El mercado de tarjetas creció en España a ritmo superior 20% desde 2003

La consultora PriceWaterhouseCooper (PWC) señala en un informe que España es uno de "los países de la zona euro en los que más ha aumentado el

La consultora PriceWaterhouseCooper (PWC) señala en un informe que España es uno de "los países de la zona euro en los que más ha aumentado el uso de tarjetas de crédito" desde 2003, con un crecimiento superior al 20 por ciento anual.

Según este estudio, titulado "Plástico Precioso 2008", y que estudia el mercado de tarjetas en el Reino Unido y la zona euro, en este período España sólo es superada por Holanda y registra un crecimiento similar al de Grecia, en tanto que otros mercados, como el alemán, han registrado una contracción de la financiación al consumo.

El aumento de actividad del mercado de tarjetas nacional se ha basado en el crecimiento del crédito al consumo desde 2003 a tasas superiores al 15 por ciento, con lo que el volumen global de este tipo de préstamos alcanza ya el 9 por ciento del PIB, por encima de países como Francia, Alemania o Italia.

Entre otros motivos del crecimiento del uso de las tarjetas de crédito en algunos países europeos, España entre ellos, el estudio señala "el auge del comercio electrónico, el fuerte crecimiento de los viajes internacionales y la mejor predisposición de las nuevas generaciones" a usarlas.

Sin embargo, el informe de PWC indica que "el incremento del gasto de los usuarios de tarjetas de crédito no supone un aumento exponencial de los resultados de las compañías que operan en este mercado".

Esto se debe a que "una parte de los consumidores utilizan las tarjetas de crédito en la gran mayoría de sus compras diarias, pero las abonan cada mes en su totalidad sin aplazar los pagos, por lo que no incurren en los intereses de financiación relacionados con dicho aplazamiento".

El informe también analiza las diferentes respuestas de los distintos mercados de crédito al consumo de la zona euro ante el regreso del escenario alcista de tipos de interés, con los ejemplos contrapuestos de España o Irlanda frente a Alemania, y la expansión del uso de tarjetas en los países del centro y este europeos.