y variantes con cambio manual o DSG de doble embrague, los dos de seis marchas.

Ambos modelos, el GTi y el GTD, han sido renovados y ya están integrados en la nueva plataforma del Golf séptima generación. Las primeras entregas del nuevo modelo, tanto en GTi como en GTD, serán a finales de este mes de junio y la previsión de la filial española es que supongan un 5% del total de ventas del Golf en España.

Estéticamente, el nuevo GTD es muy similar al GTI, pero quizá los aspectos más diferenciadores los encontramos en su parte trasera, donde la versión de gasolina lleva sus dos tubos de escape a ambos lados de la carrocería, mientras que en el caso del GTD van los dos juntos en el lado izquierdo. Sus llantas también son distintas, más llamativas en el caso del gasolina. Y en general todos los detalles diferenciadores son más llamativos en el GTI, como por ejemplo las molduras de la parrilla frontal en rojo, mientras que en el GTD van cromadas.

En el interior también ocurre algo parecido, y es que los dos vehículos tienen un aspecto muy similar, con asientos específicos y con detalles diferenciadores, pero que en el caso del GTi están personalizados en rojo, mientras que en el GTD son más en tonos grises. Vamos, por decirlo claro, un toque más llamativo en el GTI y algo más discreto en el GTD.  

Este Golf GTD es un vehículo ideal para ese tipo de clientes que buscan un coche ágil y rápido para hacer muchos kilómetros cada día. Y por ello es un vehículo muy interesante que permite una conducción suave y tranquila cuando no se pisa en exceso el acelerador, pero que cuando queremos rodar de verdad deprisa, ofrece todo un arsenal de medios para hacerlo de la manera más segura y convincente.

 El primero de todos ellos, su motor. Es un propulsor muy tranquilo y elástico, con su par máximo disponible desde 1.750 rpm, que permite rodar muy bien por carretera sin hacer excesos. En estas condiciones de uso tranquilo, es poco ruidoso y tiene un nivel de vibración realmente bajo. Un motor delicioso para circular rápido pero dentro de los límites normales de las carreteras.

Lo que le hace diferente es lo que esconde cuando pisamos a fondo el acelerador. Entonces, el coche se transforma, se hace más deportivo, y se convierte en un coche muy rápido, pero en este caso también aumenta su nivel de ruido y vibración. Entonces saca toda su vena diesel, que no puede ocultar. Es el precio que hay que pagar por tener un coche con unas prestaciones y una estética muy parecidas a las del GTI, pero con un consumo de casi dos litros menos.

Además, si lo comparamos con el GTI, también su consumo es mucho más racional. El valor homologado es de 4,2 litros, contra los 6.0 del GTI, pero es que cuando hacemos una conducción rápida la cifra se dispara en el GTI mientras que en este caso del GTD sube, pero en mucha menor proporción. Por ello el GTD es, como les decía antes, un GTI para larga distancia, en el que las paradas en las gasolineras son realmente mínimas, lo que le hace un coche ideal para viajes largos.

El Golf GTD incorpora los últimos avances en cuanto a dinámica de marcha. En este sentido destaca su diferencial electrónico XDS+, la dirección asistida progresiva y el chasis deportivo con una altura rebajada en 15 mm con respecto al Golf normal. Y sobre todo, incorpora como una opción el chasis deportivo DCC, que permite ajustar el modo de conducción en tres posiciones, Comfort, Normal y Sport, que se pueden seleccionar mediante la pantalla táctil de la consola central.

También incorpora lo que en Volkswagen denominan actuador acústico, que genera un sonido orientado hacia el confort cuando se conduce en los modos “normal” o “eco” o buscando un son ido más potente y robusto en el caso de la conducción en modo “sport”.

El GTD también incorpora lo último en tecnología y en sistemas de comunicación. Entre los primeros hay que destacar que de serie ofrece sistemas como el detector de fatiga y el freno anticolisión múltiple, que se suman al XDS+, que es un sistema que hace las funciones de un diferencial autoblocante pero gestionado electrónicamente mediante el ESP, y a la dirección asistida progresiva de desmultiplicación variable.

 Y opcionalmente ofrece el control de crucero adaptativo, el sistema de observación del entorno Front Assist con asistente de frenada de emergencia en ciudad, el asistente de mantenimiento de carril Lane Assist o la última generación del sistema de suspensión adaptativa DCC (incluida la selección de perfiles de conducción).

Entre los sistemas de audio y comunicaciones, la novedad es un sistema de sonido de 400 vatios de la marca Dynaudio concebido específicamente para esta gama. Y se incluye el sistema Car-Net que permite obtener información de Google Earth.

El nuevo Golf GTD es una muy buena alternativa para los que buscan un coche muy rápido, de comportamiento muy ágil en zonas viradas, pero que también deben hacer a diario muchos kilómetros. O también para aquellos viajeros que hacen largos recorridos y que quieren ganar tiempo en paradas en la gasolinera en comparación con un GTI.

La primera toma de contacto con el Golf GTD la hicimos en un recorrido en las proximidades de Munich. En estas carreteras pudimos comprobar que el funcionamiento de este motor es bastante lineal. Esto significa que no es un motor que tenga un gran empuje en un punto determinado del cuentavueltas sino que sube de vueltas, siempre con contundencia, pero de una forma muy plana.

No es un coche que tenga una patada que sorprende, sino que lo que sorprende es el ritmo de marcha que se puede llevar con él, lo rápido que se llega al destino sin hacer excesos. Eso, que es una gran virtud, supone también un grave problema en un país como España donde las carreteras tienen cada día más radares. Por eso, antes decidir si realmente merece la pena adquirir este coche hay que plantearse si no tenemos bastante con un 2.0 TDi de 150 caballos e incluso con el eficaz y eficiente 1.6 de 105 caballos.

Por lo que se refiere a su comportamiento en carretera, es perfecto. Su chasis deportivo más bajo hace que la carrocería apenas se mueva a la hora de circular por una zona virada y el sistema DCC permite ajustar tres modos de conducción. El modo Comfort resulta demasiado blando y pensado para cuando se lleva personas de mayor edad o niños en el interior. Por ello, la alternativa está entre el modo Normal y el Sport. El Sport ofrece unas suspensiones duras y secas, ideales para rodar cerca de los límites, pero para el día a día creo que lo más aconsejable es el modo normal.

A finales de junio llegarán al mercado las primeras unidades del nuevo Golf GTD y también de su hermano y rival el GTi. Ambos con un precio de partida igual, de 31.000 euros, y que plantea a su posible comprador una delicada alternativa de si hacer una compra más emocional, la del gasolina, o una más racional, la del turbodiésel.
0
17
20
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

0

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes


Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios