El rublo sigue cayendo frente al dólar y el mercado especula con una devaluación encubierta

Son tiempos difíciles para el rublo. La divisa rusa sigue perdiendo fuelle frente al dólar y el euro mientras el mercado especula con la posibilidad de
Foto: El rublo sigue cayendo frente al dólar y el mercado especula con una devaluación encubierta
El rublo sigue cayendo frente al dólar y el mercado especula con una devaluación encubierta
Fecha

Son tiempos difíciles para el rublo. La divisa rusa sigue perdiendo fuelle frente al dólar y el euro mientras el mercado especula con la posibilidad de que el Banco Central de Rusia, el Bank Rossii, esté permitiendo la devaluación encubierta de la divisa local y continúe haciéndolo en el futuro mientras la economía del país se deteriora y los inversores huyen del país.

Hoy, el rublo pierde un 1,8% frente al dólar y un 0,5% frente al euro después de que ayer el presidente del Banco Central, Sergey Ignatiev, dijera que, bajo las condiciones actuales de los mercados, el rublo “tiene una cierta tendencia a debilitarse”. Sus palabras han caído como un jarro de agua fría sobre la moneda rusa. “Posiblemente era una decisión planeada, pero dudo que los comentarios de Ignatiev reduzcan la presión sobre el rublo”, ha comentado a Bloomberg Stanislava Ponomarenko, director de estudios de mercados financieros de ING Bank en Moscú.

“En las actuales condiciones, sus palabras podría alimentar movimientos especulativos y fortalecer las posiciones de aquellos inversores que esperan una caída del rublo”, explica. Ignatiev se manifestó ayer en contra del control de la divisa nacional, el rublo, y abogó por continuar con la actual política de liberalización monetaria tras cifrar en 50.000 millones de dólares la fuga de capitales en octubre. No estamos hablando de reanudar el control monetario, por ahora únicamente hablamos de medidas suaves, apuntó durante una reunión del gabinete de ministros, según las agencias rusas.

Sin embargo, el asesor económico del presidente de Rusia, Arkadi Dvorkóvich, descartaba hace unos días la posibilidad de la devaluación del rublo. El Banco Central dispone de recursos suficientes para impedir la pérdida de valor de la moneda nacional. Están en un error los que tratan de jugar a la devaluación del rublo, aseguró Dvorkóvich.

Duro castigo por la caída del crudo

La combinación de una caída del 60% en los precios del crudo desde los máximos de julio, la ralentización del crecimiento económico y el temor de los inversores a los mercados emergentes, están vaciando el país de reservas extranjeras, que han caído un 19% hasta 484.600 millones en las últimas doce semanas, según datos de Bloomberg. A esto hay que sumar la fuerte caída experimentada por el precio del crudo desde los máximos de julio, que están provocando un duro revés para la moneda rusa que, desde principios de agosto ha perdido un 13% frente al dólar.

“Cuando el petróleo cae, el capital sale de Rusia y el rublo se debilita. Nada justifica que mantengamos nuestras posiciones”, comenta un operador de Axa Investment Managers a Bloomberg. “Si el precio del ‘oro negro’ se estabiliza en estos niveles, Rusia tendrá algunos problemas”, añade. Troika Dialog, el banco de inversión más antiguo de Rusia, dijo la semana pasada que el rublo podría caer hasta un 30% ya que, en su opinión, los descensos del precio del petróleo han erosionado el actual superávit por cuenta corriente de la nación actualmente de 91.200 millones de dólares.

Una cifra que el próximo previsiblemente se evaporará dando paso a los números rojos en la balanza comercial. El deterioro de la divisa local también se deja sentir en la bolsa. El Micex Stock Exchange, el más importante del país, suspendía hoy su actividad durante una hora tras desplomarse un 10%.

La presunta inacción del Gobierno ruso para contener la caída de la divisa no sería nueva en el país. Hace justo 10 años, Rusia dejó que el rublo cayera hasta un 71% cuando el Gobierno no puedo hacer frente a una deuda con el exterior de 40.000 millones de dólares y los mercados de todo el mundo se colapsaron.